“Independientemente del estilo, una canción tiene que ser buena"
Entrevistas / Rumbaristas

“Independientemente del estilo, una canción tiene que ser buena"

Miguel Amorós — 26-04-2020
Fotógrafo — Archivo

Tras el nombre de Rumbaristas, que esconde variados y diferentes significados, encontramos a cuatro experimentados músicos de raíces españolas, belgas, italianas y polacas. El grupo se formó alrededor del guitarrista catalán Willy Fuego y el trompetista italo-francés-polaco Thomas Morzewski, aka Don Tomasino. A ellos se unieron la sección rítmica, batería y bajo, de los belgas Roel Poriau y Tomas De Smet “Matsi”.

De sus primeros ensayos surgió un prometedor y vibrante EP, “Azúcar de Verano”. Y el pasado año se editó aquí “Rumbaristas” (Via Lactea, 19), su primer disco homónimo que les ha llevado por numerosos clubs y renombrados festivales europeos. El repertorio es una mezcla equilibrada y colorista de ritmos latinos y festivos aires balcánicos, con los sabores de la rumba catalana o la tarantela siciliana.
Sus abrumadores datos biográficos nos confirman que estamos ante un súper grupo. Willy Fuego es el guitarrista que acompaña a Amparo Sánchez y su Amparanoia. Aunque antes también estuvo con Jaleo Real, La Kinky Beat y ya tiene algún disco a su nombre. Don Tomasino sigue liderando la macrobanda Orchestre International du Vetex, una loca brass band de balkan-punky con dieciséis años de carrera y seis discos. Roel y Matsi han formado parte de Think Of One, una banda belga que mezcló jazz, latin, funk con música árabes y brasileñas ganando numerosos premios internacionales en la llamada World Music.
Ellos son la prueba palpable de que a pesar de sus múltiples procedencias, la pasión por la música se transforma en el mejor lenguaje posible.

¿Cómo nació Rumbaristas y que significa para cada uno de vosotros?

Willy: Conocí a Don Tomasino mientras estaba presentando en solitario mi disco “A Contracorriente” por Bélgica. Surgió la amistad y empezó a acompañarme en esos conciertos. Todo surgió de una manera muy natural a raíz de la amistad, la música y el buen feeling.
Don Tomasino: La primer idea fue formar un proyecto con poca gente. Yo estoy acostumbrado a grupos grandes, de 8 a 20 músicos, y sobre todo de fanfarrias o grupos con muchos vientos, tocando música casi siempre escrita en partituras. Siendo el único viento en Rumbaristas, puedo tocar lo que quiero y cambiarlo cuando me gusta.
Roel: Es un proyecto de amigos que quieren experimentar, colaborar, viajar y disfrutar.
Matsi: Rumbaristas es una forma de ver la música como actitud ante la vida.

"Al final los ritmos de la rumba, de la música marroquí, de la música tradicional balcánica o las cadencias cubanas, tienen mucho en común y no son tan diferentes".

¿Cómo surgió el nombre? ¿es una composición de varias palabras, verdad?
En un principio no queríamos poner la palabra “rumba” en nuestro nombre, para no encasillarnos en un estilo, al que le tenemos mucho respeto.
Por otro lado nos dimos cuenta de que a todos nos encanta el buen café. “Barista” es una palabra de origen italiano y define a un profesional especializado en el café de alta calidad. Algo así como un “sommelier” pero del café. Y el “ron” (rum en inglés) también nos gusta a todos. Así que es una mezcla de esas tres palabras. Por supuesto que la música primero, pero el ron y el café también nos encantan. De ahí que en la portada del disco aparezcamos con las caras sustituidas por cafeteras.

¿Cómo trabajasteis ese primer disco?
Fue una búsqueda de hacía donde íbamos a ir. Nos juntamos todos y cada uno aportó sus ideas. Tomasino traía sus canciones y Willy las suyas. Roel y “Matsi” se encargaron de aportar ideas para la base rítmica y todo nació de forma muy fluida. Con este primer álbum hemos aprendido mucho.

Me resulta curioso que siendo Roel un experto en producción, escogierais a David Bourguignon (Radio Bemba, Manu Chao) para la producción
Fue una producción compartida entre él y Rumbaristas. Pero David es un grande, en todos los sentidos. Nos ayudó mucho y aportó muy buenas ideas. Tiene mucha experiencia en la producción, y también como músico, y trabajar a su lado nos encantó. Es importante que alguien desde fuera pueda ver si algo funciona o no, y que te lo diga con sinceridad.

¿Ya estáis componiendo nuevos temas?, ¿por donde van a ir?
Sí, ya llevamos bastante tiempo componiendo canciones nuevas. Después de pasar todo el pasado año tocando juntos, hemos aprendido y reflexionado hacia donde queremos llevar Rumbaristas. Al final los ritmos de la rumba, de la música marroquí, de la música tradicional balcánica o las cadencias cubanas, tienen mucho en común y no son tan diferentes. Lo que tenemos claro es que, independientemente del estilo, una canción tiene que ser buena, eso es lo primordial.

¿Por donde van a ir las letras?
Estamos abiertos a todo, componemos lo que sentimos, en el lado personal y en el social. Tenemos algunas que hablan de temas sociales pero es porque actualmente vivimos en un planeta “complicado”. Pero también seguimos cantando al amor y la cotidianidad.

¿Y las pensáis para tocarlas en directo?
Pues esta es una de las cosas que hemos aprendido en el camino, componer canciones que luego se puedan defender y funcionen en directo. Lo nuestro es una buena fiesta, pero sin ser estresante, tampoco nos gusta que el espectáculo esté siempre arriba de intensidad.

¿Os atrevéis a definir a vuestros compañeros?
Willy: Es un rumbero sentimental. Aporta la base de las canciones, es como el arquitecto.
Don Tomasino: Es un multi-instrumentista y trompetista extraordinario que le encanta la fiesta balcánica. Es el más metódico, además de buen amigo y compañero.
Roel: Es como el jefe, el motor de la banda, pero siempre con buena actitud. Tiene mucha experiencia de producciones varias y sabe como tiene que sonar la versión final de un tema. Batería old school con técnica y gusto increíble.
“Matsi”: Aporta la energía del rock y el sentimiento del blues. Es el que pone el cemento que aguanta todo, pero con estilo. El hermano de otra madre.

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.