“Producir música electrónica es bastante excitante, uno mismo puede ser una banda"
Entrevistas / Parra For Cuva

“Producir música electrónica es bastante excitante, uno mismo puede ser una banda"

Bruno Garca — 12-05-2022
Fotógrafo — Frame del vídeo

La propuesta del productor y DJ alemán Nicolas Janco, esto es Parra For Cuva, es digna del mejor susurro. Su paleta de sonidos es tan orgánica como hermosa y variopinta en cuanto a tapices electrónicos.

Ojos cerrados y brazos en jarra para degustar sus ritmos y melodías sería un buen plan. En un corto periodo de tiempo acumula una trayectoria intachable con hasta cuatro álbumes publicados: “Majouré” (2015), “Darwis” (2016), “Paspatou” (2018) y “Juno” (2021). Así como cerca de una decena de EP y otros tantos sencillos. Entre ellos “Wicked Games”, con Anna Naklab, el cual fue todo un pelotazo.

Esta noche actúa en Madrid (Sala Cool, 12 mayo) y este viernes podremos verle en Barcelona (Razzmatazz, 13 mayo). Las entradas están disponibles en: www.houstonpartymusic.com

Esa sensación, de maestría y originalidad de la que nos hace partícipes la podemos degustar estos días por España. Dicen por ahí que es como una especie de Four Tet –yo apuntaría también a Bonobo y a Nicola Cruz- tirando de brebajes melancólicos, al mismo tiempo que agradables. Y es verdad.

¿Nos hablas un poco sobre tus inicios? ¿Cuándo o dónde comenzó ‘oficialmente’ la pasión de Parra For Cuva por la música?
Todo comenzó desde muy pequeño, en casa y cuando tan solo tenía unos dieciséis años. Contaba con un buen amigo que se puso a enseñarme todo lo que sabía sobre producción, en especial a cómo usar el software. Solíamos ir a su casa después del colegio para fumar cigarrillos, tomar mucho café y, por supuesto, para componer música. En aquel entonces todo era un poco más fácil. Lo que hacíamos sonaba rápido y potente, aquello cambió luego con el tiempo. Después de graduarme en la escuela me marché a Nueva Zelanda para trabajar como asistente social. Fue en aquel entonces, y por primera vez, cuando comencé a llamarme Parra For Cuva.

Es impresionante la cantidad de artistas que empezaron con piano clásico, bandas en bandas de rock… que luego quedaron fascinados por los sonidos electrónicos ¿fue tu caso? ¿Qué es lo que más te sedujo de la electrónica?
Producir música electrónica es bastante excitante, uno mismo puede ser una banda al completo. Es muy divertido aprender y poder ser capaz de controlar todos los parámetros. Para mí, lo más divertido de todo esto es agregar sonidos de forma aleatoria, ir sumando capas que suenan hermosas y luego conseguir que todo junto cobre sentido. Es fascinante poder ser el director de toda esta amalgama de sonidos y ritmos.

¿Cuáles crees que son tus principales habilidades en el estudio de grabación a la hora de 'diseñar' nuevas canciones?
Esta es mi opinión, claro está. Pues yo creo que mi principal habilidad es la de muestrear material de audio ya existente. Encuentro mogollón de inspiración en plataformas como YouTube o Instagram. En ambas me meto a buscar solistas e instrumentistas de música folk. Estos me ayudan a coger ideas. Es increíble como la música tradicional puede combinarse a día de hoy con la tecnología.

De todas tus máquinas o instrumentos ¿Cuál es con la que siempre sueles empezar a trastear? ¿Y la última antes de enviarlo todo a masterizar?
Lo primero que pillo siempre es un teclado Fender Rhodes que tengo en mi estudio. Lo normal es que arranque a componer cualquier canción toqueteando sus teclas. Tengo una última adquisición que ha llegado a mí poder, es un ecualizador realmente bueno, este es ideal para realizar las premezclas de manera acertada.

"Producir música electrónica es bastante excitante, uno mismo puede ser una banda al completo. Es muy divertido aprender y poder ser capaz de controlar todos los parámetros"

¿Por cuales artistas, sean de la época que sean, sientes admiración o un mayor interés? De otra manera, ¿nos nombras tres o cuatro discos que resultasen importantes a la hora de desarrollarte como músico?
En su momento, el álbum que más me conmovió fue definitivamente el “Days To Come” de Bonobo, un artista que siempre fue una gran inspiración para mí, aún lo sigue siendo. Ahora estoy escuchando mucha música de cantautores y ya no tanta electrónica. Os comparto cuatro discos: "Days To Come" de Bonobo, "IV" de Badbadnotgood, "A Mineral Love" de Bibio y "Portraits" de Maribou State.

Tu último disco publicado fue “Juno”, un increíble ‘libro abierto’ donde descubrir las maravillas sonoras de nuestro planeta. Desde Bolivia, Sudáfrica a India pasando por Irán (Persia). ¿Cómo empezaste a concebir este trabajo?
“Juno” me pareció como la secuela perfecta, no forzada de "Paspatou", mi anterior álbum. La sensación es que ejerce perfectamente de ‘segunda parte’. Mirándolo de otro modo, si juntásemos los dos formarían perfectamente un solo disco. Tengo la sensación de que la música originada en estos álbumes es la más honesta que jamás hice hasta la fecha. Supongo que, en primer lugar, me sentía realmente aburrido de la música electrónica convencional y que luego encontré mucha inspiración en los samples de rollo étnico, estos lograron que la música cobrase mucha más vida. A veces, las cosas pequeñas unidas a buenas ideas obtienen un gran impacto. Sin embargo ahora noto como esa etapa de mi vida ha concluido y que es el momento idóneo para buscar la inspiración en otros sitios.

"En su momento, el álbum que más me conmovió fue definitivamente el 'Days To Come' de Bonobo, un artista que siempre fue una gran inspiración para mí, y aún lo sigue siendo"

Recuerdo tu video stream tocando en directo, a finales de 2020, en Cañón del Sumidero, México ¿Cómo de maravillosa fue aquella experiencia? ¿Alguna anécdota curiosa que mantengas fresca en la cabeza?
Aquello fue muy mágico. De veras que lo fue. De hecho todo el viaje por México. Todavía no soy capaz de entender la locura que fue filmar un episodio con los chicos de Cercle. Aún me lo miro algunas veces y eso hace que recuerde, mejor dicho, me pellizca hasta el punto de hacerme entender que aquello realmente sucedió. De lo único que me arrepiento es de no haber pasado más tiempo en México, o aunque fuesen más días en el Cañón del Sumidero. Llegué el mismo día de la filmación y todo ocurrió demasiado rápido. Colocar, conectar los cacharros y probar sonido. Después de mi set, el equipo de Cercle tuvo que marcharse muy rápido y yo mismo tuve que conducir hasta la ciudad más cercana, Tuxtla, porque todo estaba ya muy oscuro. Después de la filmación pasé solo un día en ese lugar.

¿Cuál sería ese lugar escondido favorito, de estos dos o tres últimos años, donde te refugiaste para escapar un poco de la rutina habitual?
Ese podría ser perfectamente Samotracia, en Grecia. Una isla remota localizada al norte que tiene muy pocos turistas, por lo contrario, hermosas cascadas. Solo viajo con mi auto caravana cuando estoy de vacaciones. Y son años ya. Así que rulando para arriba y abajo acostumbro a dar con muchos lugares verdaderamente agradables.

Te tenemos en España actuando por partida doble, en Cool (Madrid) y la sala Razzmatazz de Barcelona ¿es esta tu primera vez aquí en nuestro país, o quizás no?
Ya he tocado antes en ambas ciudades. Hará unos ocho años en Madrid. Por entonces aún era bastante joven, no contaba con la experiencia que tengo ahora. Todavía recuerdo que era muy, muy tarde, de madrugada… o quizás muy temprano por la mañana, no sé. La actuación estuvo bien, supongo. Estoy súper feliz de volver a tocar en España con mi nuevo tinglado, he vuelto para poder mostrar lo que realmente soy capaz de hacer.

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.