Ola de calor
Entrevistas / Hot Hot Heat

Ola de calor

Xavi Sánchez Pons — 29-08-2003
Fotógrafo — Archivo

Sin apenas proponérselo, y dada la coyuntura actual del negocio musical, estos chicos han pasado de ser un grupo que sólo conocían en su pueblo natal, Victoria, una pequeña y aburrida localidad canadiense, a ser, gracias a “Make Up The Breakdown”, una de las bandas del nuevo rock más solicitadas del momento. ¿La suerte de los principiantes? Lean estas líneas y juzguen ustedes mismos.

Al otro lado de la línea telefónica se encuentra Steve Bays, teclista, cantante y miembro fundador de Hot Hot Heat, que de momento ve con buenos ojos eso de estar en una major, aunque sea a través de Sub Pop. “Sí, es algo grande estar en una multinacional. Parece que ahora todo el mundo nos está observando, aunque en general estamos muy contentos con el cambio”. Aunque no deja de preguntarse qué hubiera pasado si el rock no vendiera -es un decir- como lo hace ahora. “Creo que eso ayuda y es una cosa positiva. La verdad es que me gusta pensar que lo hubiéramos conseguido igual sin ese revival, pero bueno, me da lo mismo. Lo que realmente cuenta es que estamos aquí”.

“Los noventa fueron una época muy oscura y aburrida en lo que a bandas de rock se refiere”

El hecho es que, en la actualidad y como pasó antes con el grunge o el brit pop -las modas musicales más importantes de los noventa-, las multinacionales andan a la captura de nuevas propuestas rockeras y modernas -a poder ser que vistan bien- en la cantera independiente de medio mundo. The Hives y Mooney Suzuki, dos bandas con pedigrí y algunos años en la carretera, ya han dicho que sí a contratos millonarios y Mando Diao debutan en Capitol con un disco esperanzador. Esos son sólo algunos ejemplos de lo que nos viene encima. Y lo mejor que puede hacer el oyente aplicado es saber diferenciar, en tiempo de modas, el grano de la paja, venga de donde venga, ya sea la multi de turno como del sello indie más in del momento. Ahora Hot Hot Heat también se unen a este grupo de bandas surgidas del underground -si es que aún se puede utilizar esa etiqueta-, con un ábum, “Make Up The Breakdown”, que inicialmente editó Sub Pop -sello que ha sabido reciclarse tras el estallido del grunge- y que ahora gozará de distribución mundial a lo grande gracias a Warner. Steve Bays se muestra muy ilusionado con este nuevo resurgir. “Los noventa fueron una época muy oscura y aburrida en lo que a bandas de rock se refiere. Los ochenta fueron muy poperos con muchos grupos utilizando sintetizadores y demás. Y yo creo que en el underground los chicos estaban hartos de este tipo de música y empezaron a crear sus propias bandas. Y ha ocurrido lo de siempre, que el mainstream se interesa por lo underground, lo absorbe, lo explota al máximo y después lo abandona para buscar otra cosa.

“El mainstream se interesa por lo underground, lo absorbe, lo explota al máximo y después lo abandona para buscar otra cosa”

Siempre funciona igual. Pero hablando de la situación actual, la gente que trabaja en las revistas, los sellos y las radios están muy emocionados con lo que está ocurriendo en el rock, porque es excitante y nada aburrido”. Más claro el agua. Los canadienses tienen los pies en el suelo y las ideas muy claras. Lo demuestra su disco, un efectivo, bailable y flamante tratado de rock fresco que puede abrirles las puertas a un público masivo. Todo ello invocando a una de las bandas más grandes que haya dado nunca el pop británico, los visionarios XTC. El grupo liderado por Andy Partridge y Colin Moulding, firmantes de obras maestras de la talla de “White Music”, “Drums and Wires” o “Black Sea”, son una banda básica para entender el panorama pop actual -a estos discos habría que unir su gran obra magna, el imprescindible “Skylarking”, publicado en 1986, un joya de pop atemporal-. Su gran inventiva, originalidad y facilidad para crear grandes canciones pop trufadas de grandes estribillos y estructuras complejas sentaron cátedra para toda una generación de músicos. Por poner un pequeño ejemplo, sin ellos Blur no hubieran existido -Graham Coxon fusiló a Andy Partridge todos sus riffs de guitarra para crear “Parklife” sin pagar derechos de autor-. Precisamente en ese primer período de la banda inglesa se han inspirado Hot Hot Heat. Haz la prueba. Escucha primero “Naked In The City Again” y luego ponte el “Scissor Man” de Partridge & cía. “La gente lo dice y yo tengo que estar de acuerdo. Nuestro guitarrista, Dante DeCaro, es un verdadero fan de XTC y es quien más influenciado está por ellos, aunque la verdad es que nos gustan a todos. De todas formas, hay un montón de grupos de la época que me gustan, no sé… The Police, la época nuevaolera de David Bowie, los primeros U2…”. Y es que, pese a que se les haya metido en el saco del nuevo rock, los de Victoria están más cerca en lo musical de la nueva ola, ya que, dejando a un lado a los ya citados XTC, Hot Hot Heat también nos recuerdan a otros grupos señeros de la época como Elvis Costello & The Attractions en la tremenda “Get In Get Out”. Los aires nuevaoleros están muy presentes en los teclados, los mismos que tomaban todo el protagonismo en el mucho más complejo y sin guitarras “Scenes One Through Thirteen” (Ohev/Tralla, 02), recordándonos la época en la que The Cars o 20/20 los manejaban con encomiable soltura. “Los teclados están muy bien porque puedes obtener un sonido distinto para cada canción. Puedes utilizar un Hammond, una farfisa, un piano, un órgano…”. Es más, y para ser algo más concretos, si tuviésemos que situar a Hot Hot Heat en algún lugar del presente, debería ser cerca de bandas como Radio 4 y The Rapture (de hecho ya aparecieron en ese apartado en el especial titulado “Dancing Queens & Kings”, publicado en el número 94 de MondoSonoro y de obligada revisión). De hecho ya han girado con algunas de esas bandas. “Sí, sí, hicimos un tour americano con Radio 4 y con Moving Units por la Costa Oeste y visitamos algunas ciudades inglesas, aunque también hemos girado con The Rapture”. Pues nada, ¿se puede hablar ya de un revival de la new wave, el post punk y el art punk? -estas dos últimas etiquetas que en varios casos se refieren a un mismo sonido-. Rough Trade acaba de publicar una caja con bandas del período (Gang Of Four, Pop Group, Slits, Kleenex, Au Pairs) mezcladas con propuestas actuales que beben de esas influencias. Las revistas especializadas se empiezan a interesar por ese período. “Sí, parece que es así. Ahora veo un montón de revistas musicales en las que aparecen grupos como The Rapture o Radio 4 en portada y en las que se habla mucho de ellos”. Aunque, a pesar de canciones como “Talk To Me, Dance With Me´ -con guitarra a lo Andy Gill-, el cuarteto que nos ocupa sólo se acerca fugazmente a esa escena y lo suyo es mucho más accesible y simple, que no por ello menos válido. Como comentaba en la reseña del pasado mes, Hot Hot Heat son un grupo de pop tocando con la energía de uno de rock. “Sí estoy de acuerdo contigo. Tocamos música pop con una actitud rock”. Por otro lado, sus canciones, la mayoría tatareables desde la primera escucha, hablan sobre las relaciones amorosas, sólo que desde un punto de vista francamente festivo. “Algunas sí hablan de eso, pero hay otras que tratan problemas sociales, que hablan sobre volverse loco o paranoico, así que más bien diría que hay mucha variedad en ese sentido”. De todo ello consiguen hablar en un disco de excitante duración. Diez canciones en apenas treinta y dos minutos. Demasiado poco para algunos, una bocanada de aire fresco entre tanto tostón post-rock eterno y pretencioso para un servidor. “Me alegra que digas eso porque mucha gente nos dice que el disco tendría que ser más largo, mientras que nosotros queríamos que fuese así, con exactamente estas diez canciones. La verdad es que tocamos las canciones muy rápido y nos gusta mucho el resultado final en esos treinta minutos de disco”. A propósito, ¿cómo narices se os ocurrió montar una banda como la vuestra en un lugar tan apartado y frío como Victoria, cerca de la gélida Vancouver, en lo más profundo de Canadá? “Básicamente crea

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.