La banda barcelonesa edita por todo lo alto “Corriente vital” (Diquela/Warner, 10), bonito broche de oro a diez años de carrera, en el que hacen una valiente relectura de sus canciones con la ayuda de invitados como, entre otros, Manolo García, Amaral, Jorge Drexler o Bebe, más la vanguardista visión de productores como Nitin Sahwney o Juno Reactor.

Poco vamos a añadir en estas páginas que no hayamos glosado ya sobre la excelente trayectoria de Ojos de Brujo. Protagonistas de nuestra portada en marzo de 2006, muchas y variadas han sido las ocasiones en que se han asomado por aquí con toda justicia. Esta vez lo hacen por diferentes motivos: su décimo aniversario; un sorpresivo hasta pronto amigos que llega a nuestra redacción a última hora, y un disco como este “Corriente vital”, donde, además de ofrecer una relectura totalmente distinta de varios de sus temas de siempre y contar con hasta veinte invitados de lujo, nos han regalado tres temas inéditos que ahora huelen a póstumos. Aunque puede que lo más sorprendente sea precisamente la reconstrucción que productores de lo más diverso han hecho de sus clásicos. Esta es la entrevista sin editar que mantuvimos con la banda antes de que saliera el comunicado de su disolución tras la correspondiente gira de balance y despedida.

El proyecto “Corriente vital” es muy atrevido y sin duda está a la altura de lo que significa un décimo aniversario. ¿Cómo y cuando surgió la idea?

Creo que a inicios del 2010 y de manera natural…’hey! Fijaos, llevamos 10 años desde que salió “Vengue”, lo celebramos? Porqué no? Venga hagámoslo!’
Así la idea surgió al considerar que el año estaba pasando de largo y que sería triste no plasmar de alguna manera el tiempo que llevamos juntos. Aparte, siempre nos ha gustado cualquier excusa para trabajar de nuevo con artistas a los que admiramos y nos parecía el marco perfecto para celebrarlo de tal manera… lo demás era ponerse a trabajar.

¿Qué criterio utilizasteis a la hora de elegir a los artistas que participan junto a vosotros de estas relecturas de vuestro trabajo? ¿Manteníais alguna relación de amistad previa con todos?
El criterio simplemente se reducía a poner nuestro trabajo en manos de otros artistas… ese fue el reto esencial. Fijate que Ojos de Brujo siempre fue auto producido y que nunca habíamos tenido la experiencia de ver como otros manejaban nuestro trabajo. Ha sido parecido a ver un cocinero hacer un plato totalmente distinto al tuyo pero con los mismos ingredientes. Una pasada.
La verdad, creo que así es como empezó la odisea: por los productores. Decidimos colaborar con determinados artistas pero bajo la supervisión de una manera de trabajar distinta a la nuestra. Al fin y al cabo esto era una celebración, no lo olvidemos…así que fuimos a divertirnos y a invitar a otros coger el timón artístico durante un rato: gente como Nitin Sawhney, Juno Reactor (co-compositor de las películas de Matrix), Bob Bennozo, Guillermo Quero, Raul Santos, etc.. Dándolo todo para crear otro universo sonoro de Ojos de Brujo.


¿Cómo ha sido el método de trabajo, a base de enviarse pistas por Internet?

Esencialmente sí, puesto que todo era una reinterpretación de un trabajo ya existente, simplemente había que ceder el material a los productores para que ellos reinterpretaran los temas a su manera. En todo caso, cada paso requería de un seguimiento de nuestra parte, claro está. En muchos momentos tuvimos que analizar el trabajo en estudios y también grabar nueva instrumentación para adaptarse a lo que se iba cocinando.


¿Ha habido alguien qué os hubiera gustado que participara y no lo haya podido hacer por problemas de agenda? ¿Alguien que directamente os haya dicho que no?

Por supuesto que nos hubiera gustado tener más colaboradores. A la hora de pensar en un disco de colaboraciones, la imaginación vuela más allá de lo que es probable. Entonces llega un momento en el que tienes que decir basta.
Gente que nos dijera que no directamente sin razón alguna, no, ninguno. Al contrario, hubo muy buena recepción en todos… pero claro, por varias razones distintas (e.g. agenda, giras, disco nuevo, etc.) no pudieron colaborar. No siempre es fácil dar con alguien que en ese mismo momento pueda dar de sí. Por eso estamos tan agradecidos a los que si encontraron tiempo y energía para hacer este disco tan especial.
Supongo que en un disco tan especial como este, se deben acumular algunas anécdotas a la hora de confeccionarlo

¿Alguna anécdota divertida que se pueda explicar?
Bueno una que se me ocurre es nuestra colaboración con Eco, que se realizó entre Barcelona, Puerto Rico y Nueva York, todo a través de Skype. Era divertido coordinar conversaciones con horarios tan distintos y encima con problemas de interferencias… imaginate. Otra divertida fue la colaboración con La Troba Kung Fu. Que tras un encuentro en Chaouen, Marruecos..decidimos de colaborar con ellos en la última fase del disco.. y todo se tuvo que hacer in extremis, yendo a la Garriga e improvisando sobre la marcha- pero la diversión siempre vino del buen rollo y no por ninguna cosa en particular. Trabajar con Joan, Muchacho y Toti fue un súper placer. Son grandes músicos y ante todo grandes personas.

De las cinco re-lecturas que he podido escuchar hasta la fecha, la que más me ha sorprendido ha sido la de “Corre Lola Corre” con esos filtros de voz y detalles electrónicos, le da una dimensión totalmente distinta al tema. ¡Ha sido la más radical de todas? ¿De cuál o cuales estáis más satisfechos o pensáis que va a sorprender más a vuestro público?

Como tú bien dices, “Corre Lola Corre”, tiene todos los números para sorprender a nuestro público más fiel. Por un lado por la interpretación electrónica que tú dices, y por otra por escuchar a Amaral llevar nuestro trabajo a un plano que nunca se nos hubiera ocurrido, y hecho con buen gusto. En el fondo ese siempre ha sido el reto de ODB..meternos en situaciones musicales donde no se sabe que va a salir. Creemos que el riesgo autentico es el que te da más sorpresas positivas, y ahí está el tema para demostrarlo.
Parecida también es la colaboración con Najwa Nimri y con el productor Raul Santos…cuando nos llegó la versión que hicieron de “Lluvia”, flipamos…a nosotros nunca se nos hubiera ocurrido hacerlo de esa manera. Eso es lo bonito de aprender a delegar.

¿Se va a trasladar esta celebración/disco al directo? ¿Estáis preparando algo especial?

Jajaja… me rio porque sí que se va a trasladar al directo, pero aún no hemos empezado esa etapa de trabajo (¡!!). Será curioso ponernos manos a la obra en estos registros tan diferentes. Pero a decir verdad, el reto es lo que más nos pone. Pero si, nos queda mucho trabajo por delante…será toda una experiencia. Si tenemos suerte igual podemos coordinar a varios de los artistas que han participado en algún evento durante el año que viene, pero aún es pronto para decirlo.


¿Cómo os gustaría que fueran los próximos diez años? Y ¿cuál ha sido el momento más duro por el que habéis pasado en esta década que habéis dejado atrás?

Los próximos diez años nos gustarían que estuvieran todavía llenos de caminos nuevos que explorar y de retos nuevos con los que jugar musicalmente, colectivamente e individualmente. Con que fueran la mitad de poderosos que fueron los últimos diez años ya estaríamos contentos. Porque mirando atrás, aunque haya pasado de todo, bueno y malo, nuestra historia habla por si sola, y creo que ninguno de nosotros puede negar que la experiencia de ODB no nos haya marcado de por vida.
En cuanto al momento más duro, creo que ha sido el siempre enfrentarnos a una realidad económica desde una posición inexperta en el tema. La sombra más grande de Ojos de Brujo sin duda ha sido la confrontación entre una utopía artística y los deberes logísticos que te impone una sociedad monetaria; con su calendario anual de impuestos, obligaciones y todas las cosas que se le ocurre al sistema para castigarte cuando no estás en su camino recto. Pero aun así, que quede claro que todo se debe a un aprendizaje en un marco más grande y que los momentos duros sirven para hacerte más fuerte…o no?