Música para sobrevivir
Entrevistas / Placebo

Música para sobrevivir

David Sabaté — hace 14 años
Fotógrafo — Archivo

Siguen desenvolviéndose con igual comodidad entre los circuitos indie y el firmamento rock. Su popularidad goza aún de buena salud, aunque sus dos últimos lanzamientos, en especial “Sleeping With Ghosts”, evidenciaban un palpable estancamiento creativo. Ayudados por el productor Dimitry Tikovoi y por Michael Stipe, el trío pretende recuperar su propia esencia en “Meds” (Virgin), su quinto álbum de estudio.

“Creo que las nuevas canciones reflejan nuestra renovada confianza como banda y al mismo tiempo recuperan la esencia de Placebo. Durante los últimos años hemos estado probando distintos sonidos e incorporando elementos nuevos para conservar nuestra confianza como grupo, pero llegó un punto en el que nos preguntamos ¿por qué no mirar hacia nuestros orígenes y reforzar lo que siempre hemos sido, una banda de rock?”. Así de seguro y honesto se muestra Brian Molko ante la insinuación de que su música se había vuelto bastante predecible. Es consciente de ello, lo que ya es mucho para un músico de su notoriedad y estatus, y defiende a ultranza sus nuevas composiciones insistiendo en la renovación del grupo y su buscado retorno a las raíces. El magnético cantante nos atiende vía telefónica desde Londres, donde la banda ultima los detalles finales de su quinto disco de estudio. Hasta allí nos desplazamos a finales de noviembre para escuchar en persona los nuevos temas, en efecto, más directos y menos producidos –al menos aparentemente-, de sonido limpio y simple, y transmisores, en parte, de esa expresa voluntad de inmediatez y frescura.

“Ha sido como un retorno a las raíces de Placebo … nos hemos redescubierto como banda de rock”

En ello ha tenido bastante que ver la tarea a los controles de Dimitri Tikovoi, conocido por sus trabajos junto a grandes del pop-rock de masas como U2 o Depeche Mode –las mezclas corren a cargo de Flood, otro colaborador habitual de los autores de “Achtung Baby”-. “El resultado es fruto de la combinación de nuestro trabajo y el de Dimitry. Entendió muy bien desde el principio que queríamos volver a un sonido más elemental. Trabajar con él ha sido revitalizante. Con los años nuestra manera de trabajar había cambiado, se había vuelto más difícil y compleja, y él nos ha ayudado a volver a la simplicidad de nuestros inicios. También ha tenido bastante que ver el hecho de grabar en los Rak Studios, un espacio con historia y que no se ha renovado en mucho tiempo. Allí no te puedes esconder detrás de toda esa tecnología de última generación que poseen los grandes estudios, lo que le confiere un carácter casi mágico. Creo que grabar allí ha sido fundamental para conseguir este sonido más orgánico y en vivo que buscábamos. Ello nos ha obligado a centrarnos más en nuestras interpretaciones. Ha sido como un retorno a las raíces de Placebo y de algún modo ha permitido que nos redescubriéramos como banda de rock”.

“Siempre hemos tenido la suficiente confianza en nuestra imagen como para no depender de nadie”

Quedan claras, pues, las intenciones del grupo. Sin embargo, ni estamos ante un álbum cien por cien guitarrero ni Placebo logran desmarcarse demasiado de su ya característico e inconfundible sonido. Así, el disco continua ahondando, aunque sea de manera puntual, en los medios tiempos electrónicos. Mantiene, al mismo tiempo, sus habituales melodías y la presencia de un buen puñado de singles resultones –a destacar la colaboración de Alison “VV” Mosshart, vocalista de The Kills, en el tema-título, “Meds”, un claro hit en potencia que remite directamente a “Every You Every Me” y que con total seguridad figurará en los futuros recopilatorios de la banda. También llama la atención la contribución vocal de Michael Stipe en “Broken Promise”, donde el cantante de R.E.M. masajea con su característico timbre de voz una delicada base de piano. Instantes después recita un estribillo electrificado a dúo con Brian, en un cameo notorio y singular pero artísticamente bastante discreto. “No planeamos de antemano ninguna colaboración. Simplemente las canciones pedían otras voces. Ha sido un placer colaborar con Michael. En el caso de ´Meds´, empezamos a discutir sobre una posible voz femenina para este tema y sobre cuál podría ser la más adecuada, la más sexy, la más intensa… creo que el resultado es impresionante”. “Impresionante” quizás sea un adjetivo algo desmesurado, pero lo cierto es que la canción funciona y atrapa a la segunda escucha. También resulta efectiva la nueva utilización de los teclados, fluidos e integrados sutilmente en algunos temas rápidos –“queríamos que todo sonara más cohesionado”-. Pero si algo destaca sobremanera es el retorno del trío a su particular reverso tenebroso ya explorado en temas pretéritos como “The Crawl”, “My Sweet Prince” o “Passive Aggressive”. “Es lo que mejor sabemos hacer”, sintetizaba en noviembre el batería Steve Hewitt, sonriente y visiblemente ilusionado, como el resto de la banda. “No puedo negar que sea un disco oscuro”, reconoce Molko. “No es precisamente muy optimista, pero surge de un modo muy honesto. Retrata el lado más duro y difícil de los temas que abordamos, pero hemos intentado hacerlo con mucha autodeterminación y buscando siempre un punto medio, comedido, sin mayores dosis de dramatismo que las requeridas por cada canción”. En ese sentido destacan la melancólica “Space Monkey”, donde Placebo logran emocionar desde la sencillez y la sobriedad, o la arrastrada e infecciosa “Infra-Red”. Aunque es la introspectiva “Follow The Cops Back Home”, punzante, desoladora y conectada umbilicalmente a “Without You I´m Nothing” –el disco más redondo de la banda hasta la fecha-, la que resume mejor el espíritu y las pretensiones del álbum. En esa misma tesitura cobra especial relieve la onírica “Cold Light Of Morning”, fábula de tintes gótico-románticos que Molko narra con el registro más grave de toda su trayectoria. “Sí, es bastante tétrica”. Como una pesadilla que nunca quieres que termine… “Sí, como el despertar de una pesadilla que te hace sufrir pero que necesitas visitar una y otra vez. Para este tema me he inspirado bastante en la obra de Leonard Cohen. Es un genio”. Hablando de grandes nombres y del segundo disco del grupo, me intereso por su actual relación con David Bowie, quien diez años atrás escogió a unos primerizos Placebo como teloneros para su gira europea. Como muchos ya sabréis, su idilio profesional no acabó ahí: en 1997, el Duque blanco les invitó a tocar en la fiesta de su cincuenta aniversario en el Madison Square Garden de Nueva York. Poco después, el autor de “Hunky Dory” y “Ziggy Stardust” acabaria poniendo voz a una notable versión del tema “Without You I’m Nothing” –incluida como cara B en el single de la canción y recuperada en el grandes éxitos “Once More With Feeling”- que sirvió sin duda para reclamar la atención y el respeto de los más escépticos para con la banda. ¿Mantienen actualmente Placebo y Bowie algún tipo de contacto? “Nos hemos visto estas últimas Navidades en una fiesta en Nueva York, donde reside desde sus últimos problemas de salud. Es realmente un lujo para nosotros haber podido tocar con algunos de nuestros héroes, como Bowie, Frank Black o Michael Stipe. Nos sentimos muy afortunados por haber podido trabajar juntos y hemos aprendido mucho de ellos”. Si algo compartían por aquel entonces los británicos y el primer Bowie era una exhibicionista ambigüedad sexual y su atracción por el maquillaje y la moda, realidad que hace una década motivó definiciones del grupo hoy por hoy tan curiosas como “la versión glam de Nirvana”. “Es cierto que hace diez años prestamos bastante atención a nuestro vestuario y a nuestra apariencia, aunque como banda siempre hemos tenido la suficiente confianza en nuestra música como para no depender de la imagen. Es evidente que hay que cuidarla pero poco a poco se fue convirtiendo en algo mucho menos importante para nosotros. Vaya, ¡después de esto no podré volver a ponerme un vestido si no quiero que me comparen con Boy George!”. Molko bromea sobre sí mismo haciendo honor al prolijo sentido del humor del trío. Un aspecto exteriorizado en pequeñas dosis
que en cualquier caso contrasta con la imaginería fría y oscura que
envuelve actualmente a la formación. Así lo corrobora la perturbadora
portada de “Meds”, en fase de diseño en el momento de la entrevista.
“Lo que sí sabemos es que el álbum se va a llamar ´Meds´, como la
canción que abre el disco. Significa ´medicación´”
. ¿Es la música
una medicina para ellos? “Absolutamente. Necesito la música para
vivir, es casi una adicción. Es mejor que cualquier medicamento y no
tiene efectos secundarios”
.

Un comentario
  1. By 7.Oct.12 – 6:07 amWe revenue cdanaa goose parka, Folks will be the most beneficial gift during the chilly months a number of weeks . They may be inexpensive and good quality, great thermal consequences. Very best cdanaa goose parka revenue system.

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y su experiencia al usarlo. Las cookies utilizadas para el funcionamiento esencial de este sitio ya se han establecido. Para obtener más información sobre las cookies que utilizamos y cómo eliminarlas, ver nuestra Política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies