12Twelve y su mundo libérrimo: “creo que es nuestro disco más maduro”
Entrevistas / 12Twelve

12Twelve y su mundo libérrimo: “creo que es nuestro disco más maduro”

Francesc Feliu — hace 14 años
Fotógrafo — Archivo

Si algo caracteriza “L´Univers” (Acuarela) es el increíble salto que han dado los catalanes respecto a sus tres discos anteriores. Un paso adelante que en este caso les decanta hacia el jazz, dando continuidad así a una impecable trayectoria cuya perpetua evolución les condecora como una de las bandas más personales de los últimos tiempos.

Mucho ha llovido desde que el precursor “Tears, Complaints And Spaces” (BOA, 2001) irrumpiera tímidamente en un mercado estatal adormecido y mostrara todo el potencial de este cuarteto barcelonés dispuesto a adentrarse en las sendas más creativas del rock. En aquellos momentos cabalgaban a lomos del post-rock y fueron renovándose en sus dos siguientes entregas para finalmente acabar saltando al vacío con esta nueva obra cargada de riesgo, calidad, tesón y buenas ideas. “Yo creo que es nuestro disco más maduro. Nuestra parte más radical está más concentrada que nunca y la no tan radical está mejor expresada. Es más completo que los otros. Hace unos años no podríamos haber hecho este disco con una manera de hacer las cosas tan concreta y tan clara. Llevábamos mucho tiempo pensando hacer algo así, pero no salía. Se nota que se ha avanzado y mucho”.

“Hace unos años no podríamos haber hecho este disco… Llevábamos mucho tiempo pensando hacer algo así, pero no salía”

Aunque lo que verdaderamente aquí se plantea es un cambio radical en sus formas que impactará a sus simpatizantes de siempre y sorprenderá a los que aún no les conozcan. Cambios que empiezan en la instrumentación y acaban moldeando una fusión imposible entre jazz, rock y música contemporánea. Una combinación que les hace únicos. “Te cansas de hacer las cosas de siempre. Un artista ha de tener siempre retos e intentar hacer cosas que no sepa. Aquí fundamentalmente las cosas han variado con el tema del contrabajo que es un instrumento que requiere una manera de tocar todo el grupo diferente. Ha sido una especie de adaptación, tocar más suave. Es fácil hacer un fuzz y que todo explote a la vez, pero tener intensidad con otro tipo de sonido era un reto para nosotros. Hay un enfoque clarísimo, pero no queremos hacer jazz. La idea radica más en las bandas sonoras y en otro tipo de conceptos que se acercan más a la contemporánea o al soundtrack con un elemento jazzístico, pero que mira igual al rock o a otros estilos”. Un picotear de aquí y allí que, lejos de la dispersión, paradójicamente da como resultado un disco mucho más compacto. “Una cosa es la sonoridad, que es muy cálida y muy jazz, con recursos también del jazz, pero no en la forma. Cuando ves a 12twelve en directo no dirías que somos una banda de jazz, somos una banda de rock y tocamos con otra actitud, más fuerte o como le quieras llamar. No nos gusta el jazz purista, el bebop y todo eso. Nos gusta un tipo de jazz psicodélico, el del sesenta y cinco al setenta y cinco, que era también muy fusionado, y el free jazz”. Y es que con precedentes tan impresionantes como su anterior disco ya podíamos suponer que grandes cosas estaban por suceder. “Creo que ´Speritismo´ tiene una gracia muy grande que es la de experimentar y llegar a juntar cosas que a priori no se podían juntar. Era muy único y nadie antes había hecho este tipo de mezcla. Era un disco para iniciados, demasiado duro a momentos en cuanto a concepto, con temas muy largos que a veces no sabías a dónde iban. En cambio en éste queda muy claro qué se quiere decir y eso es muy importante. Piensa que hubo un cambio cualitativo en el sonido muy gordo y eso nos creó a nosotros la presión de decir: ´vamos a grabar con el mejor productor del mundo, vamos a tocar bien´. Eso te hace avanzar como músico”. Así llegamos a su segunda peregrinación a los estudios Electrical Audio de Chicago donde vuelven a reencontrarse con uno de los monstruos de la mesa de mezclas. Hablamos claro está de Steve Albini. “Buscábamos un sonido más cerrado, porque Albini tiene un sonido muy personal, muy abierto y muy cañero, así que quisimos intentarlo con Jim O´Rourke, más que nada para no repetirnos, pero está harto de las producciones y de momento no quiere. Grabamos en directo y esta vez fue mejor porque ya sabíamos como funcionaba, ya nos conocía de antes y se lo tomó más en serio. Nunca se implica a nivel personal demasiado, pero esta vez tuvo un par de detalles que demuestran que sí lo hizo”. Los resultados, excelentes, a la vista están. El resto, ya es turno de ustedes.

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.