Chris Eckman (voz, guitarra y composiciones) y Carla Torgerson (voz y guitarra) responden de manera cómplice a nuestro cuestionario. No acaba de ser formulada una pregunta, cuando Carla mira a Chris, éste asiente, y ella responde. O viceversa. Y todo para constatar que nada ha cambiado en The Walkabouts: canciones plenas de elegancia, suavidad y profundidad. Todo un lujo para tus oídos. Quince años y diez discos contemplan a The Walkabouts; una carrera lo bastante larga como para hacer inventario del pasado. Mejor nos detenemos en el presente, «Trail Of Stars», un disco más en su carrera; claro que decir uno más, en el caso de los Walkabouts, significa hablar de un delicado trabajo de orfebrería folk. (Carla) «Cuando alguien lleva tanto tiempo como nosotros en la música, no cabe hablar de factor sorpresa; todo el mundo sabe dónde estamos y lo que hacemos. No digo que nos estanquemos, sino que, a estas alturas, ya tenemos un estilo muy definido. Ahora se trata de hacer mejor las cosas, componer buenas canciones». Y a fe que lo siguen haciendo, porque este «Trail Of Stars» es un legado de emociones y –como no- grandes temas: desde «Desert Skies» a «No One The Wiser». Un trabajo inspirado mayoritariamente en una pequeña aldea próxima a Lisboa, donde Chris compuso «casi en estado de autismo; estaba allí para producir a un grupo, y luego lo único que hacía era componer canciones» (Carla). Este álbum supone, además, el regreso de Chris, Carla y compañía a Glitterhouse (su primera compañía –en la que editaron «See Beautiful Rattlesnake Gardens», inicialmente licenciado en Popllama), uno de los sellos clave del folk rock americano. (Chris) «Más que nada se trata de una cuestión de confianza mutua, de volver a estar rodeado de gente conocida; no dejamos Virgin por cuestiones artísticas. De hecho creo que nuestros discos con Virgin –su anterior discográfica, ndr.- son buenos; es algo a nivel personal». Esos discos a los que Chris se refiere son «Devil’s Road» y el excelso «Nightown». (Carla) «Creo que «Nightown» es un capricho que sólo nos podíamos permitir estando en una multinacional, porque era un disco muy orquestado; lo podíamos hacer, y lo hicimos. No quiero decir que sea un simple y estúpido capricho, sino que era algo que nos apetecía mucho y que de otra manera nos resultaba imposible. De cualquier modo, luego era muy difícil de trasladar al directo, así que en este disco todo es más comedido». E igual de intenso. Sin embargo, permanecen el piano, el chelo y toda una sección de cuerda que confieren al disco una elegancia sólo equiparable a los mejores trabajos de Kristin Hersh –de hecho, su productor habitual, Phill Brown, trabaja con Walkabouts en esta ocasión-. «Él entendía muy bien lo que queríamos, no se trataba únicamente de que metiera los arreglos, sino que consiguiese capturar una atmósfera de intimidad». Eso es precisamente lo que se trasmite: intimidad y una tremenda calidez, arropada principalmente en las acogedoras voces de Chris y Carla, Carla y Chris. Así las cosas, parece que su mundo se acabara en The Walkabouts. (Chris) «Bueno, tienes que ver que llevamos desde siempre aquí; no hemos conocido otros grupos, así que, efectivamente, los Walkabouts son nuestra vida. Ni siquiera Chris&Carla, nuestro proyecto paralelo, se aleja mucho de lo que es Walkabouts porque no deja de ser una manera de expresar canciones y sentimientos cercanos a este grupo, pero que por algún motivo están en nuestro subconsciente, no pueden entrar». Por otra parte, si hablamos de Sonic Youth, Pixies y My Bloody Valentine como figuras claves para entender la transición del rock de los ochenta a los noventa, es justo señalar a Spacemen 3 –reencarnados en Spiritualized-, Nick Cave y los propios Walkabouts como definitivos en la transición de buena parte del rock que no cubrían los antes citados. (Chris) «No sé si en realidad nos corresponde ese papel, porque la verdad es que no me siento muy ligado a los ochenta». (Carla) «Nacimos en los ochenta, sí, pero en nuestra cabeza siempre estuvo la música que hacemos hoy. De todas maneras, Es difícil detenerse en una fecha; es más en «Satisfied Mind» –disco de versiones editado en el 93- nos remontamos incluso a los veinte y a los treinta». Una sensibilidad especial que parece tener más calado en Europa que en Estados Unidos. (Carla) «Creo que se debe a que aquí tenéis una mentalidad musical más abierta». (Chris) «De todas maneras, no puede ser tan difícil. Se trata de lo que hace gente como Neil Young, Smog, Tortoise o Tindersticks… Se trata de eso, ya sabes… buenas canciones». Una última mirada, buscando la aprobación de su compañera Carla, que asiente y concluye: «Eso es». «Trail Of Stars» está publicado por Glitterhouse/dock.