“¡Esas canciones gritaban para ser mexicanizadas!”
Entrevistas / Mexrrissey

“¡Esas canciones gritaban para ser mexicanizadas!”

Miguel Amorós — 21-02-2017
Fotógrafo — Archivo

¿Cómo podrían ser las canciones de Morrissey si hubiera nacido en México en vez de en Manchester? Mexrrissey es la respuesta. Un proyecto que capitaneado por Camilo Lara (Instituto Mexicano del Sonido) y Sergio Mendoza (Calexico), ha generado el disco homenaje “No Manchester”. Y no piensen en el clásico grupo clónico que repite nota por nota al grupo original. Aquí las letras están traducidas y cambiadas, y las melodías de las guitarras las marcan las trompetas y jaranas (las guitarras acústicas mexicanas). De manera magistral las composiciones de Moz (como lo llamaba Johnny Marr), se transforman en rancheras, boleros, cumbias, cha cha chas o mambos, pero con el mismo sentimiento poético original de amor, perdida y olvido.

Pero Camilo y Mendoza no han estado solos, realmente la banda es un “all stars” mexicano: Chetes (Zurdok), Adan Jodorowsky (Adanowsky) y Liber Teran (Los de Abajo) a las guitarras, Jay De La Cueva (Moderatto /Titán) al bajo, Ceci Bastida (Tijuana No) en teclados, Alejandro Flores (Café Tacvba) al violín, Jacob Valenzuela (Calexico) y Alex Gonzales (Twin Tones) a los vientos y Ricardo Najera (Furland) a la batería. De hecho el disco contiene doce canciones, siete son de estudio y las otras cinco de un directo en Nueva York, como demostración de lo bien que funciona el proyecto en vivo.

Según nos cuenta Camilo Lara, todo empezó por una idea de Andy Wood, director del festival La Línea de Londres:

“El año pasado fue el Año de México en Inglaterra, así que Andy me pidió que pensáramos una idea de show-happening. Hablamos durante meses y surgió la idea de hacer una noche de canciones de Morrissey a la mexicana. Sergio Mendoza de Calexico y yo trabajamos varias semanas en demos. Soltamos uno en soundcloud y hubo una reacción enloquecida. Cuando viajamos a Londres para hacer una noche en el Barbican, ya teníamos siete conciertos más”.

¿No os ha sorprendido ese éxito instantáneo?

Sí y no. La verdad es que cuando empezamos a hacer las versiones, sentimos algo muy poderoso. ¡¡¡Esas canciones gritaban para ser mexicanizadas!!! y la historia de México y Moz era una historia de amor perfecta. Creo que apenas terminamos las maquetas, nos dimos cuenta que era un proyecto muy especial.

Habéis tocado en Manchester. ¿Cómo fue esa actuación?

Brutal. Hemos tocado tres veces en un año. Imagina que es como si una pandilla de mexicanos fuera a Cádiz a tocar versiones de Camarón. La gente se pone como loca, ¡sobre todo cuando descubren que canción es cual! (risas). Cantan sus canciones, lloran, bailan, un fenómeno.

Creo que aunque es raro, es un reconocimiento a la ciudad, a su aportación cultural, a su huella dentro de la cultura pop.

También habéis tocado en Nueva York, Los Ángeles, Sidney, México. ¿Qué tal acogida habéis tenido. ¿Qué tipo de público es, fans de Morrisey, de The Smiths, mexicanos?

No han venido muchos mexicanos. Curiosamente en México nos han criticado mucho. Allí les da rabia que nos metamos con la “mexicaneidad” y con las canciones “intocables” de Morrissey.

En LA, NY, Sydney ha sido mágico. En Los Ángeles fue la prueba de fuego. Había muchos fans chicanos de Morrissey. De hecho originalmente este proyecto era para ellos.

¿Quién es más famoso en México, Morrissey o The Smiths?

No creo que sean más famosos The Smiths que Morrissey. México tiene un amor profundo por Morrissey. Por su estética, sus letras. Por ser un migrante igual que los mexicanos en California. Por su ironía, por su melodrama. The Smiths obviamente son súper queridos, pero creo que el “love affair” es más con Moz.

En el libreto del disco, hay una foto con un set list de un concierto donde junto a las canciones de Morrisey, hay cuatro o cinco canciones de The Smiths, pero que no aparecen en el disco. ¿Por qué?

Porque también tocamos canciones de The Smiths, que a su vez también son de Morrissey. Imagínate dejar de lado “How Soon is Now” o “Girlfriend in a Coma”, sería un pecado.

Tristemente la publishing de Johnny Marr no dio el permiso para grabarlas. Por ello solo grabamos las de Morrissey.

¿Cómo llamáis a vuestras versiones? ¿perversiones? ¿recontrucciones?

Supongo que son canciones re-imaginadas. Al traducir las canciones hemos cambiado bastante las letras y las hemos reinventado como si Morrissey hablara en mexicano. Lo que sí hemos querido hacer es conservar el sentido de las canciones. Al fin y al cabo son canciones pop, igual que las canciones de Cole Porter, de Gershwing, de Agustín Lara o de Consuelo Velázquez, son parte del gusto popular. Se vale reimaginarlas. Son parte del ADN colectivo.

¿Lo has conocido a él personalmente? ¿Sabes si ha dado alguna opinión?

No lo he conocido. Tuve el honor de remixearlo a petición suya hace unos años. Y nos autorizó poder hacer estas canciones. También periódicamente publica notas de nosotros en True to You, que es su blog.

Imagino que sería un sueño que cantara con vosotros alguna canción.

Sí y tendría que ser el tema “México”, que fue con el que empezó este proyecto.

¿Es cierto que al principio en México los fan de Morrisey se enfadaron con vosotros, simplemente por decir que ibais a crear el proyecto?

Sí es cierto, y siguen furiosos. Creen que México es sacro y que Morrissey también. Pero ya estoy acostumbrado. Lo mismo me pasó cuando empecé a experimentar con cumbia en el Instituto Mexicano del Sonido. Les parecía música cutre y sin valor. Hoy todos bailan cumbia. Así somos. Un pueblo difícil.

¿Posible visita para tocar en España?

Será pronto, ¡¡¡en esas estamos!!!

 

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.