“Nos gusta bajar y subir la intensidad, tal vez sea un reflejo de lo que vivimos a diario”
Entrevistas / Messura

“Nos gusta bajar y subir la intensidad, tal vez sea un reflejo de lo que vivimos a diario”

Andrés G. de la Riva — hace 2 años
Fotógrafo — Archivo

Messura es el proyecto personal de Diego M. Continente, al que acompañan Germán Ruiz-Alejos, Joselu Arriezu y David Burgui. Después de un año juntos, acaban de publicar su primer EP, “OtoñoXVII” (Estudios Montreal). Cuatro temas marcados por la personalísima voz de Diego y construidos como una batidora de estilos. En los próximos meses podremos comprobarlo en los principales festivales de su tierra, después de que Fárdelej y MUWI hayan confirmado su programación. Para presentar este disco, la banda ha cuidado todos los detalles del envoltorio: videoclip realizado por Distrito 101; fotografía de Jorge Comi y Verónica Gil; ilustración de Javier Cubera…

¿Por qué el nombre de Messura?
Estamos en un contexto estilístico muy pop para lo que veníamos haciendo por separado. Casi todos venimos de una escena más punk-rock, stoner o hard-core incluso. Messura es nuestra parte más íntima y sosegada, aunque a veces nos pueda el impulso más eléctrico y cortante.

¿Por qué os definís como una “banda de extremos”?
Nos gusta bajar y subir la intensidad, tal vez sea un reflejo de lo que vivimos a diario. El tiempo, las dinámicas de las canciones, las estructuras… todo tiene dos caras, y buscamos la belleza del equilibrio.

Messura nace como un proyecto personal de Diego que va creciendo y se hace colectivo. ¿Cómo ha sido ese proceso?
De una manera natural. Chico con canciones conoce a chicos con ganas de tocar canciones, y se entienden para formar una familia que crece cada día. Ahora contamos con Marta y Sara (violín y chelo) para el formato acústico. Todo un lujo.

¿En qué momento surge esa necesidad de compartir las canciones con una banda? 
No lo sé. ¿En qué momento sientes la necesidad de hablar? Creo que va intrínseco en la composición, en el pensamiento. La expresión, como la mente, hay que mantenerlas vivas.

El sonido de Messura se asemeja a una batidora de muchos sonidos y referencias que miran, sobre todo, a la década de los noventa…
Hemos sido catalogados de muchas formas, nos da igual. Podríamos hacer una lista de estilos a los que puede llegar a sonar Messura. Los noventa fueron los años de nuestra juventud musical, de nuestras influencias más emocionales. Ahora podemos estar escuchando desde Tigram Hamasyan hasta At the drive in. Desde Toundra hasta Standstill… Nuestros gustos son muy eclécticos.

¿Por qué os decidís a grabar con Kruger?
El sonido es muy crudo, muy analógico y real. Haciendo algo parecido al pop, es muy fácil caer en la tentación de superproducir un tema. Eso con Hans no sucede. Con él, lo que es, es lo que hay. Por supuesto que la calidad de su estudio no es todo. En lo personal, en la cercanía… estamos a gusto en Subiza.

¿Cómo ha sido el proceso de grabación y producción?
Demasiado rápida y fugaz. En cinco mañanas de grabación y un par de mezclas, nos vinimos con el EP terminado. Para nosotros fue nuestra primera toma de contacto con la realidad de Messura como banda. No habíamos dado ningún bolo.

Habéis cuidado todos los detalles de “Otoño XVII”, más allá de lo musical. ¿Qué importancia le dais al envoltorio de las canciones?
La música, la cocina, la pintura, el dibujo… todo es lo mismo. Entendemos las obras desde el todo. No puedes dejar de lado las ilustraciones. Si tienes una idea artística, todo ha de ser acorde a esta. En estos términos, el nombre y las letras marcan mucho la filosofía de la estética. La gente con la que contamos tienen clara esta idea.

¿Esto los lleváis también a los directos?
En los acústicos, al incorporar las cuerdas y sentarnos con instrumentos naturales, sin pedales ni efectos, todo se vuelve más bello estéticamente. Mientas que en los conciertos en eléctrico, la energía y el volumen son nuestra zona de confort.

¿Cómo enfocais un concierto? 
Muy musical, unimos los temas de cuatro en cuatro. Somos mejores cantando que hablando. Intentamos hacer un set list redondo, que transmita nuestra idea de lo que ha de ser un directo de la banda. Nos gusta subir y bajar, atmósferas y riffs demoledores indistintamente, pero somos de la idea de terminar los bolos arriba.

Desde que os presentasteis como grupo, hace unos meses, se han confirmado dos de los principales festivales de vuestra tierra, como Fardelej o Muwi.¿Que suponen estos bolos para el grupo?
La paradoja de Messura, la velocidad. Todo está siendo muy rápido para nosotros, pero tenemos los pies en el suelo. Sabemos lo complicada que está la escena musical y estos conciertos son empujones hacia adelante, una recompensa al trabajo de la banda.

¿Planes de futuro?
Volvemos a Montreal studios en noviembre, con la intención de grabar un largo. la excusa perfecta para dar una vuelta por las salas del Estado. Nuestras miras son los directos, es donde nos sentimos vivos… ¡allí nos vemos!

Próximas actuaciones en directo:

16 de junio – Enciso (acústico)
13-14 de julio – Fárdelej Festival en Arnedo
23-26 de agosto – MUWI Music Fest en Logroño

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y su experiencia al usarlo. Las cookies utilizadas para el funcionamiento esencial de este sitio ya se han establecido. Para obtener más información sobre las cookies que utilizamos y cómo eliminarlas, ver nuestra Política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies