“No ha sido fácil aguantar dos años para sacar el disco y que luego caiga en mitad de una pandemia”
Entrevistas / Medusa Box

“No ha sido fácil aguantar dos años para sacar el disco y que luego caiga en mitad de una pandemia”

Elena López — 24-11-2020
Fotógrafo — Aldara Zarraoa

El grupo gerundense Medusa Box ha lanzado su disco más personal hasta la fecha, “I Love Astronomy” (Le Cirque Music, 20), formando parte de proyecto artístico multidisciplinar en el que nos transportan a la estratosfera.

“I Love Astronomy” es mucho más que el nuevo larga duración de los catalanes Medusa Box, es un proyecto artístico multidisciplinar en el que la banda transporta al oyente más allá de la estratosfera, haciendo que se plantee preguntas en relación con la linealidad del tiempo, la existencia de mundos paralelos o que se cuestione su realidad. Los trece temas que lo componen parten de un sonido etéreo que, acompañado de la creatividad de artistas como Fito Conesa, Aimée Duchamp o Siddharth Gautam Singh, consigue establecer un imaginario concreto impulsando al oyente a entrar en el universo de la banda y replantearse el suyo.

“I Love Astronomy” es un disco que habéis concebido como un “proyecto artístico global”, ya que habéis colaborado con creativos de diferentes ramas para crearlo. ¿Cómo surgió la idea para el desarrollo del proyecto?
Surgió de forma natural, fruto de nuestras inquietudes como artistas. Teníamos ganas de empujar nuestros límites creativos, ponernos en el centro del proceso y disfrutar de ello. En el momento en que decidimos hacer este disco conceptual hubo un trabajo intenso de investigación y búsqueda para crear todo el imaginario y llenarnos la cabeza de ideas. Esto nos sirvió para componer el álbum y, a partir de allí, decidimos recorrer el proceso al revés, intentando materializar la música en otras formas de arte –como el vídeo o la pintura– y englobarlo todo en una sola pieza.

Al ser un proyecto creativo multidisciplinar que se ha combinado con otras ramas para desarrollar una atmósfera concreta y con un sentido homogéneo, debíais tener muy clara la idea antes de llevarla a cabo. ¿Cómo ha sido el proceso de trabajo junto a otros artistas?
Encuentras con artistas que tienen gran empatía y capacidad para entrar en el mundo de otro, y la comunicación se hace fluida. Es muy gratificante ver a una persona ajena a la banda coger nuestras ideas y nuestra música y quererlas como han hecho Neus Frigola, Lluís Tudela, La Rabiosa Productora y Triceratops Films. Tenemos suerte de estar rodeados de gente apasionada.

¿Cómo se dieron las colaboraciones?
Nos conocíamos con todos menos con Fito Conesa de La Rabiosa Productora. Enric (cantante principal) era muy fan de sus creaciones, le pasaron su contacto, quedó con él en una terracita de Barcelona y le dijo que quería que hiciéramos algo juntos, y a partir de ahí empezó un proceso que acabó con el videoclip de “Bending Time”.

Concebís el disco como una misión en busca del “sentido de la existencia” en que cada uno de vosotros ha asumido un rol como “tripulantes de una nave espacial”. ¿Cuáles son esos roles y por qué?
Los roles están relacionados directamente con nuestra personalidad y la influencia que tienen en el conjunto de la banda. Al fin y al cabo, cuando estás un mes encerrado con cinco músicos al borde del colapso emocional y estrujándote las neuronas 24/7, es muy probable que la cosa acabe en una batalla campal. La definición de una estructura y de unos personajes nos dio un alter-ego casi teatral que hizo la convivencia y el proceso de composición mucho más llevadero.

“La idea era enfocar nuestra relación con el cosmos desde un punto de vista filosófico porque creemos que tiene más poder comunicativo”

¿Qué os impulsó a marcar un tono tan filosófico en este disco en concreto?
La idea era enfocar nuestra relación con el cosmos desde un punto de vista filosófico porque creemos que tiene más poder comunicativo. Cada uno de nosotros tiene un diálogo diferente con el universo, por eso jugamos con las ambigüedades que puede proporcionar un relato filosófico sobre la existencia y la no existencia, el tiempo, los mundos paralelos, etcétera. Son conceptos con los que podemos conectar de forma más primitiva.

¿Creéis que ofrecéis respuestas?
Están en la música del disco: las respuestas, las reivindicaciones y los mantras.

Siguiendo esta misma línea, cabe destacar que “I Love Astronomy” trata temas tan interesantes e indescifrables como la linealidad del tiempo en “Bending Time”, o como desafiar al espacio en “How To Get Through A Wall”. También partís de un discurso etéreo en ciertos temas como “Interferences”, “Hiperboloid” o “Down The Rabbit Hole”, aunque dejáis espacio para temas más clásicos como “Claire” o “Orange”. ¿Cuál es la canción de la que os sentís más orgullosos y por qué?
Todos –menos Bravo (teclista)– coincidimos que “Claire” es nuestro tema preferido. Nos encanta como ha quedado, como fluyen sus diferentes partes y como se casa la letra con la melodía. Creo que todos nos imaginamos encima de una bicicleta cruzando mundos paralelos al escucharla.

En el videoclip de “Bending Time” partís de que “el tiempo no es lineal” desde una cama, ya que “es el sitio donde todas nuestras vidas convergen”. ¿Cómo surgió esa idea tan profunda y a la vez tan simple?
Surge del sonambulismo que padece Enric. Es un estado que favorece la emergencia del micro-multiverso que todos llevamos dentro, donde la relación espacio tiempo se distorsiona y donde las líneas temporales que caminamos despiertos se mezclan. Durante la creación del video de “Bending Time”, Enric quedó con Fito para hablar del concepto. A él le fascinó la idea de pensar la cama como espacio de sucesos. Podríamos decir que, en este caso, el video le añadió significado al tema a posteriori. Ese es el poder que tienen los trabajos multidisciplinares.

El videoclip es una mezcla de vuestra música con imágenes en 3D y un tono onírico basado en la combinación de colores. ¿Estáis satisfechos con el resultado?
Mega satisfechos. La verdad es que trabajar con Aimée Duchamp, Siddharth Gautam Singh y Fito Conesa, y vivir su proceso creativo de cerca fue una maravilla. Se pegaron un currazo tremendo. Hay muchos detalles que pueden pasar desapercibidos en el vídeo y que tienen su gran porqué. La evolución de los colores y del movimiento de los diferentes elementos, por ejemplo, van ligados directamente a las pistas de cada instrumento del tema.

Tengo entendido que el cambio de tono en el álbum es intencionado. En su momento declarasteis que “teníais ganas de evolucionar y de encaminar un tercer disco con mucha tralla para dejar atrás algunas etiquetas que llevabais”. ¿Os sentíais encasillados en un género concreto?
Más que sentirnos encasillados en un género concreto, sentíamos que nuestra música podía madurar aún más, sentíamos que estábamos más cerca de una música con un contexto más adolescente –tanto a nivel musical como en las letras–, que de una música más “elaborada”.

¿Es por eso que habéis optado por una temática más profunda y canciones más contundentes que antes?
No me canso de reivindicar la importancia que tiene el proceso para nosotros. Claro que las influencias siguen allí, pero como bien mencionas, cuando buceas en una temática tan densa y te encierras un mes seguido a componer, la inspiración acaba llegando de un libro, una fotografía, una película… Rodearnos de esta burbuja nos ayudó a sacar un trabajo con carácter. Con “I Love Astronomy” estamos convencidos de que hemos realizado un trabajo personal con un sonido propio. Y creemos que aún podemos retorcer un poco más nuestro estilo y hacerlo aún más especial. Hemos encontrado una forma de crear que nos funciona y esto nos ha llevado a fortalecer nuestro sonido.

Teniendo en cuenta el tono genérico del disco, ¿el título es irónico o pretende ser una pieza más de todo el discurso?
El título sale de una gorra que llevaba Enric en los ensayos que ponía “I <3 ASTRONOMY”. Nos sirve para criticar una simple estrategia de marketing cutre, algo que nosotros intentamos evitar durante todo el relato del disco y luego se encuentra justo en su título. El disco podría haberse llamado, por ejemplo, “Exploración del muro de Planck mediante la transmisión de energía entre la no-existencia y la existencia”, pero nos decantamos por la ironía.

Por otro lado, he leído que las letras hablan de “cosas cotidianas”. Teniendo en cuenta el discurso que queréis proyectar, ¿dónde habéis considerado que se encuentra la cotidianidad?
Lo que hemos intentado es dar incentivos tanto en la música como en la letra para que el oyente pueda transportarse a un estado de conciencia mucho más complejo de lo que pudiera parecer en un principio. En “Dashes” por ejemplo, queremos hablar de la falsa continuidad de la historia de la humanidad, y hacemos analogía al “juego de pasar el mensaje de boca a oreja” –jugado popularmente por los niños– en el que el mensaje que llega al final de la cola no tiene nada que ver con el que se había mandado al principio.

En este sentido, también leí que Enric se arrepentía de no haber prestado más atención a las letras antes. ¿Qué consideráis que ha cambiado además del leitmotiv del disco?
Teníamos muy claro con quién queríamos trabajar para plasmar nuestro sonido. Por ejemplo, sabíamos que si queríamos “esas” baterías había que ir a Music Lan a grabarlas, y sabíamos que si queríamos que sonara como un trueno había que llamar a Lluís Cots. En cuanto a los temas creemos que un cambio importante ha sido sustituir algunas guitarras por sintetizadores y darles más peso en general.

“Hay que mantenerse fuerte mentalmente, no ha sido fácil aguantar dos años para sacar el disco y que luego caiga justo en mitad de una pandemia”

Lleváis años trabajando juntos, ¿os encontráis en un momento positivo como banda?
Este año nos está poniendo a prueba a todos, el mundo del arte está achicando aguas a niveles tremendos. Hay que mantenerse fuerte mentalmente, no ha sido fácil aguantar dos años para sacar el disco y que luego caiga justo en mitad de una pandemia. Pero es lo que hay, ahora estamos celebrando la salida del disco y nos queremos un montón.

Por último, ¿qué esperáis de “I Love Astronomy”?
Lo que esperábamos era sentirnos orgullosos de nuestro trabajo, ese era el objetivo principal. Y a partir de ahora esperar para volver a los escenarios, para poder vibrar con los amigos y todos los que quieran subirse a este viaje con nosotros.

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.