L’Hereu Escampa son un dúo como los de los mejores noventa, solo magro, sin aditivos, sin mierdas supérfluas, sin pretensiones. Canciones que no parecen de verdad, sino que lo son.

Guillem y Carles de L’Hereu Escampa dieron el pelotazo en 2011 con un EP homónimo, y recordar ese éxito es algo que todavía les sorprende e incluso sonroja. Para su primer largo, “Llamp de Déu”, fue inevitable pensar en sus seguidores. “Para este elepé intentamos evolucionar los temas, tanto en la estructura como en el sonido, pero sin perder la esencia de nuestras primeras canciones. Debían gustarnos a nosotros, debíamos sentirnos cómodos oyéndolas y tocándolas. Una vez grabado sí fue inevitable pensar en cuáles serían las opiniones de la gente, pero no sentimos ninguna presión”.

Menos gritos, más y mejores melodías. “Los temas son más redondos y claros, y es algo que les da mucha más fuerza y potencia. Un paso más, y algo más maduro”. Dicho esto, la entrañable etiqueta “emo rural” sigue siendo vigente para definir su cruda y emocional propuesta, desde la portada a la temática de sus temas. “Del mismo modo que las canciones mantienen la esencia del EP, también queríamos que pasara los mismo con el diseño. Por eso los dos personajes de la anterior portada siguen su camino y no falta nuestra vaca tótem”.