“Quería hacer un disco de R&B progresivo”
Entrevistas / Leon Bridges

“Quería hacer un disco de R&B progresivo”

Eduardo Izquierdo — 28-07-2021
Fotógrafo — Archivo

El tercer disco en estudio de Leon Bridges es “Gold-Diggers Sound”, un álbum que se editó este pasado 23 de julio, y del que en el momento de esta entrevista solo conocíamos  “Why Don’t You Touch Me” a modo de avance.

Estamos ante un álbum nacido de muchas noches pasadas en el bar clandestino de Los Angeles que le da título. Lugar en el que el músico aprovechó para improvisar con colegas de profesión y escribir las canciones que iban a acabar dando forma a este disco de puro rhythm and blues, pero con un aire psicodélico. Es precisamente ese aroma a psicodelia, lo que le hace diferente a todo lo que suena habitualmente en las pistas de baile. Sin importarle que se le coloque la etiquete de r&b, Leon Bridges considera este su álbum más erótico, más sensual. Un trabajo que, sin duda, encantará a los que ya disfrutaron de las anteriores entregas de este tipo que empezó lavando platos en Fort Worth, y ha acabado convertido en una de las grandes realidad, que ya no esperanza, de la música negra actual.

Recordemos que Bridges ganó un Grammy con Good Thing, su anterior disco. A eso hay que sumarle la certificación de platino por el tema “River”, su caracterización como Gil Scott Heron en la película “First Man” dirigida por Damien Chazelle y protagonizada por Nicole Perlman y Josh Singer o haber actuado en la gala benéfica del MoMA en honor a Tom Hanks, entre otras muchas cosas. Las nuevas tecnlogías, y en este caso Zoom, nos permite tener una interesante charla trasatlántica.

“La forma en que las canciones aparecieron y estallaron ante nosotros no es la manera habitual de como se hace música ahora”.

El primer adelanto es “Why Don’t You Touch Me” ¿representa esa canción lo que vamos a encontrar en el disco?
Sí claro, supongo que es lo que habitualmente buscas con el primer single, aunque a veces intentas también despistar. Sorprender. Refleja realmente lo que es el álbum, porque en conjunto es un resultado muy coherente. Ya sabes, cada canción tiene una vida propia, peor también forman un todo. Yo lo veo así, aunque estoy muy implicado, claro.

Yo definiría el disco como un álbum de r&b ¿estás de acuerdo?
Estoy de acuerdo. Evidentemente lo es porque además, el r&b es un paraguas muy amplio. Hay un gran espectro en esa definición y es fácil que al hacer la música que yo hago puedas encajar ahí. A veces piensas si te estás acercando demasiado al soul. Si habrá mucho soul. Otras si haces demasiado blues. Definitivamente es una amalgama de estilos, con mucho soul y mucho blues. Esos géneros ahora tienen una cara y un atuendo diferente, pero siguen siendo igual de geniales.

Creo que el título es el bar donde lo trabajaste ¿es así?
Correcto. Fue una experiencia increíble. Es un bar clandestino de Los Ángeles. La forma en que las canciones aparecieron y estallaron ante nosotros no es la manera habitual de como se hace música ahora. A ratos estábamos bailando y a ratos tocando. Acabábamos a las diez de la mañana, tomando el último tequila, y a las diez de la noche estábamos de vuelta para empezar con la música otra vez. Creo que ese espíritu se metió en el disco y, por lo tanto, tenía sentido que ese fuera el título de lo que surgió.

“Lo que no has capturado en un determinado momento, es probable que nunca lo puedas volver a capturar”.

El lugar casi es un instrumento más del disco ¿no?
¡Guau! Estoy totalmente de acuerdo con esa apreciación. Definitivamente. En otro sitio, esto no hubiera salido igual. En un estudio normal, ya sabes. Aquí había un hotel, un bar con aspecto de estudio y ese impulso para vivir, crear y divertirse en un mismo lugar. Creo que esos son los factores que abrieron el camino a las canciones del disco

¿Es un disco en el que hay mucho de improvisación?
Muchísima, eso también ha sido importante. Es realmente agradable dejarte llevar y hacer música con la gente que te gusta y con la que estás cómodo. Eso crea una atmósfera que luego se refleja en las canciones. Todo es muy natural. Vienen unos amigos músicos, tocas, ellos traen a otros amigos suyos y así todo va creciendo. Es un tipo de amor y energía que, no sbaes muy bien cómo, pero está ahí presente. Todos los temas nacieron de la improvisación, por lo que es algo muy presente. Yo creo que la belleza de un proyecto así es justamente eso. Al nacer de esa forma todo es único para ti y también para los que están contigo.

Creo que, en esencia, el sonido tiene mucho que ver con el r&b de los setenta y la música disco ¿cómo lo ves?
Claro, mucha de la gente que ha tocado en el disco está fuertemente influida por los años setenta. Lo de la música disco no lo veo tan claro, aunque quizá sí. Bailamos mucho minetras hacíamos las canciones. El resto es algo de lo que hablamos. Yo quería hacer un disco de r&b progresivo, pero quería mantener ciertos elementos orgánicos, sonidos psicodélicos pero también algo conmovedor. El enfoque de la producción, fíjate, que es muy minimalista.

“Es importante para cada uno estar satisfecho con lo que hace”.

De eso también quería hablarte. Has producido tu mismo junto a Ricky Reed ¿por qué?
Quizá porque tenía claro lo que quería pero también hace falta otra visión. Yo quería hacer una búsqueda. Esa guitarra de los ochenta que te enamoró, ese jazz entretejido con algo que no sabes qué es…Me encanta sonar tan enfermo como preciso en una época como la actual. Yo he trabajado con Ricky desde hace tres años. Me he empapado de su forma de hacer las cosas, de su enfoque, de su forma de pensar. La creación de música es algo intrigante y Rick es un tío brillante en eso. Muy brillante, Yo me siento como un bebé a su lado, cada día aprendiendo. Ël sabe darme ese espacio para ser yo y sabe de lo que soy capaz en una canción. ME conoce a la perfección. Ahora parece fácil, pero es un esfuerzo que se ha fraguado con el paso de loa años. Insisto, es un tipo brillante.

Es un disco que acabaste antes de la pandemia, aunque se publique ahora.
Más o menos, había muchas cosas avanzadas, pero también tuvimos que hacer algunos retoques, hubo un par de temas que nacieron más tarde. También regrabé algunas voces a posteriori, pero sí, podríamos decir que el álbum estaba casi terminado. Aunque a veces, uno tiene la sensaciónd e que nunca está acabado del todo. Eso es más difícil en un disco como este que es fruto de esa improvisación que hablábamos. Lo que no has capturado en un determinado momento, es probable que nunca lo puedas volver a capturar. Eso es otra de las cosas que lo hace especial y diferente.

No me gustaría dejar de hablar de “Texas Sun”, tu colaboración con Khruangbin, justo antes de la pandemia ¿cómo fue esa experiencia?
Fueron solo cuatro temas pero fue una gran experiencia trabajar con un grupo como Khruangbin y con Steve Chistensen produciendo. Es uno de mis proyectos favoritos de todo lo que he hecho hasta ahora. Todo empezó de manera muy curiosa, con unas letras sobre un tractor. Luego me fui a Houston y toqué las canciones. Aquello sonaba bien, y sonaban mejor con ellos tres como banda. Son una gente muy humilde, pero a la vez son genios de la música. Creo que fue un proyecto importante para Texas, pero también para el mundo

¿Cómo estás preparando los conciertos de presentación del disco?
Evidentemente con muchas ganas. Un músico lo que quiere es tocar, y este tiempo, es lo que menos hemos podido hacer. Es cierto que hemos tenido tiempo para componer. Mucho más que el que habíamos tenido nunca. Sin giras, sin salir de casa. Pero, a la vez, necesitas girar. Subir a un escenario. Sentir la reacción de la gente. Es importante para cada uno estar satisfecho con lo que hace pero, tampoco podemos engañarnos, también lo es recibir esos sentimientos del público y ver que lo que estás haciendo les conmueve.

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.