Laurence Jones es, sin lugar a dudas, uno de los más importantes músicos del nuevo blues. Lo demuestran los numerosos premios conseguidos como guitarrista (British Blues Awards, European Music, etcétera). Ahora visita España para protagonizar una amplia gira de presentación de su disco “The Truth” (Top Stop Music, 18).

Lo presentará en: Zaragoza (5 abril, Las Armas), Reus (6 abril, Japan), Lleida (7 abril, La Boite), Estepona (9 abril, Sala Louie Louie), Sevilla (10 abril, Sala X), Madrid (11 abril, Clamores), Cangas (12 abril, Son), Béjar (14 abril, La Alquitara) y Santander (15 abril, Black Bird)

¿Qué es lo que más te gusta de girar por el mundo y qué es lo que menos?
Lo mejor es poder tocar mi música frente a miles de personas y descubrir ciudades que no hubiera visitado si no fuese músico. Me encanta conocer a gente diversa y culturas diferentes. Lo peor es cuando no puedo mantener una rutina estricta, sobre todo porque sufro de la enfermedad de Crohn y la rutina es muy importante.

¿Con cuántas guitarras viajas en gira?
Depende. Si volamos para un show o no, pero la mayor parte del tiempo vamos en furgoneta y ahí suelo llevar cinco guitarras: mi Gibson Les Paul, mi Fender Stratocaster customizada, mi Fender Telecaster híbrida, una guitarra barítona y finalmente una acústica para calentar, para escribir canciones o para actuaciones en radio.

¿Cuál es el solo de guitarra más largo que has tocado hasta la fecha?
Fue en mi disco de debut, en una de las primeras canciones que escribí, “Thunder In The Sky”. Creo que es un tema que me ayudó mucho como artista y que continúa siendo una canción muy popular en los conciertos y muchas veces la gente la pide con mucho entusiasmo.

Has tenido la oportunidad de tocar con grandes artistas y algunos de ellos suelen decir que eres un gran músico. ¿Cuál de esos artistas te ha emocionado más?
He tenido el honor de tocar con algunos de los héroes con cuya música crecí. Tengo los comentarios de Sir Van Morrison y de Buddy Guy muy metidos en mi corazón. Ambos han respaldado siempre mi sonido y han hablado muy bien sobre el futuro de mi carrera. Hice una jam con Sir Van Morrison en el Royal Albert Hall de Londres y dijo excelentes palabras sobre mi forma de tocar.

Si solamente pudieras elegir un sitio en el que tocar, ¿cuál sería?
Sería el Wembley Stadium de Londres, uno de los recintos más grandes del mundo, con capacidad para noventa mil personas. Si tienes grandes sueños, tienes que buscar lo más grande.

¿Recuerdas el peor y el mejor concierto que hayas dado a lo largo de tu carrera?
Tengo que decir que cada concierto es especial para mí, sin importar cuánta gente hay allí. Toco para cualquier persona que haya hecho el esfuerzo de ir a verme. Por supuesto hay conciertos que tienen clavados en la memoria. Cuando tenía dieciséis años di un concierto de dos horas para un hombre y su perro en un pub inglés. En cuanto al mejor, te diría el que hice el año pasado en The International Blues Festival en Holanda frente a veinte mil personas. Después de tocar con mi banda, Buddy Guy me invitó a tocar con él en el escenario. Le conocí cinco minutos antes de que saliera al escenario. Hablamos de hacer un único tema y acabamos tocando cuatro canciones juntos. En la última canción, “Have You Ever Loved A Woman”, un tema lento de blues, al acabar Buddy y yo empezamos a intercambiar solos de guitarra. Yo empecé a tocar “Miss You” de The Rolling Stones. Buddy sonrió y lentamente se acercó al micrófono y empezó a cantarla con veinte mil personas haciéndole coros. Fue un momento muy especial que jamás olvidaré.

Algunas críticas te comparan con Robin Trower, pero me gustaría cuál fue el guitarrista que te hizo soñar con ser un guitar hero…
Fue Jimi Hendrix. Cuando tenía siete años ya tenía un gran póster suyo en la pared de mi habitación. Lo miraba cada mañana al levantarme y soñaba con tocar como él. Me inspiró con su imagen, con sus canciones, con su estilo, con todo… No ha habido nadie como él. En aquel póster llevaba una Fender Stratocaster que siempre quise tener.

¿Qué es lo más importante para ti a la hora de tocar la guitarra: el sentimiento, la técnica, la velocidad o la imaginación?
Pues te diré que combinar un poco de casa una de esas cualidades, pero para mí obviamente lo más importante es el sentimiento y la imaginación. Y eso es algo que un profesor de guitarra no va a enseñarte. Es algo que depende de cada persona y cada uno de nosotros tenemos nuestra propia imaginación. Tengo todos los estudios de guitarra clásica y de teoría musical y puedo leer música, y ese es uno de los motivos por los que acabé haciendo blues desde los doce años. Había estado tocando guitarra clásica durante cuatro y solamente se trataba de leer música de una hoja de papel, mientras que lo que yo quería en realidad era improvisar con sentimiento.

Será tu primera gran gira por nuestro país, así que no sabemos si tienes una comida española favorita hasta ahora…
Giré por España hace dos años, pero esta será una gira mucho más larga. Me encanta la tortilla española. Siempre le digo a nuestro tour manager que paremos, al menos dos veces, durante el camino a la sala para comernos una (risas).