La seducción del caos
Entrevistas / Experience

La seducción del caos

Enrique Peñas — 22-06-2004
Fotógrafo — Archivo

El espléndido “Aujourd´hui, Maintenant” ya tiene sucesor. Haciéndose fuerte en sus virtudes y dejando completamente de lado los momentos más irregulares: en “Hemisphere Gauche” (Labels/Green Ufos, 04) no hay tiempo para el despiste. Su título hace referencia a la parte racional del cerebro, pero en definitiva se trata de música hecha con las vísceras y para las conciencias.

Rock desde la cumbre: el debut de Michel Cloup y los suyos palidece ante la contundencia de esta segunda entrega, en la que las hostilidades se desatan a las primeras de cambio; unos segundos de esa fábula política que es “Resume de futurs épisodes précédents” y ya han atacado al mismo corazón de Francia apelando a la manida santísima trinidad de la Edad Moderna: “Libertad, igualdad, fraternidad”. “Es un valor que se ha perdido. Lo vemos cada día escrito en el dinero, en la entrada de los edificios oficiales, en cualquier parte, pero se ha quedado en palabrería, nada más; y no hay signos que indiquen que esto vaya a cambiar, las cosas no van a mejor”. El que habla es Michel Cloup (letras, guitarra, voz y samples), a quien pregunto en una atropellada mezcla de francés, inglés y español que sólo Widy Marché (guitarra y voz) es capaz de desentrañar. “Hay un claro contenido político, pero el hecho de que seamos un grupo político no es algo casual, sino que tiene que ver con la fuerza de las cosas: nuestras vidas están influenciadas por todo eso y tenemos problemas que derivan de la situación política; es inevitable posicionarse. El problema es que rápido te asignan la etiqueta de rock intelectual, que no sé si nos gusta mucho, aunque comparando con lo que hay en el rock, que no es muy elevado, quizá no esté mal”.

” Nuestras vidas están influenciadas y tenemos problemas que derivan de la situación política; es inevitable posicionarse”

Los mimbres ya los conocíamos, pero ahora el rock experimental de “Aujourd´hui, Maintenant” (Lithium, 01) evita cualquier maniobra de evasión y llega directo e intenso como nunca: “Yo creo que ‘Hemisphere Gauche’ sí es más experimental que nuestro primer álbum; hemos ido más lejos en las dos direcciones: en lo electrónico y la utilización de los samples y también en el rock más directo y más duro”. “Too Much Love”, “Drivin’” (el estribillo de este tema es puro Nirvana) y “Somebody Else But Me” ejemplifican la segunda vía, mirando sin reparos a lo mejor del rock norteamericano. “Nunca hemos renunciado a esa influencia, es la base de nuestra música; pero el hecho de que seamos franceses supone que también tratamos de hacer algo distinto, aportar cosas nuevas y más personales. Y respecto a lo de Nirvana, ya no los han comentado varias veces: es un grupo que nos gusta, pero no es nada consciente”. La primera vía, la de los Experience más distorsionados, la encontramos en el tema que da título al álbum, “Hemisphere Gauche”, en “La Nuit” o en las colaboraciones de los raperos de La Caution Hi Tekk y Nikkfurie en “Resume de futurs episodes précédents” y “Pauvres Petits Occidentaux”, donde Experience no dejan títere con cabeza: “Los americanos comen y los europeos piensan”, resume el otrora líder de Diabologum, que a lo largo de casi cuarenta y cinco minutos se enfrenta a la situación político-social de Francia, Europa y en general de un mundo que ahora contemplan un año después de que se grabaran los diez temas del álbum, cuya publicación se ha retrasado debido a la desaparición de Lithium: “El disco está grabado desde abril de 2003, y lo mezclamos en verano con la intención de sacarlo en octubre, pero tuvimos que esperar seis meses a los nuevos contratos con Labels. Y ahora, en este momento, Europa está en una posición muy mala, así que esperamos que lo que ha pasado en España en las elecciones también se pueda trasladar a Francia, Inglaterra, Alemania, Italia…”. De hecho, un día después de esta entrevista, la derecha francesa sufrió un duro revés en los comicios regionales. ¿Algo está cambiando? Y después de la crisis, la lucha (mental, principalmente); países inertes, jóvenes zombies, la industria compartimentada de “Somebody Else But Me”. “Es algo que vemos desde lejos. La canción habla de los grupos que son programados continuamente en las radiofórmulas y en televisión: r&b, rock, folk, canción, hip hop… todo está demasiado definido”. El final, desolador, es el de “La Nuit”: “La noche, un ruido de fondo resuena ante el embotamiento general, y ese ruido se amplifica con el paso de los años; escucha el sonido de las alarmas”. Antes, en “Too Much Love” decían que ”esto no es una canción de amor”: cómo si pudiera serlo, cómo si se pudieran escribir canciones de amor. Michel Cloup desdramatiza: “Aún podemos hacerlo, el problema es la mayoría de las canciones de amor son muy malas. No, en serio: creo que en este disco hay más espacio para el amor o para el pensamiento positivo que en ´Aujourd´hui, Maintenant´; no creo que sea pesimista, la idea es hacer reaccionar a la gente. La cuestión no es ser optimista, sino conseguir los medios para hacer las cosas y seguir avanzando”.

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.