Hermano de Nacho Vegas y más conocido por ser el batería de Manta Ray, el asturiano Xabel Vegas debuta con las cinco piezas que dan forma a “Canciones sobre traiciones y mentiras” (Mushroom Pillow, 07), un primer paso para tomarse en serio.

A primeros de 2008 llegará su debut en largo, pero hasta ese momento Xabel Vegas y Las Uvas de la Ira presentan ya un Ep de cinco temas, “Canciones sobre traiciones y mentiras” (Mushroom Pillow, 07), que sirve como avanzadilla de un proyecto que mira a la tradición norteamericana, de Bob Dylan a Leonard Cohen y de Woody Guthrie a Pete Seeger, sin olvidarse del presente que escriben Will Oldham o Howe Gelb.

“No me gusta presentarme como el típico cantautor que defiende sus canciones con una guitarra acústica y su propia voz”

“Es una especie de carta de presentación, aunque sean canciones tan diferentes, como ‘La cena’, que es muy acústica, o ‘Nuestra sociedad secreta’, donde hay más electricidad, y a la vez es un poco conceptual, con la idea de las traiciones y mentiras”. Estos, en versión resumida, son los hechos. Los antecedentes hay que buscarlos hace tiempo. “Llevaba varios años planteándomelo, probablemente desde ‘Estratexa’, el penúltimo disco de Manta Ray (Xabel es batería del veterano grupo asturiano y, sí, también hermano de Nacho, con quien las comparaciones serán inevitables); ahí se cubre una parte de mi interés por la música, como una experiencia colectiva y trabajando el sonido de un modo un poco abstracto. Pero también me interesa mucho la parte narrativa, con textos más centrales y personales como vehículo de transmisión de sentimientos y experiencias”. Ése lado es el que queda plasmado aquí, con acento autobiográfico y sin dejar el rock como filiación más clara. “No me gusta presentarme como el típico cantautor que defiende sus canciones con una guitarra acústica y su propia voz, porque suelo decir que para hacerlo de esa manera hay que tener dos características: una buena dosis de valor y gustarse mucho a sí mismo. Y yo ni lo uno ni lo otro: soy más bien cobarde y me gusto poco, así que desde el principio tenía claro que quería que se hablase de mí más como un escritor de canciones de rock”.