“Que la gente todavía se preocupe por Super Furry Animals es increíble”
Entrevistas / Gruff Rhys

“Que la gente todavía se preocupe por Super Furry Animals es increíble”

Raúl Julián — 02-06-2021
Fotógrafo — Archivo

Hace ya tiempo que Gruff Rhys encontró su camino al margen de Super Furry Animals, en canciones resplandecientes y algo psicodélicas como las incluidas en “Seeking New Gods” (Rough Trade/Popstock!, 21). Un nuevo álbum que vira en torno a la historia mitológica de una montaña, con ese pop vistoso, algo barroco, imaginativo y de efecto balsámico marca de la casa. Contactamos con el amable galés para saber más acerca de su brillante nuevo disco en solitario.

La línea argumental de “Seeking New Gods” (Rough Trade, 21) vira en torno a la mitología de una montaña ¿De dónde vino esa idea y cómo llegó a convertiste en un álbum completo?
Cuando comencé a trabajar en el álbum tenía algunas canciones que contenían muchos hechos históricos e información sobre la mitología. Pero esas canciones no sonaban del todo bien: sentía que eran demasiado académicas y no tenían sentimiento. Parece una locura, pero el disco solo comenzó a funcionar cuando empecé a imaginarme a mí mismo como la montaña. Desde ese momento, empecé a escribir canciones que te hacen sentir y no pensar.

“Supongo que estoy obsesionado con las melodías”

El disco se abre con tres canciones monumentales y que forman una especie de todo: “Mausoleum Of My Former Self”, “Can’t Carry On” y “Loan Your Loneliness” ¿Tuviste siempre claro que debían ir juntas? ¿Qué puedes contarnos acerca de estos temas?
En realidad las puse juntas por motivos musicales y no conceptuales, solo por su aspecto, pero me gusta el flow que tienen esas canciones e ideé un dron de sintetizador de cuerdas Solina para unirlas. “Mausoleum Of My Former Self” es, supongo, una canción sobre el envejecimiento; en términos humanos y geológicos, “Can’t Carry On” trata sobre la lucha perpetua, y en “Loan Your Loneliness” utilizo un volcán solitario como metáfora de la soledad humana.

En el otro extremo estaría la pieza que cierra el disco (y otra de mis favoritas): “Distant Snowy Peaks” es un final épico, precioso y emocionante ¿Tenías claro que debía ser el tema que cerrase el disco?
Sí, solo podía ser una canción de cierre. Es un mantra basado en las teclas negras pentatónicas del piano, una especie de bucle sin fin influenciado por la música ambiental electrónica.

En la reseña de “Seeking New Gods” afirmaba que éste es un álbum de canciones resplandecientes y un tanto psicodélicas, con ese punto folk encantadoramente lisérgico y pasajes de colores intensos ¿Qué tipo de álbum querías hacer?
Sí, es un álbum muy saturado y colorido; esta vez era importante para mí hacer un álbum coherente. Así que, para ello, utilicé una paleta de instrumentos muy simple que no varía demasiado a lo largo de todo el álbum. Y está todo enlazado por el zumbido del sintetizador Solina.

¿Qué tipo de sentimientos querías despertar en el oyente? Lo digo porque el disco funciona como bálsamo y alivio en estos tiempos duros que estamos viviendo…
Quería crear un sentimiento que evocara otra época, posiblemente en el pasado pero tal vez en el futuro… una especie de nostalgia por el futuro.

“El disco solo comenzó a funcionar cuando empecé a imaginarme a mí mismo como la montaña”

“Seeking New Gods” tiene una riqueza instrumental asombrosa ¿De dónde procede toda la orquestación del álbum? ¿Qué colaboraciones hay en el álbum y cómo encajan en las canciones?
La banda que toca en el disco es increíble. Kliph Scurlock, el batería, tocó con The Flaming Lips durante muchos años; Steve Black, el bajista, es un artista en solitario por derecho propio; lo mismo que Sweet Baboo que también toca en todos los álbumes de Cate Le Bon; Osian Gwynedd está al piano y tiene su propia banda llamada Boi; Lisa Jên y Mirain Haf cantan armonías y están en una banda llamada 9 Bach. Los metales fueron interpretados por Gavin Fitzjohn, que tiene su propia banda llamada 299. Grabé principalmente en el estudio ‘Rancho De La Luna’ en Joshua Tree, pero también grabé tres canciones y overdubs con el productor Ali Chant en Bristol, y voces adicionales con Llion Robertson de la banda Cotton Wolf en su casa en Cardiff, antes de mezclar el disco con Mario Caldato JR.

Y creo que también hay algún tipo de colaboración con la BBC.
Estoy organizando eventos de escucha del álbum con sonido envolvente, utilizando la tecnología de la BBC para agrupar computadoras y teléfonos en grupos que envían diferentes señales; esto funcionará a nivel internacional, así que mantén los ojos y oídos bien abiertos para enterarte de estos eventos; serán muy divertidos y puedes escuchar mezclas envolventes y completas de las canciones en tu casa.

¿Qué dirías que hay en este disco que no esté en ningún otro álbum de Gruff Rhys? Algo absolutamente novedoso con respecto a obras previas… ¿Te afectó la pandemia en la composición del álbum?
Terminé el álbum antes de la pandemia, así que no me vi involucrado con ese tema. Se grabó principalmente en octubre de 2018 y se mezcló en agosto de 2019, pero musicalmente lo siento como algo nuevo, ya que he podido refinar el sonido hacia algunos componentes simples que fluyen mejor juntos ¡O eso espero!

En “American Interior” (Turnstile, 14) buscaste tus orígenes siguiendo el rastro de uno de tus antepasados ¿Dirías que más fácil escribir con una trama predefinida y trabajar en torno a eso?
A veces resulta agradable ese cambio derivado de escribir sobre un tema diferente. La mayoría de mis discos únicamente se involucran en mis pensamientos internos, por lo que a veces romper la intensidad escribiendo sobre un tema específico resulta un descanso agradable.

“El truco para que esto siga siendo interesante es dejar algún elemento al azar”.

Con este disco demuestras (una vez más) que eres un auténtico orfebre del pop ¿Qué cualidades crees que debe tener necesariamente el “pop” como estilo?
¡Gracias! Supongo que estoy obsesionado con las melodías. Algunas personas están obsesionadas con el ritmo, que también me interesa como ex batería, pero me encanta la forma en cómo una melodía edificante puede levantarme el ánimo, cambiar mi existencia y mi día.

Cuentas ya con quince años de reconocible carrera en solitario ¿Cómo ves esa trayectoria con la perspectiva que suele dar el tiempo?
Supongo que no lo considero una carrera, pero me siento muy afortunado de haber podido hacer todos estos discos ¡Todos son postales de esos períodos de mi vida y de mi forma de documentar estos últimos años!

También conseguiste ese logro con tu grupo: era muy fácil reconocer la música de Super Furry Animals ¿Cómo consigue un artista una identidad creativa tan personal?
Bueno, supongo que todavía estoy tratando de refinar mi música y huir de mis influencias. Una banda es muy diferente, ya que está más allá del control total de cualquier persona y puedes llegar a conclusiones que nadie podría haber imaginado. Si bien los discos en solitario son una forma de documentar exactamente cómo quieres sonar, supongo que en esa situación el truco es dejar algún elemento al azar, para mantenerlo interesante en todo momento. En cuanto a si tengo una identidad creativa… como a menudo trabajo instintivamente ¡para mí es difícil juzgarlo!

Por cierto, seguimos (y siempre seguiremos) esperando un regreso de Super Furry Animals, así que tengo que preguntarte al respecto ¿Volverán Super Furry Animals algún día? El grupo ya tiene el estatus de “banda de culto”…
En este momento estamos haciendo arreglos para lanzar algunas reediciones; es increíble que la gente todavía se preocupe por la banda y escuche las canciones. Estar en una banda es muy divertido, pero también muy difícil. Así que es hermoso cuando la gente todavía aprecia aquellos discos que hicimos.

La industria de la música ha cambiado mucho desde la década de los 90, cuando empezaste con el grupo, hasta ahora ¿Cómo crees que cambiará el negocio después de la pandemia mundial que hemos sufrido?
Si nos referimos a los nueve discos de Super Furry Animals, todos ellos fueron lanzados antes de que apareciesen las redes sociales, así que creo que en ese sentido tuvimos mucha suerte. Me preocupan más las canciones que la industria, pero creo que la Covid habrá ayudado a adaptarse con mayor rapidez a una mentalidad más ecológica y en la que los músicos no necesitaremos viajar tanto. Creo que ir de gira para hacer conciertos es algo justificado, pero tal vez ya no necesitemos viajar para, por ejemplo, cada entrevista o sesión de radio.

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.