"Este proyecto es más como un recuerdo de mi infancia musical"
Entrevistas / Antemasque

"Este proyecto es más como un recuerdo de mi infancia musical"

Nacho Serrano — 07-01-2015
Fotógrafo — Archivo

Pase lo que pase, Omar Rodriguez-Lopez y Cedric Bixler Zavala acaban siempre juntos. Tras unir fuerzas en At The Drive-In, DeFacto y The Mars Volta, ahora exploran nuevos terrenos en “Antemasque” (Caroline/Music As Usual, 14), el debut de la banda del mismo nombre.

Omar y Cedric, Cedric y Omar, ese par de locuelos impetuosos. Disolvieron The Mars Volta presuntamente de mal rollo, y a los pocos días anunciaron que ya estaban de vuelta, pero con otro nombre. En cuanto se supo que Flea (Red Hot Chili Peppers) participaba en el proyecto los periodistas fuimos raudos a por las teclas de la palabra supergrupo, pero Antemasque enseguida lanzó un comunicado aclarando que sólo fue un músico de grabación. “Sí, nos dejó trabajar en su estudio y tocó el bajo en todas las canciones del disco. Cuando terminó se fue a Malibú a grabar el nuevo disco de los Red Hot, pero nos dejó las llaves para que termináramos. Es un tío cojonudo”, dice Omar al teléfono. Una pena, pero entonces, ¿quién es el bajista del grupo? “En la gira vamos con mi hermano Marfred”, cuenta este habilísimo guitarrista, mientras intenta explicar cómo es que al final son prácticamente los mismos miembros que The Mars Volta al contar con Dave Elitch a la batería. “Todo fue muy natural, muy orgánico. Aunque no me guste emplear esta palabra, que parece que se ha puesto de moda, es verdad. Un día quedamos para vernos en el estudio, alguien llevó un riff o una letra, y nos pusimos a tocar como siempre hacíamos”.

Pero en el ambiente del local soplaban vientos de cambio, y de ahí el nuevo concepto Antemasque. “Cedric y yo ya tenemos nuestro propio lenguaje, pero es cierto que esta banda tiene mucho de reacción ante The Mars Volta. Canciones cortas en lugar de larguísimas, sencillas y pegadizas en lugar de complejas y densas. Todo esto son detalles superficiales que si los sumas, aunque sigas hablando el mismo lenguaje, te dan como resultado algo muy diferente”. De ahí lo de abrir el disco con “4 AM”, un tema que deja todo esto bien clarito. “Sí, es una declaración de intenciones, porque para nosotros es la canción más pegajosa (estamos charlando en castellano) del álbum. Tiene, también, un punto de nostalgia, de mirar al pasado, es como encontrarte con un viejo amigo”. Que cada uno lo interprete como quiera. Pero es difícil no pensar en que se refiere a At the Drive-In. “No lo sé –dice Omar-, para mí es más como un recuerdo de mi infancia musical, cuando descubrí el punk, iba con el patinete y me flipaban los videos de skate”.

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.