Madrid. Interior. Día. Diez de la mañana. Cuatro datos que al cruzarlos con las palabras música y electrónica parecen evocar un after antes que una entrevista. Pero no, la realidad es que Mondo Sonoro es el primer medio con el que le toca charlar a Roosevelt en un céntrico hotel de la capital. El lobby es el lugar en el que nos citan con Marius Lauber, el ser humano que opera bajo el citado alias. El productor, compositor y DJ ha publicado Young Romance (City Slang, 2018). Un trabajo concebido en su nuevo y flamante estudio de Colonia (Alemania), en el que pasa la mayor parte del día. Quizá, por eso, las historias que cuenta “ocupan un lugar prioritario” y llega a afirmar: “Es increíble lo bien que me siento como escritor de canciones”.


Has contado con  Chris Coady (Beach House, Grizzly Bear) como para producir el disco. ¿Cómo fue el proceso de trabajo su estudio de Los Ángeles?
Gran parte de las grabaciones del disco ya estaban hechas así que fui a terminar canciones. Chris ha trabajado con Grizzly Bear o Beach House; por lo tanto está acostumbrado a trabajar con bandas. Lo que me gustó de él fue que no me trató como un artista o productor de electrónica, sino como si fuera un grupo; lo cual trajo consigo una parte más tridimensional. Es como si trajera la mezcla a la vida.

La única colaboración del disco es con Washed Out en el tema Forgive. ¿Cómo surgió la oportunidad de trabajar juntos?
Le envié un email diciéndole que era muy fan y si se imaginaba cantando Forgive. Me dijo que sí, que estaba al tanto de mi música, que le gustaba lo que hacía… Algo que a mi me sorprendió. Él me influyó mucho allá por 2010 o 2011, justo cuando empezaba mi carrera.

En este disco pareces abandonar la oscuridad del club y abrazar fuerte la luz del día…
Fue una decisión inconsciente. No me senté a pensar y dije “voy a ir a por esta sensación”. Definitivamente he conseguido un sonido más brillante. Las raíces continúan siendo electrónicas y se basan en sintetizadores. Pero sí, estoy de acuerdo en que los son menos crípticos. Sentía que este era el paso correcto que dar y con el que avanzar en la electrónica.

¿Qué has aprendido de tu faceta de DJ?
Entiendes mejor la parte física y corporal de la música y la energía que ello conlleva. Todavía, de vez en cuando, sigo ejerciendo como DJ. Hace poco estuve pinchando en la Razzmatazz de Barcelona.

Este disco se llama Young Romance. ¿Hace honor a un sentimiento emocional del pasado, a un estado mental o a un concepto bajo el que trabajar?
Era un título que iba muy bien con las canciones que había escrito. En un punto estuvo pegado a mí porque en todas las canciones hablaba sobre amores de juventud desde diferentes perspectivas cuyo denominador común eran el mismo tipo de sentimientos. Al principio solo fue un título, un tema con el que empecé a trabajar pero al final del proceso se convirtió en un sentimiento.