“En este disco he intentado que quede muy claro que sí, que es funk, pero que soy un productor de rap”
Entrevistas / R De Rumba

“En este disco he intentado que quede muy claro que sí, que es funk, pero que soy un productor de rap”

Sergio Falces — 02-12-2020
Fotógrafo — Gustaff Choos

Con el funk primigenio como hilo conductor pero un resultado final de quien escucha muchos más ritmos. Con ‘Funk Experience’, R de Rumba, DJ de Violadores del Verso, vuelve a dejar claro que rapea con las manos. En este caso, además, junto a las del multiinstrumentista Carlos Porcel.

La música negra impregna un álbum que sirve de culto a los clásicos. Sucede en lo sonoro aunque llegados al corte final, ‘El protector está de vuelta’, aparecen citados varios nombres inspiradores de todo. Homenaje al funk en toda regla.
Pues sí. Por si no quedaba suficientemente claro. Me apetecía dejar constancia con nombres y apellidos de cuáles son algunos de los grupos y solistas que nos flipan. Si este disco les ha gustado, que escuchen los grandes clásicos que van a flipar. Nos consideramos gente con cierto criterio para transmitir esa info al gran público con inquietud musical. Imagínate a alguien que le gusta Erykah Badu o Beyonce, por ejemplo, y que nunca ha oído hablar de Al Green o Minnie Riperton. Va a flipar. Ahora con todo el streaming digital es muy fácil escuchar cosas.

Conociste al músico Carlos Porcel hace cinco años en Alicante, donde resides en la actualidad ¿Fue amor a primera conversación musical? (risas)
(Risas) La verdad es que nos conocimos y fue rápida la conexión. Él controlaba de mi mundo del rap y yo del suyo del jazz-funk. Las ganas y actitud que tenía influyeron mucho. Hablar con músicos siempre es muy gustoso e instructivo. Te abren la mente mucho y más si eres como yo un preguntón. Influye mucho que Carlos es un buen tipo y un musicazo.

“En este proyecto el terreno de un músico y el de un sampleador es muy parecido”.

Supongo que desde el momento en que Porcel y tú contraéis matrimonio musical asumís que el primer disco va a ser orgánico y cibernético, con instrumentos y con bases ¿Ha habido alguna ‘batalla’ para ver quién se llevaba más el sonido a su terreno? (risas)
(Risas) No ha hecho falta. Estaba claro que el disco iba a estar lleno de samplers sí o sí. Lo que no estaba tan claro era si iba a ser tan acústico. Al final las canciones mandan y pedían mucho instrumento tocado y así ha sido. Porcel lo tenía más claro desde el principio, yo no tanto. En este proyecto el terreno de un músico y el de un sampleador es muy parecido. Solo hay que saber controlar los egos y tener claro que esto era una dictadura con cierta libertad controlada (risas). Realmente creo que Porcel ha aportado y hecho todo lo que ha querido. Está claro que no podíamos hacer solos de cuatro minutos como a él le hubiera gustado (risas). Eso lo dejamos para el “Jazz Experience”.

Entiendo que si esta referencia ha tardado todo un lustro en salir es porque no has dado a basto en todo este tiempo.
La verdad es que nos lo tomamos con bastante calma. Quitando 2019, que no giré, llevaba desde finales de 2016 con Kase.O a saco. En 2017 estuve con Sho-Hai haciendo su último disco. Eso no te deja mucho tiempo entre semana para poder currar y centrarte en algo. También me gusta dedicarme a mi familia, los pocos días entre semana que estás en casa mola pasar tiempo con ellas. Realmente empezamos a jugar en 2016, pero hasta 2019 no nos pusimos a acabar los temas de verdad y moldear todo.

De primeras, ‘Funk Experience’ es funk primario, con sonido setentero. No engaña. Pero no hay que tardar mucho para reconocer ritmos que van más allá.
Si, está claro que el rollo quería que fuera retro pasando por la visión de un productor de Rap clásico. Pero vivo en el mundo y escucho mucha música guapa actual. No todo es mierda en la actualidad, no soy de los anclados en el pasado. Escucho de todo. Pero mi objetivo nunca ha sido sonar actual o a la moda. No me interesan mucho las tendencias, el borreguismo, el estar en la onda, las fórmulas.

Hay colaboraciones cercanas que, hay que reconocerlo, han dejado una marcada huella sonora en el disco. Les habéis dejado protagonismo. Hablo de Sho-Hai, Xhelazz, Sholo Truth, Kase.O y Santiuve.
Si, así es. He querido que los que colaboraran estuvieran muy a gusto y dentro de la atmósfera funk se sintieran muy partícipes. También sé perfectamente en qué ambientes se sentían cómodos y todo eso. Los conozco muy bien. Además, han colaborado un buen puñado de músicos de aquí y de allá como Gonzalo Palacios, Andrés López, Stewe, Ramón Riera, Berbin, Chino Palomera, Klau y EliOne.

“No todo es mierda en la actualidad, no soy de los anclados en el pasado”.

En el primer single, ‘Viva el funk’, toda una declaración de principios, ha estado presente el desaparecido Rebel. No podía faltar aquí como no ha faltado nunca en los discos de Violadores del Verso.
Sí, el Rebel siempre está y estará presente. Le hubiera encantado el disco, lo sé. Todos nos hemos criado más o menos con el mismo sonido. Hemos pasado horas de viajes escuchando el mismo rap y funk. Este trabajo debería sonar un poco a Violadores del Verso funk aunque sea sin querer. Podríamos haber hecho una grabación más hardcore funk, más Violadores, más rapper, pero tampoco se trataba de eso. Tenía que haber ambientes de baile, más decoración, no tanto minimalismo. Se trata de un disco muy abierto dentro de lo especializado que es.

Nombras mucho a George Clinton como referente del funk. Fue uno de los artífices del sonido funk de los 70s y, a la vez, en el rap se han utilizado multitud de bases suyas.
Sí, para mí George Clinton es un referente de muchas épocas. Siguen saliendo discos actualmente de muchos rollos que están inspirados en Parliamente o Funkadelic. Ya sean de soul, r´n´b o de rock. El universo Clinton y su influencia son comparables a The Beatles. Sin ninguna duda. En el rap ya es muy descarado y nunca nos hemos cortado en reconocerlo. No solo musicalmente, si no en actitud también: “Me la suda todo, hago lo que quiero, como quiero y cuando quiero”. En el rap hemos mamado mucho del sonido funk de todos los palos. De su crudeza y de su pegada e incluso de su sofisticación. En este disco he intentado que quede muy claro que sí, que es funk, pero que soy un productor de rap y que eso es lo mío.

En el S. XXI debe ser complicado darle el sonido retro a un disco como este y, de repente, tener que adaptarlo a cómo suena Spotify, con todo lo que conlleva, como altavoces poco adecuados para la escucha y cosas así.
Yo mezclo mis discos como si los oyentes lo fueran a escuchar en unas cajas de puta madre aunque tengo mis altavoces cutres para ver que todo va bien y también suena. La verdad es que es una pena currarnos buenas mezclas para que la gente acabe escuchándolas en un altavoz de 1” de cono, si llega (risas). Mis mezclas son híbridas, parte digitales y parte analógicas, aunque la suma final de máster es analógica. Todo el proceso de diferentes formatos se hace en el mastering. Al trabajar en digital, se mezcla con los estándares de calidad más altos y luego se hacen transfers para cedé, para vinilo y para el streaming digital. En nuestro caso curramos con Javi Roldón de Vacuum Mastering, estudio de Zaragoza.

Habéis sacado, incluso, algún vinilo de 7”.
El single ‘Gordo Funk’ lo hemos editado en ese formato con una cara B inédita. El disco sale en cedé y en doble vinilo con un bonus track extra. Y, por supuesto, en todas las plataformas digitales. Me gustaría sacar algún single más en 7” pero eso lo iremos viendo.

“No me interesan mucho las tendencias, el borreguismo, el estar en la onda, las fórmulas”.

Pasan por mi mente directos de presentación de ‘Funk Experience’ en distintos formatos y todos me gustan. Correspondiéndose al propio espíritu del disco, entiendo que habrá músicos y bases.
Sí, claro. Con este álbum podemos ir solo Porcel y yo o juntarnos con cinco músicos más y liar una guapa. Por ahora, y con los tiempos pandémicos que corren, lo llevaremos a cabo solos: disc jockey y secuencias junto músico multiinstrumentista. A lo mejor nos podemos echar una cabra y llevarla con nosotros. Porcel tiene siete, te lo juro.

¿Puedes avanzar ya alguna fecha de presentación confirmada?
Teníamos unas fechas ya reservadas en febrero del 2021 para hacer unas presentaciones por España, pero ya sabéis, fuck covid. Ya veremos como va todo. Estoy deseando salir a tocar.

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.