“Este disco marca un antes y un después muy claro, es la reconciliación con mi yo pasado”
Entrevistas / Elem

“Este disco marca un antes y un después muy claro, es la reconciliación con mi yo pasado”

Pablo Ferrer — hace 1 mes
Fotógrafo — Jaime Oriz

La compositora, intérprete y vocalista zaragozana alza el telón de su carrera con un disco hechicero. Laura Cebrián es hija de Alfonso, cantante, y sobrina de Luis, músico y maestro de ceremonias, pero es sobre todo Laura: vocalista, compositora, pedagoga, soñadora, intérprete musical y, desde luego, artista. ‘Lapso’ es su primer trabajo discográfico, seis canciones que firma como Elem, el nombre con el que arranca de manera decidida una carrera profesional que se adivina emocionante.

“La pasión por la música” -explica Laura- “viene de familia; desde los 6 años he visto cientos de bolos de mi padre, en casa siempre había música, mi tío Luis con Nubosidad Variable y aquellas versiones de U2… en el colegio teníamos alternativas a la clásica flauta y con 8 años me consiguieron un tecladito, con el que sacaba canciones de oído. Luego llegó un teclado mayor, las pruebas del conservatorio, la formación clásica… tenía 15 ó 16 años y todavía no me había lanzado a cantar”.

El coro del conservatorio desveló el potencial de la voz de Laura, pero hasta los 21 ó 22 (tiene 26) no se atrevió con lo de cantar a pleno pulmón. “No tenía muy claro que pudiese hacerlo, la verdad. Mi primo tiene un estudio casero y me propuso grabar una canción; cuando la enseñé en familia, me dijeron que tenía buena voz, pero con mi padre y mi tío como referencias me sentía pequeñita. Lo de componer ha llegado después, en los dos últimos años; había hecho cosas melódicas para piano en el conservatorio, pero no canciones”.

Laura propaga ahora las enseñanzas recibidas de muchas maneras: es maestra en la Escuela de Música de Cuarte y varios colegios. Un día se animó a grabar versiones (no ‘copies’: revisiones con alma) en su YouTube, amén de también algún tema propio. En el verano de 2018, impactada al verla en la banda sonora de ‘La casa de papel’, se animó con ‘Bella Ciao’; su versión lleva casi medio millón de reproducciones. “Ya conocía la canción, pero es verdad que me apeteció darle una vuelta y hacerla en español; me sorprendió toda la repercusión que ha tenido. También se ha visto mucho la del anuncio de Estrella Damm; eso ha hecho crecer mi canal del YouTube, y así los que entraban se han animado a curiosear en mis canciones. Es una gran herramienta”.

“Desde los 6 años he visto cientos de bolos de mi padre, en casa siempre había música, mi tío Luis con Nubosidad Variable y aquellas versiones de U2…”

La puesta de largo definitiva en directo va a ser el 12 de diciembre, a las 21.30h, en el Rock&Blues de Zaragoza. Con toda la banda apoyándola. Lapso tiene 6 temas, todos propios de Elem; se presentó ante los medios, público del sector musical aragonés y el círculo más íntimo de Elem (familia, amigos, colaboradores) el pasado mes de noviembre, en el hotel Reino de Aragón. Allí tocó 4 canciones en formato básico, y se desveló su trabajo, nutrido por las imágenes de Jaime Oriz, el estilismo de Miriam Doz, el ‘packaging’ y libreto de Omnia Estudio Creativo que también ha diseñado el logo de una cebra para ella- y el apoyo en la comunicación de Jorge San Martín y su tío Luis. El disco se grabó entre la primavera y el verano de este años en Estudios Séptimo Cielo, con Chechu Martínez al timón y el apoyo (instrumental y en la propia producción) de Marcos Ferrer, David Celorrio, Raúl Baquedano y Chabi Benedé. El ‘mastering’ ha corrido a cargo de Vacuum.

Con ‘Lapso’ cristaliza un esfuerzo catártico. “Este disco marca un antes y un después muy claro. Lo del miedo escénico ha sido extremo para mí, con crisis de ansiedad y hasta desmayos, se me nublaba la vista tocando el piano. Un día subí al escenario con mi padre y, aunque temblaba como una hoja, conseguí sacar adelante una canción a medias; otro día probé con mi tío Luis, fue bien y ya acabé cantando sola en el Rock&Blues. En la portada del disco abrazo a un maniquí, algo que interpreto como la reconciliación con mi yo pasado; es un ‘aquí estoy, lo he superado, puedo mostrar mis canciones sin miedo’. En la estética hay una referencia clara a Bowie, que para mí es una inspiración”.

Más: Elem

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.