“Peores cosas pasan en el mar” es el tercer álbum del proyecto con más trayectoria de Pepo Márquez, que estrena banda y abandona Acuarela para autoeditarse en su propio sello, Gran Derby. Diez canciones crudas, grabadas en analógico y en castellano, para explicar con sinceridad abrumadora cómo se renace tras una ruptura sentimental.

Nada de lo que Pepo Márquez ha hecho hasta hoy en y por la música (antes Garzón y Grande-Marlaska; ahora también Buena Esperanza, Nine Stories y Gran Derby Records; mucho antes, promover conciertos deficitarios) ha sido una apuesta por el caballo ganador. “Un día supe que The Secret Society nunca seríamos el grupo de moda. Me puse triste durante diez minutos, luego me alegré: eso me permitiría avanzar en las direcciones que me apeteciese y cuando quisiera. Mi única obsesión ha sido huir de lo banal, evitar la frivolidad en todas las canciones y actividades que han tenido que ver con el grupo. A día de hoy miro hacia atrás y veo que el camino recorrido tiene ya cierta relevancia en mi vida y que todo lo que hemos hecho ha sido por los motivos correctos. Hemos hecho lo que hemos sabido”. Ahora que se estandariza la soledad del hombre orquesta, que compone y graba en la intimidad de su ordenador, The Secret Society ha dejado de ser un proyecto unipersonal para convertirse en una banda formada por Nacho Ruiz (Nine Stories), Javier Martínez (Urbason, Súperpez) y Paula Sánchez-Lafuente (Allfits). Aunque “sólo funciona cuando tengo canciones nuevas. No sería lo mismo sin ellos, pero ellos no serían The Secret Society sin mis canciones. Lo tomo como un negocio en el que el mayor beneficiado, sin duda, soy yo”. Serán teloneros de Rocky Votolato en Barcelona (28 de noviembre), Madrid (29), Ourense (1 de diciembre) y Bilbao (2), pero con Pepo en solitario o acompañado por Nacho. “No habrá gira de The Secret Society. España no necesita otro grupo frustrado recorriendo cientos de kilómetros en furgonetas prestadas o alquiladas, ni nosotros perder tiempo, dinero y salud en perseguir una ilusión adolescente que nunca ha existido. Tocaremos conciertos puntuales y bien escogidos. No haremos nunca más el idiota. Iré con el resto cuando así lo quieran ellos o cuando las circunstancias nos lo permitan”. En estos tiempos en los que encontrar un sello se ha convertido en misión imposible, Márquez abandona su discográfica de siempre, Acuarela, para lanzar Peores cosas pasan en el mar” bajo su etiqueta, Gran Derby. “Crear mi propio sello es suficiente motivo. Imagínate que construyes una piscina en tu jardín pero luego solo te bañas en la del vecino. Es un poco feo, ¿verdad?”. Tan verdad como que nueve de las diez canciones que figuran en este álbum, cantado íntegramente en castellano, son vivencias personales después de una ruptura sentimental. “Al principio parece muy triste, luego malencarado y al final se descubre como un disco de superación personal absoluta. Es la culminación de un proceso. Siempre he tendido a dividir mi vida en períodos: el tiempo del colegio, el del instituto, el que viví en esta ciudad… Este disco me ha ayudado a delimitar y documentar uno muy concreto en el que he aprendido mucho y he visto marchar física y emocionalmente a gente importante para mí. Mis amigos han sido cruciales para llevar a cabo lo que tenía en la cabeza. No ha sido doloroso, para nada. No ha habido dramas. De hecho, ha sido un viaje sorprendente y, por momentos, irrepetible”. La décima es un homenaje al Guernica y “un intento de demostrarme que podía escribir de algo que no tuviera que ver conmigo”, inspirado por la última entrega de PJ Harvey. Pepo no tiene miedo a descubrirse: “sólo a cantar de algo que no sea verdad o que no me crea. Lo demás no me importa en absoluto. Nadie me va a conocer mejor por aprenderse mis letras”.
Musicalmente hablando, este disco es el más crudo en la carrera de The Secret Society y su sonido responde a métodos en peligro de extinción. “Ninguna decisión técnica nos ha llevado más de treinta segundos. Grabamos en una sala de madera [en Estudio Brazil, con Javier Ortiz y Marcos Bandera], todos juntos, la canción entera. Cuando pensamos que la interpretación está bien y que podemos vivir con los errores, pasamos a otra canción. El otro día vi una foto de Antonio Luque grabando guitarras delante de un portátil y pensé ‘Joder, qué situación más dura’. Yo no lo he hecho así en mi vida. Y no hay planes de que eso vaya a cambiar”. A propósito, en estas nuevas canciones se esconden algunas sorpresas como un sample de Eminem o la colaboración de Alondra Bentley (en “Cuídate, cowboy!”).