Con solamente cuatro temas, el trío barcelonés Egosex se ha convertido en uno de los secretos mejor guardados de la escena de la ciudad de Barcelona. Sus canciones fluyen con total libertad y su directo atrapa desde los primeros instantes. Tras ganar el concurso Bala Perduda y actuar en el Primavera Sound, encaran una nueva etapa que, sin lugar a dudas, dará qué hablar.

Cuatro temas hasta el momento, todos manteniendo una línea muy coherente y clara sobre vuestro sonido. ¿Cuándo habrá material nuevo?¿Se mantendrá en vuestra línea?
Tenemos pensado lanzar los próximos singles a partir de septiembre. Seguiremos con la misma estrategia que hemos llevado a cabo hasta el momento. De momento nos gusta el formato single, nos da libertad total a la hora de plantear una nueva idea musical y/o visual. Son pequeñas metas que nos gusta tener para afrontar los deadlines internos que nosotros mismos nos marcamos y así seguir un ritmo constante de trabajando tanto musical como artístico. Ahora mismo estamos elaborando nuevas composiciones. Nos sentimos muy bien con nuestro continuo work in progress. Seguimos experimentando y explorando nuevos sonidos, siempre dentro de nuestro trance jungle blues y queremos ofrecer de cara a la nueva temporada, canciones y propuestas nuevas.

¿Me podéis contar algo sobre el proyecto Spirit Man & The Machines? ¿De qué se trata exactamente?
Es una serie musical de ciencia ficción que nos sumerge en el mundo Egosex/Wekafore. Te acerca a la ideología y estética de nuestra música, componentes de la marca Wekafore en una historia. Sería nuestra propia versión de un videoclip. El público nos ha pedido en varias ocasiones que saquemos videoclips, más canciones, un álbum… Creemos que con Spirit & The Machines se entenderá nuestro rollo. Cada capítulo nos servirá para presentar una de nuestras canciones. Desde el principio los tres estuvimos de acuerdo en que el formato convencional no era el camino a seguir. Aprovechando nuestra experiencia en dirección de arte y moda, vimos que se podía crear una forma de presentar nuestra música, respetando el ritmo de los singles, y mostrando el universo visual de nuestras composiciones sin caer en el típico videoclip. También es una oportunidad para colaborar con otros artistas, directores, estudios y productoras y que interpreten el imaginario y el mundo Egosex desde otros puntos de vista.

Es muy habitual que resumamos la propuesta de un grupo o un artista en una etiqueta simple. Vosotros habéis soltado varias veces que lo vuestro es “trance jungle blues” por las diversas influencias que colisionan en vuestra música, pero da la impresión de que es una forma de evitar el etiquetado inmediato y básico por parte de la crítica. ¿Es así?
Sinceramente preferimos que no nos encasillen en ninguno de los géneros tendenciosos o que nos etiqueten en géneros en los que no nos sentimos identificados. Creemos que estamos haciendo una música muy personal y por lo tanto quien mejor que nosotros para definir lo que hacemos. Pensamos que es mejor crear y darle nombre a un estilo, que intentar copiar o interpretar otros estilos que ahora venden y por lo tanto hay millones de grupos que siguen esta tendencia, hay más competencia y es más complicado despuntar. Nuestro trance jungle blues es nuestro, y lo manejamos como queremos. Es un denominador común, es la sinergia que confluye entre nuestras referencias musicales, nuestros gustos y nuestras distintas personalidades. Sólo nosotros podemos decidir qué entra dentro de este género y qué no. Eso nos da una libertad total para crear.

En MondoSonoro, escribí sobre vosotros que erais una mezcla entre The Blaze, Jungle y los Darkside de Nicolas Jaar. Vosotros decís que tenéis los tres influencias muy variadas, pero me gustaría saber cuál fue la primera referencia que usasteis entre vosotros para apuntar luz sobre el camino a seguir.
Una de las primeras referencias que surgió fue Darkside. Vimos que el formato y el sonido guitarra vs electrónica era muy parecido al que estábamos trabajando Lluis y Hug, tanto Harrington como Jaar son grandes compositores y productores. Han sido una clara influencia para nosotros y tenerlos en cuenta y estudiar sus composiciones nos han ayudado a desarrollar nuestro sonido. Aparte de ellos, también destacaremos a Jungle. Para Weka ha sido un referente desde el primer momento que empezamos a crear. La mezcla de esas dos influencias, el blues y la electrónica confluyeron, y nació lo que nosotros llamamos trance jungle blues todo pasado por el filtro Egosex.

Aunque solamente hemos podido escuchar estas cuatro canciones, es evidente que la carga espiritual tanto de las composiciones como del directo es fundamental en vuestro universo. ¿Dónde tiene sus raíces y cuáles son las intenciones de esa relación?
Queremos explorar la espiritualidad africana, sus matices. Nuestra intención es contextualizar esta espiritualidad en el presente e ir más allá explorando la manera de representar y conectar con esta parte primitiva de nuestra conciencia a través de herramientas contemporáneas. La guitarra eléctrica de Hug, la percusión electrónica de Lluis y la voz de Weka desde el micrófono.

Fuisteis los vencedores del concurso Bala Perduda, pero os hemos podido ver en concierto en otros sitios. Diría que sois un grupo que se ha ido haciendo un nombre en la escena barcelonesa gracias a los conciertos. ¿Nació Egosex antes como proyecto de estudio?
Nos gusta mostrar lo que hacemos al público, disfrutamos con el directo y desde el primer momento teníamos claro que queríamos salir y pisar los escenarios. Durante este año la verdad es que hemos tocado bastante, sobre todo por Barcelona y nos hemos encerrado durante muchas horas en nuestro estudio para crear el repertorio que estamos presentando actualmente. Ahora tenemos ganas de salir, presentar nuestro proyecto en otras ciudades de la península y sobre todo salir fuera de España.

Está muy claro que tenéis una puesta en escena muy interesante y que busca desmarcarse de lo que vemos habitualmente sobre el escenario. ¿La intención es continuar siendo tres?
Este formato nos funciona y nos sentimos a gusto con él. Los tres nos entendemos muy bien en el escenario, en el estudio y en la calle. Esto hace que todo fluya con facilidad. Ahora mismo estamos en proceso de crecimiento, estamos empezando a trabajar con un equipo de A/V (Deepbootvisuals) que nos ayudará a potenciar los directos con visuales y luces acordes a cada canción del show y a finales de verano podremos presentar un directo más depurado y potente.

Los premios del Bala Perduda eran tocar en el Primavera Sound, algo que ya habéis hecho, y grabar un disco. ¿Vais a completar un álbum con las cuatro canciones que tenéis entre las seleccionadas o todo el material será totalmente nuevo?
Nuestra forma de presentar la música es en formato single, de momento sólo lo hemos hecho en formato digital. Con esta fórmula podemos crear un concepto visual y artístico para cada una de nuestras canciones, un punto que nos interesa explotar y potenciar con Egosex. Si sacamos un álbum, lo más probable es que sea una recopilación de los singles que ya tenemos publicados y algunos nuevos que ya están en el horno, pero como te comentábamos antes, puede pasar cualquier cosa… ¡Componer y grabar un álbum sería un buen reto para el futuro!

“Somos conscientes de que en España es difícil que los programadores apuesten por bandas emergentes, pero confiamos que después del verano y con los conciertos que daremos en distintos festivales, los programadores se animen y cuenten con nosotros”

No sé si os puede sonar mal o bien, pero creo que es evidente que Egosex es una banda con posibilidades de salir fuera e incluso de fichar con sellos franceses o británicos. ¿Está eso en vuestro radar? ¿Veis limitaciones a lo que ocurre en España o tenéis mucho para avanzar también aquí?
Como hemos comentado antes, estamos trabajando duro para poder llegar a otros públicos. Hacer de Egosex una propuesta internacional, poder disfrutar de viajar y vivir haciendo lo que más nos gusta es la meta que estamos buscando para un futuro inmediato. Estamos abiertos a propuestas y sobre todo si nos ofrecen la posibilidad de ponernos a la altura de bandas internacionales que seguimos y que nos gustan.Aquí en España aún podemos trabajar mucho. Tenemos ganas de dejarnos ver por otras ciudades, Madrid, Valencia, País Vasco, entre otras. Somos conscientes de que en España es difícil que los programadores apuesten por bandas emergentes, pero confiamos que después del verano y con los conciertos que daremos en distintos festivales, los programadores se animen y cuenten con nosotros.

Soléis decir que Lluís Campos y Hug Bonet forman parte de NUS, con quienes habéis publicado algunos temas muy melancólicos y conceptuales, pero ¿en qué otras bandas habéis estado y cuál es también el background musical de Wekaforé Jibril?
Hug y Lluís llevamos trabajando juntos en distintos proyectos desde hace más de diez años. Nos conocimos tocando punk y hardcore en casas okupas de Barcelona (2006-2007). En aquel momento Hug tocaba la guitarra y cantaba en una banda de crust llamada Brutal Project y Lluís la batería y voces en Husmo . Los dos nos entendimos desde el primer momento y decidimos seguir haciendo música juntos en un grupo llamado HOM, seguimos con Volans, proyecto de rock instrumental en el que pudimos experimentar y progresar en nuestras composiciones más personales, utilizando loops de guitarra y mezclando diversos estilos (jazz, blues, rock, funk…); participamos como músicos compositores e intérpretes en una pieza para el Grec 2017 (Moarë̈) y después de esto montamos NUS con la intención de explorar una parte desconocida hasta el momento para nosotros, la electrónica. Cuando Weka llegó a Bilbao hace cuatro años, montó un grupo llamado Paradise Motel. Hace dos años vino a Barcelona, nos conocimos y formamos Egosex.

¿Qué me podéis contar de las bandas sonoras de Wekaforé, “Thank You, Florence” y “Festac Town”? ¿Son soundtracks para pases de su moda? Sea así o no, ¿son obra del propio Wekaforé?
La música de “Festac Town” estaba dirigida creativamente por Wekaforé y compuesta por una productora rusa llamada Drug Mo. El mismo proceso tuvo “Thank You Florence”; es un mix del artista barcelonés Chico Tropicano.

Wekaforé tiene una marca de ropa y es responsable del Voodoo Club, mientras que Lluís y Hug ya tienen experiencia en la escena musical. ¿Os ha resultado sencillo abriros paso en una ciudad aparentemente cosmopolita como Barcelona?
La verdad es que con Egosex, desde el primer momento la acogida del público barcelonés ha sido increíble. El proyecto empezó en septiembre del 2018 y en pocos meses ya estábamos tocando. A los pocos conciertos, el público cantaba las canciones. Para nosotros es una sensación muy gratificante que el público nos acoja como lo está haciendo, porque sobre todo nos ayuda a seguir trabajando duro. Estamos dedicando mucho tiempo y esfuerzo a la banda dejando de lado muchas otras cosas, así que la recompensa del público nos da mucha energía y estamos muy agradecidos por ello. También aprovechamos para dar las gracias a todos los medios que nos estáis dando visibilidad, magazines, radios, blogs y otros tantos que nos ayudan a ampliar nuestros horizontes y dar a conocer nuestro proyecto.

5 julio : Vida Festival
12 julio: Nits d’estiu (Poble Espanyol)
22 julio: Sala Montjuic (Cinema a la fresca)