…Y bajo esa circunstancia el canario debuta en solitario con La dura vida del joven rapero (Autoeditado, 19). Creando su propio estilo personal, buscando su propio camino, desmarcándose incluso del sonido que le ha llevado al éxito con Locoplaya.


Don Patricio, sea sincero, ¿tan dura es la vida de un joven rapero como para ponerle este título a su primer disco?
No, realmente soy un afortunado por poder dedicarme a lo que me gusta, pero es duro el precio. El mudarte de ciudad para poder estar con los chicos del grupo, dejar tu vida de lado para dedicarte en exclusiva a la música. No poder pasear por un festival tranquilamente, o salir de fiesta y tener que ir a un reservado, a mí esas cosas no me gustan. Creo que es duro que un joven como yo, que se dedica a hacer canciones en su cuarto, tenga que decidir entre qué sitios o no puede ir. Pero el título obviamente es irónico, soy un afortunado de poder dedicarme a lo que me gusta. El concepto del disco es un poco: “Estoy haciendo toda esta música por ti, espérame mi amor que no tardo mucho en volver a casa”.

Ironías a parte, realmente este disco supone tu reinicio como rapero en solitario tras una exitosa época con Locoplaya. ¿Era este el momento perfecto, o ya tenías de antemano entre tus planes este debut?
Fueron las circunstancias. Yo quiero entregar mi tiempo cien por cien al grupo, pero somos tres, y Borja (Bejo) decidió centrarse más en su proyecto en solitario. Consecuentemente nosotros paramos un tiempo. Yo no he podido estar sin hacer nada porque al final soy un friki de la música. Estoy siempre viendo lo nuevo que sale, produciendo ritmos, escribiendo letras, mezclando… Poco a poco fui entendiendo que toda la música que estaba haciendo a lo largo del 2018 cada vez se parecía más a lo que a mí me gusta. Más cantable y con ritmo, sin obligarme a rapear porque sea lo que la gente espera de mí. Simplemente me hice un disco con eso.

Y debutas con un disco que ha sido escrito, grabado, masterizado,… todo por ti. ¿Quiere Don Patricio tener el control absoluto de su música o es una cuestión de falta de medios?
Un poco de todo. Si bien no tengo los medios suficientes para hacer y sonar como me gustaría, sí tengo amigos con los que rodearme y dejar que aporten  su talento. Choclock por ejemplo, en la parte musical de Enchochado de ti y Contando Lunares que se han convertido en los temas principales del disco. Al final para mí es más fácil hablar con él y hacer el tema juntos que dejarle todo mi material a un tercer productor o ingeniero para que me lo termine. En lo visual lo mismo, Jorge Preciado de Voleurs de Pain es un colega con el que quedo para hablar y ver vídeos musicales. Juntos pensamos las ideas para mis próximos vídeos, es un tío que sabe mucho de estética que es lo que a mí me falta. Creo que rodearte de gente con talento y dejar que aporten es la clave, pero intento ser como el director de todo eso.

El resultado es un cocktail musical con recursos heredado de Locoplaya. Pero, ¿en qué se diferencia este trabajo de lo hecho con Bejo y Uge?
Con ellos trato de montar una fiesta, de despertar el verano, de ser naturales y con gracia. Cuando escribo una canción en solitario no pienso en estas cosas. No me obligo tanto y dejo que el cuerpo pida en ese momento lo que necesita. Si estoy con buen humor pues busco algo con ritmo, con dinamismo y pegadizo. Si estoy bajo de ánimos me sale más buscar una melodía bonita, una frase más sincera, canciones más para escuchar que para bailar. Al final mi disco pues tiene de todo un poco. Pasa por todos esos momentos y es más completo que los anteriores en ese sentido. Antes me obligaba más a escribir “estando bien” sin tener en cuenta mi estado de ánimo mientras componía.

“El concepto del disco es un poco ‘estoy haciendo toda esta música por ti, espérame mi amor que no tardo mucho en volver a casa'”

Además este estilo tuyo representa un soplo de aire fresco en una escena que abusa de bases oscuras y el clásico bombo-clap. ¿De qué elementos, sonidos, grupos, recoges ideas?
A todo el mundo que le preguntas te dirá que escucha de todo. Es difícil definirse. Pero yo voy por épocas. Ahora escucho sobre todo reggetunin de los jóvenes que están saliendo de Puerto Rico, el disco de BadBunny en bucle, estoy al tanto de todo el panorama nacional, rebusco en youtube artistas con pocas views… (aprovecho para recomendar a Manu Cort, Fran Laoren, Ramseys x Moritz). De España me gusta mucho C. Tangana, Maikel Delacalle, Recycled J, Cruz Cafuné, mis chicos de Locoplaya…Pero toda mi vida me he pasado escuchando desde Violadores del Verso, Mucho Muchacho , Orishas, Tego Calderón … También me influye Bejo y su manera de entender las letras en la música. Me ayuda para no acabar escribiendo lo típico y tratar de decir lo mismo, pero de otra manera.

De hecho en el disco encontramos tintes de reggaetón (como en Otra lluvia). ¿Querías crear música aplastando prejuicios?
Un día me pregunté: ¿Si estoy en una etapa de mi vida que escucho reggaetón lento a todas horas por qué no cantarlo yo? (bebesitaaaaa) Si es lo que me gusta en este momento y lo que me sale no puedo negarme a eso. Aunque no sea lo que espera de mí el público más locoplayero, tengo que hacer canciones para mí, no para cumplir con las expectativas de nadie. Creo que puedo aportar muchas otras cosas a la música, y el rap para mí es sólo una de ellas. Yo hice este disco en parte para superar algunos complejos que tenía conmigo mismo, y con mi manera de hacer música pensando en quien la iba a escuchar. En el momento que volví a hacer canciones para mí, me sentí más cómodo. Me empezaron a gustar otra vez mis canciones y decidí hacer un disco.

¿Crees que si no hubieses nacido en Las Islas harías también esta misma música? ¿O es algo que nunca sabremos?
La misma, probablemente no. Cantante o músico yo creo que sí. Porque los canarios somos muy nuestros y tenemos nuestra propia estantería de música muy diferente a la del resto del país. Nosotros desde chiquititos estamos yendo a fiestas de bachata, de salsa, de merengue,… Todo eso influye a  la hora de hacer música y de tus gustos.

Referido a esto en el disco encontramos la colaboración de otro artista canario en alza como Cruz Cafuné. ¿Habéis conseguido los artistas canarios, gracias a internet, romper esa lejanía con la escena peninsular? ¿Se ha abierto una nueva era para vosotros?
Hace un años ya, pero sí que se ha abierto. Antes era muy difícil que un rapero canario viniera a dar un bolo a la península, los contabas con los dedos de la mano. Y ahora parece que estamos creando nuestra propia ruta en la escena, nos distinguimos y aportamos un toque fresco. Cada vez es más frecuente oír eso de “joder, como se lo montan los Canarios”.

Reconoces que te gusta la música que hable de amor, aunque tú lo trates con tu guasa particular. ¿Es, en el fondo, un romántico Don Patricio?
En mis anteriores mixtapes hacía una música más parecida al estilo de Locoplaya, trataba los mismos temas, pero en solitario. Yo me sé las canciones de Leiva, me gustan las canciones con guitarra, los temas con estribillos… Pero también vengo del rap, y trato de juntarlo todo en uno. Soy un romántico, pero también me gusta vacilar.

“Soy un romántico, pero también me gusta vacilar”

Volviendo a LocoPlaya, es innegable que su sonido desenfadado supuso un manotazo a una escena, la del hiphop ¿Cuál ha sido la clave de vuestro éxito?
Los vídeos. La estética. El carisma. La naturalidad. Lo extraño. La duda.  Además creo que tenemos un buen directo,  que es donde puede ganar o perder un cantante. Montamos una fiesta allá donde vamos, y las críticas en ese sentido suelen ser muy buenas.

Sin embargo, da la sensación de que estamos hablando de LocoPlaya en pasado…
Nos seguimos viendo todas las semanas pa escribir juntos y tenemos grabados los primeros cuatro temas del próximo trabajo grupal. En abril probablemente ya saquemos los algunos vídeos. Queda Locoplaya para rato.

¿Crees que aquella nominación a los Goya en 2012 como Mejor Canción os ayudó a llegar a donde habéis llegado?
Como experiencia fue las risas y flipamos bastante. Estábamos nominados Borja y yo de niños en medio de todo ese mundo de actores y tal. Además grabamos nuestro primer videoclip con presupuesto, con actores y con cámaras de verdad. Nos ayudó a ver un poco la industria desde dentro y tratar con gente del mundillo. Pero más allá tampoco nos sirvió de mucho más. Es decir, aquello que te prometen que después de esto vas a tener mil oportunidades y te saldrán mil ofertas. NADA, como mucho alguna entrevista en alguna radio local que se interesa por el tema esos días. Como dato me gustaría decir que es increíble que la SGAE nos haya remunerado desde 2011 hasta hoy con cerca de 100 € por cabeza por una canción que estuvo en TV, Radios, Youtube y cines. Salía en la película y se estrenó en muchos países latinoamericanos (Maktub, para el que no la haya visto). Las oportunidades en España no sé para quién son.

Para finalizar, te hemos oído decir que no te gustaría subirte a un escenario sólo. ¿No vas a hacer entonces gira de presentación de este álbum, o has cambiado de opinión?
De momento ya me estrené en Madrid, di un concierto en la Sala Galileo de una media horita y la verdad que contento. La gente entregada y yo a gusto con hacerlo. Pero no me termino de ver viajando por España solo. Es decir teniendo un grupo de música y sabiendo que con ellos la fiesta está asegurada, ¿para qué embarcarme en esto yo solo? Cuando no lo haces por dinero lo tienes bastante claro.