Diamantes en el interior
Entrevistas / Ben Harper & The Innocent Criminals

Diamantes en el interior

Redacción — 13-10-2003
Fotógrafo — Archivo

Singular y prolífico, así es él. Parece mentira, pero este afroamericano lleva casi una década con y entre nosotros. Ha pasado por diversas etapas, aunque todos conocemos ya su estilo único e inigualable, un estilo al que sigue acudiendo en “Diamonds On The Inside” (Virgin, 03), su último disco y el motivo de una gira que le acerca a nuestro país.

Empezó teloneando a los grandes (recuerden, por ejemplo, su actuación junto a Pj Harvey de hace unos años) para darse a conocer, hasta que, después de un bautismo discográfico austero, simple y de cadencias roots (“Welcome To The Cruel World”), dio un gran salto para ir desarrollándose creativamente hasta llegar a “Diamonds On The Inside”, su último trabajo hasta la fecha. Con él, y tras discos, con o sin The Innocent Criminals, como “Fight For Your Mind”, “The Will To Live” o “Burn To Shine”, ha conseguido ampliar aún más su legión de fans en países como el nuestro, obligándole a acudir a recintos mayores de lo que estaba acostumbrado hasta el momento. En todo caso, recordemos que el motivo es presentar este “Diamonds On The Inside”, un disco para el que se ha tomado su tiempo y se nota.

”Trabajar con los Blind Boys ha sido la experiencia más maravillosa de mi vida”

Suena más elaborado y más rico estilísticamente. Para intentar hablar sobre ello tuvimos al teléfono a un serio y escueto Ben Harper (en la línea de Mark Lanegan). “Lo grabamos cerca de donde vivo, en Hollywood. En tres meses lo dejamos acabado y el proceso de grabación fue muy relajado”. A partir de aquí, quién quiera saber más sobre el disco tiene dos opciones: imaginárselo o acudir a otro periodista que tuviese más suerte que quien suscribe este artículo. “No me preguntes nada más sobre el disco, porque no pienso hacer tu trabajo. Creo que eres tú el que debe hablar sobre ´Diamonds On The Inside”. Ni el mismísimo Ryan Adams hubiese conseguido una perla de este calibre. A trabajar se ha dicho. En todo caso, el quinto disco en estudio de Ben Harper es su obra más variopinta y espiritual hasta la fecha, aunque quizás el orden de los temas sea algo inconexo, con ese reggae largo y extraño tanto como single como para abrir el disco que es “With My Own Hands”, y con un par de piezas de guitarras duras casi al final, dejando surgir de buenas a primeras un hit como “Amen Omen”. ¿Virtudes? Pues todo lo restante, con un rosario de recursos e influencias inagotable. Aunque parco en palabras, con Ben Harper estamos ante el mismo caso que el de Ani DiFranco (les aseguro que ella es mucho más simpática y educada), el de un artista sumamente inquieto que necesita estar siempre involucrado al máximo tanto en sus trabajos como en proyectos junto a otros artistas. En esta ocasión, muy distintos entre si en estilo y trayectoria. Hablamos de Jack Johnson y The Blind Boys Of Alabama. “Trabajar con los Blind Boys ha sido la experiencia más maravillosa de mi vida. He aprendido y disfrutado tanto que no lo puedo explicar con palabras. Estoy contento por el hecho de que mucha gente joven haya podido conocer quiénes son y eran The Blind Boys Of Alabama. En cuanto a Jack Johnson, tiene por delante un futuro realmente esperanzador. Creo que tiene estilo propio y no veo muchas similitudes con lo que yo pueda hacer”. Ahora falta volverle a ver sobre el escenario, donde mejor se expresa, donde se ha ganado el verdadero respeto y el aprecio de público y medios. Si no le han visto aún, por mucho que puedan acudir al emocionante triple en directo “Live From Mars” o a su reciente DVD, “Pleasure + Pain”, les recomiendo pasarse por sus inminentes conciertos en nuestro país. “Quien me haya visto tocar, sabe que no escatimo ni tiempo ni esfuerzos porque subirme a un escenario y mostrar lo que tengo que ofrecer es mi vida, y la vivo de una manera muy intensa”.

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.