Desde el infierno
Entrevistas / The Fire Theft

Desde el infierno

Redacción — 03-10-2003
Fotógrafo — Archivo

Con Dan Hoerner definitivamente desligado del proyecto, la continuidad de Sunny Day Real Estate se hacía imposible. Así las cosas, The Fire Theft, trío que forman la voz y la sección rítmica original de los de Seattle, se ha convertido en relevo natural de la formación que mejor ejemplificó el desamparo y la angustia existencial en el rock de los noventa.

Sunny Day Real Estate no han tenido segunda oportunidad: nunca la necesitaron. Apenas cuatro álbumes entre 1994 y el 2000 fueron suficientes para que crítica y público demostraran una inquebrantable adhesión al proyecto que una vez fue de cuatro amigos y casi terminó por convertirse en vehículo expresivo de Jeremy Enigk. Entre medias la cartografía, el mapa sentimental por el que ha caminado toda una generación: cuando Nirvana se convirtió en atracción de feria, para aquellos que veían en Eddie Vedder al Perry Como del grunge, entonces y sólo entonces aún podíamos abrazarnos a SDRE. Lo llamaron emocore cuando querían decir rabia y desespero, relaciones que resultaban no serlo, imágenes de tardoadolescentes que prometían una etílica amistad eterna. Ellos lo vistieron de electricidad y de ritmos contrahechos, de una fiereza casi post-punk, pero también de una extraña cualidad melódica.

"No tienes por qué vivir en la oscuridad que anida en tu cabeza, debes ser capaz de liberarte de tus pensamientos y buscar la esperanza"

Y así fue que el rock, que, lo creo firmemente, tiene más de quirúrgica a corazón abierto que de rebeldía antisistema, encontró en SDRE al, ¿posiblemente?, grupo más paradigmático de los noventa. Jeremy Enigk y William Goldsmith no habían necesitado una segunda oportunidad hasta el día en que comprendieron que, dentro, algo había cambiado. Fue entonces que decidieron darle un nombre: The Fire Theft. Y es The Fire Theft esa vuelta a empezar que nadie, salvo ellos mismos, había exigido. "Necesitábamos un nuevo comienzo. Algo completamente fresco. SDRE había llegado a convertirse en una carga que nos estaba originando mucho estrés y noches sin dormir. Cuando hablábamos con Dan (Hoerner, guitarrista que compartía las labores compositivas con Enigk) sobre los siguientes pasos de SDRE nos dejaba claro que no iba a volver con nosotros. Y para recuperar a Nate debíamos partir de cero". Con su conversación fácil y amable Goldsmith se ajusta al tópico del baqueteador nunca suficientemente ponderado, básico en la salud de toda gran banda. A su lado Jeremy Enigk se hunde cada vez más en el sofá, con un discurso menos ligado que el de su compañero, ejerciendo de geniecillo neurasténico que masculla las palabras por un hilillo apenas inteligible. Ambos sonríen. Les digo que acabo de perder mi trabajo y parecen sentirlo de veras. Parecen buena gente.

"SDRE era fricción, tanto interna como externa. Siempre había algo que lo ralentizaba y hacía que chocase"

Efectivamente muchas cosas han cambiado desde "Diary". Una de ellas, tal vez la más superficial, sería aquella rotunda negativa a hacer ningún tipo de promoción, a aparecer en público más allá de sus primeros conciertos, lo cual no impidió que su primer álbum se convirtiera rápidamente en uno de los grandes éxitos del sello Sub Pop. Hoy sin embargo es su segundo día en Madrid para atender a la prensa española en la presentación del disco homónimo de The Fire Theft, una apuesta que los convierte en trío al recuperar a Nate Mendel, bajista original de SDRE. "La segunda vez que SDRE volvió y Nate nos dijo que lo dejaba llegamos a pensar que el grupo sin él no tenía sentido. El que Nate haya vuelto con nosotros ha hecho de este proyecto algo excitante, nos ha cargado de energía. Durante un tiempo habíamos perdido el contacto, se fue a vivir a Los Angeles y se concentró en Foo Fighters y otros proyectos. Pero la amistad volvió a reaparecer, volvemos a salir y a hacer cosas juntos, y eso coincide con la época en que empezamos a escribir temas para The Fire Theft, así que fue muy natural proponerle que entrara en el proyecto. Ahora incluso va a volver a vivir a Seattle". Una ciudad que hace mucho tiempo que dejó de ser la capital mundial de la música, pero que para Jeremy sigue siendo inspiradora. "Crecí allí. Allí están las montañas, el aire fresco, de vez en cuando la brisa del océano. De alguna forma amamos y necesitamos ese lugar". De cualquier modo la mayor diferencia entre The Fire Theft y la anterior encarnación del grupo reside, no podía ser de otra forma, en las referencias sonoras -produce, por cierto, Brad Wood, responsable de los dos primeros trabajos de SDRE-. Con la mirada puesta en la abstracción y el mundo de las ideas William apunta que "SDRE era fricción, tanto interna como externa. Siempre había algo que lo ralentizaba y hacía que chocase. The Fire Theft fluye de forma natural". Más prosaica es la nota promocional que habla de los Who, de Led Zeppelin, de los clásicos en definitiva. "Durante mucho tiempo estuvimos seriamente preocupados por hacer discos atemporales, que superaran los vaivenes de las modas, y por eso el proceso de composición no era todo lo natural que debiera. En The Fire Theft los referentes son muy claros: Jeremy y yo pasamos un momento en que nos encontramos completamente inmersos en ´Quadrophenia´ y Led Zeppelin, mientras que Nate atraviesa a una etapa muy Pink Floyd. Todo esto ha originado que el disco nos resultara mucho más cómodo de grabar y que las influencias se hayan convertido en más evidentes". Efectivamente. Jeremy lleva por momentos sus agudos por la senda de Robert Plant, y los colchones ambientales en los que reposan temas como "Sinatra", el uso del piano y las cuerdas, traerán a la cabeza la psicodelia amable de Gilmour, Waters y compañía. Tal vez nos lo han puesto demasiado fácil. La prensa se ha lanzado al proceloso campo de las comparaciones y es muy probable que el juego de espejos no vaya a hacerles ningún favor. "Confiamos ciegamente en nuestro trabajo y no nos importa que se utilicen unas referencias que nosotros mismos hemos puesto sobre la mesa para hablar de The Fire Theft. Pero debes tener en cuenta que The Who o Led Zeppelin son grupos demasiado grandes como para acercarnos a ellos, incluso deliberadamente". También SDRE fueron grandes. Tanto que temas como "It´s Over", imbuido de lleno por su espíritu, "Summertime" o "Houses" -SDRE goes pop- ya justificarían de por sí todo un álbum. "No hay nada malo en hacer canciones pop simples y bonitas ¿no?". Al contrario. "En mi álbum en solitario ya había ido por ahí, temas esperanzados y felices. Es algo que me hubiera gustado hacer en el pasado con SDRE, pero no tuve oportunidad así que ahora he disfrutado muchísimo al componer esos temas". Por el otro lado sentencias de simplicidad y lirismo tan devastador como "Hello to the world, you decide what you are", tienden puentes al pasado. Han crecido y miran hacia atrás sin ira. Tampoco con compasión. "Más que de recuerdos yo hablaría de reflejos de mi estado anímico -explica Jeremy- aunque mi estado emocional está muy condicionado por las experiencias del pasado. En el caso concreto de la canción que citas, sí, es cierto, tiene algo de mirada hacia atrás: tienes la oportunidad de cruzar una puerta donde mucha gente te espera con los brazos abiertos. Yo no supe cruzar esa puerta y cuando quise volver a abrirla ya era tarde. Bien, estoy hablando, claro, de una relación...". Decía Joan S. Luna en estas mismas páginas en el número de septiembre, que la fuga de Dan Hoerner y todo el peso compositivo que caía sobre las espaldas de Jeremy Enigk devenía en una mayor luminosidad. Se lo apunto. Pero les hago notar que si una palabra aún se ajusta al universo de The Fire Theft esa ha de ser "melancolía". "Es lógico que haya un mayor optimismo. Y es cierto. Hemos pasado etapas realmente oscuras, y momentos en los que luchamos desesperadamente por huir, escapar de todo eso. Es algo que va con los ciclos vitales. Tienes fe en que las cosas pueden ir mejor y no quieres volver a hacer canciones rematadamente tri

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.