Lo que necesitas es amor
Entrevistas / Clem Snide

Lo que necesitas es amor

Half Nelson — 17-02-2004
Fotógrafo — Archivo

Tras la cúspide de “The Ghost Of Fashion”, un pequeño tratado de irónica imaginería pop en un contexto de country alternativo, llamamos a Eef Barzelay a Nueva York para que nos explique porqué “The Soft Spot" (Fargo/Discmedi, 03) es un disco relajado, lleno de amor y ternura y nos encontramos con que su mujer le hace arrumacos mientras él atiende a los periodistas. Sí, supongo que eso debe de ser la felicidad.

La voz de Eef Barzelay (música, letras, voz y guitarra) suena clara, potente y didáctica al otro lado del teléfono. No en vano está acostumbrado a dar explicaciones: trabaja como guía turístico en Nueva York. Pero su vida ha cambiado desde que editó el maravilloso “The Ghost Of Fashion” (SpinArt/Discmedi, 01): se ha casado y ha tenido un rorro. ¿Es por eso que “The Soft Spot” tiene ese regusto tierno y dulzón? “Quería celebrar ese sentimiento de intimidad y compromiso con otras personas... ¡como una mujer que está aquí y no para de distraerme! (carcajadas). Yo quería que este disco se llamara ´Fontanelle´ porque trata de la esperanza, del alumbramiento... ´Fontanelle´ es la parte del cráneo de los recién nacidos que todavía no está cerrada del todo -“fontanela” es la palabra castellana que me sugiere la Real Academia-.

“ Cuando empecé a escribir no estaba demasiado seguro de mis habilidades como compositor y como cantante, así que pensé que debía centrarme en las letras.“

Es una parte blanda de su cabeza (una “soft spot”, claro) y en inglés ´soft spot´ también quiere decir algo que te inspira ternura. Me gusta la metáfora de esa parte de la cabeza que sigue abierta cuando nacemos como lo está la mente de un recién nacido, totalmente inocente...”. Nueva interrupción jocosa a cargo de su esposa. “... Tenía todas las canciones escritas, excepto un par de las de ´The Soft Spot´ y me di cuenta de que podía dividir las canciones en dos categorías: las canciones de amor egoísta, de amor destructivo fueron para ´The Ghost...´ y las de amor tierno y dulce son las que están en ´The Soft Spot´. Así que de alguna manera ambos discos tienen que ir juntos, son como el ying y el yang”. ¿Cómo si fueran “Long Lost Twins” (título de una de las joyitas de “The Ghost...”)? “Sí, exacto (risas)”. El sonido cálido, acústico, relajado, en ocasiones hasta jazzístico de “The Soft Spot” contrasta con lo que conocíamos de Clem Snide, pero parece que no todo se debe al concurso del afamado Joe Chiccarelli (Frank Zappa, American Music Club, Lone Justice) en la cabina. “Desde el inicio ya sabíamos que el disco sería más acústico y tranquilo, por eso fue muy oportuno que Joe estuviera muy interesado en nosotros. Tiene mucha experiencia y además, prácticamente trabajó gratis. Habría estado bien seguir con Jason Glasser (chelo, teclados y productor del anterior Lp), pero se casó con una francesa y se trasladó a Francia. Una de las cosas que Joe aportó fue un sonido más soul: hablamos mucho de Booker-T And The MG’s, de los discos de la Stax, del sonido de Memphis”. En esa línea “Happy Birthday” (casi una carta a su hijo recién nacido) es sin duda la canción de celebración de este disco y la que más y mejor recoge ese espíritu. “Sí, sin duda. Para esa canción usamos a los ´Brooklyn Horns´ en lugar de a los ´Memphis Horns´ (risas). Estamos hablando con uno de los letristas más ocurrentes de la actual generación de compositores estadounidenses y no vamos a dejar pasar la oportunidad de hacerle notar que la prensa anglosajona se arrodilla ante sus textos usándolos como argumento con el que convencer a sus lectores. “Cuando empecé a escribir no estaba demasiado seguro de mis habilidades como compositor y como cantante, así que pensé que debía centrarme en las letras. En nuestros discos la voz está muy en primer plano, así que es normal que la gente se fije en ella, pero también creo que gustamos a los críticos porque les damos temas sobre los que pueden escribir y demostrar que son unos chicos ilustrados (risas). Y tú, ¿prestas tanta atención a las letras de otros? “Creo que no. No sé, creo que es el sonido y el sentimiento lo que más me interesa, pero obviamente, hay letras tan buenas que no puedes evitar fijarte. Me gusta mucho (Smog), sus letras son muy excitantes. Me gusta Lambchop, aunque son letras más automáticas, sin sentido, creo que las escoge más por el sonido, como Captain Beefheart. En cambio, Dylan cambió la manera de escribir para siempre, antes era posible ser más simple y directo en lugar de usar treinta metáforas en una sola canción. Prefiero a Buddy Holly o Ritchie Valens”. ¿Y quién es el tipo que aparece en la contraportada? “Ese es Clem Snide”. Hhhmmm, ¿y de dónde habéis sacado la imagen? No sabía que “Cities Of The Red Night”, la novela de William Burroughs donde aparece ese personaje se hubiera llevado al cine o al teatro. “Así es como Clem Snide debería ser. En realidad, es una foto de un desconocido que Jason encontró por ahí, pero creo que es mucho mejor que poner una foto del grupo”.

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.