"Las mejores canciones se construyen con los momentos más íntimos"
Entrevistas / Cariño

"Las mejores canciones se construyen con los momentos más íntimos"

Álex Jerez — 07-04-2022
Fotógrafo — Silvia Coca

Han tenido que pasar por una etapa jodida mentalmente y ver cómo la incertidumbre era constante a la hora de poder dar ese nuevo paso hacia adelante que tanto necesitaban. Sin embargo, Cariño ya se han cambiado las pilas y se enfrentan a 2022 como el año de consolidación que podría cambiar sus vidas con “Cariño” (Sonido Muchacho, 22).

Este mes de abril, Cariño lanzan al mercado su segundo álbum, el disco homónimo en el que aúnan todas esas canciones que han ido arrastrando en los últimos años y que necesitaban compartir con el público. Pero, por suerte ya están aquí para que todas podamos llorar junto a ellas como buenas amigas. “Yo siempre tengo la sensación de que hasta que un disco no está subido a Spotify, hasta que la gente no lo escucha, no me parece un disco. Un disco en una carpeta de ordenador no me parece un disco y es emocionante que llegue ya, la verdad. Hay un poco de todo, también hay canciones rescatadas de nuestro grupo de whatsapp de hace un montón”, explica Paola. “Sí, ha sido todo largo, porque ha durado dos años el proceso de creación entonces hay canciones que ensayamos por primera vez en el local hace dos años cuando todavía se podía ir al local. Luego otras pues en mitad de pandemia a través de notas de voz, solo con la melodía que le pasaba Paola a María, o yo a Paola, para que construyera una base con eso”, cuenta Alicia haciendo referencia a que con este segundo disco han tenido mucho más tiempo para darle vueltas y vueltas a las ideas.

“Yo confío en el disco, pero sí que ha sido una época jodida mentalmente y de no saber qué va a pasar"

Regresan con una nueva actualización de software, como le gusta decir a Paola. Pero, también siendo el mismo grupo con el que se produjo una enorme conexión generacional nada más sacar los primeros temas. Siguen hablando de amor, de desamor, pero esta vez profundizan mucho más y lo hacen desde un punto de vista más complejo. En el disco podemos encontrar dependencia emocional, responsabilidad afectiva e incluso amor propio. Y, por lo que nos cuentan, todas las historias salen de sus corazoncitos. “Todas las que yo he escrito son muy personales, pero muchas veces de un sentimiento más liviano terminas exagerando un montón la cosa y haciendo ficción. No sé, como que te inspiras en algo muy cotidiano y luego lo expandes”, comenta María. “Sí, totalmente. Creo que este disco todas las canciones vienen de sentimientos personales. Pero, es lo que dice María, a veces exagerado en plan que lo tóxico puede parecer mucho más tóxico y el amor como mucho más cursi”, apunta Alicia. Pese a apoyarse en la exageración, cuando hablamos de temas como “Sad Meal” o “Lo que te quiero” no pueden evitar contar toda la verdad y reconocer que más que inflar las cosas lo que son es hipersensibles. Cariño nunca saben cómo van a afrontar determinadas emociones, ni qué filtro le van a pasar. “Es que hubo mucho aguante eh. Esa canción es real y que se la coma entera, hombre. Es de verdad. Justo pensábamos que ‘Sad Meal’ podría parecer la más exagerada pero en serio fue muy tóxico todo. Y ‘Lo que te quiero’ es cien por cien real también. Es que, a veces somos como empoderadas, 'motomamis', por un lado. Pero, por otro también vulnerables porque de ahí nace la música. Yo creo que las mejores canciones se construyen con los momentos más íntimos. O no sé si las mejores, pero sí las que más me llena escribir”, explica María.

Como no podía ser de otra forma, terminó saliendo la palabra “motomami” en la entrevista. Así que es imposible evitar preguntarles por el disco de Rosalia cuando en redes sociales han manifestado un amor muy grande hacia él. Entraban al estudio cantando “Hentai”; María dijo en Twitter que por fin está contenta de ser española por ella; Paola comentó que no se puede hacer otra cosa mejor… “La noche del jueves estaba de repente nerviosa por el disco y yo pensaba que no tenía tantas ganas de que saliera. De repente salí a fumar un piti a la ventana y vi al vecino escuchando a Rosalía sin parar. Me metí en las redes sociales, se me contagió todo y acabé con una cerveza llorando viendo el TikTok. Las canciones son la hostia, pero también todo el contenido visual. Es un paquete de arte sublime”, cuenta Paola emocionada. “Yo es que solo escucho eso desde ese viernes y cada día tengo una canción favorita. Estoy metidísima en el mundo ‘Motomami’”, apunta Alicia. Es muy guay ver que un grupo como Cariño, tan alejado del sonido de Rosalia, aprecie el proyecto de una manera tan fuerte y les fascine.

"Estaría bien hacer canciones con otros. A mí me apetece mucho Alizzz, porque creo que podría sacarnos un sonido bastante curioso”

Están bastante tranquilas con el resultado de “Cariño” y piensan disfrutarlo a tope tras haber pasado por unos años tan complejos. “Yo confío en el disco, pero sí que ha sido una época jodida mentalmente y de no saber qué va a pasar o de tener planes a corto largo plazo. Tenías un bolo y había que esperar a ver si pillabas el COVID o no para poder darlo. De todas formas este disco es como nuestro hijo y a quién no le guste pues adiós”, dice Paola. El salto de calidad sonora de Cariño con esta nueva entrega es abismal y parte de la culpa de este buen resultado la tiene Juan Pedrayes, de Carolina Durante, que ha estado junto a ellas puliendo muchos elementos en la producción. “Yo creo que surgió natural. Al final no ha cambiado nada, sigue siendo el mismo método, la misma música aunque tenga más capas. Pero bueno, todas las cosas nuevas vienen de tener la oportunidad de hacerlo con más tiempo, de que nos haya acompañado Juan Pedrayes, de pensarlo y repensar cómo queríamos realmente sonar. Le hemos dado bastante vueltas a las canciones, algunas tienen hasta dos versiones”. Pero eso sí, aún no tienen muy claro si les gustaría hacer una colaboración con Carolina Durante. “Nos hemos convertido un poco en hermanos. Al principio no nos conocíamos, pero ahora somos muy amigos y no ha sido de forma intencionada la verdad. No sé, ¿de verdad hace falta una colaboración nuestra? Pregunto [risas]. Podría estar bien, pero igual un poco más adelante”, comenta Paola. Lo que sí que quieren es colaborar con Alizzz, así que crucemos dedos. "Hay mucha gente con la que, tras este disco, nos gustaría meternos en el estudio a experimentar. Estaría bien hacer canciones con otros. A mí me apetece mucho Alizzz, porque creo que podría sacarnos un sonido bastante curioso”.

El nuevo material visual que acompaña este disco se inicia con un robo de cassettes que pone al grupo entre la espada y la pared. Queríamos preguntarles si verdaderamente se han sentido robadas a nivel profesional o de dónde sale esta referencia. Y claro, al parecer no están demasiado contentas con la industria musical en general. “Sentido no, nos han robado. Nos han hecho muchas putadas, pero de eso se aprende y la industria musical es bastante graciosa. Es todo bastante jodido, pero bueno nosotras seguiremos haciendo nuestra música y si no nos quieren que al menos no nos hayan cambiado”, explica Paola. “Siento que hay muy poca transparencia con el artista, que te lo intentan dar así todo cerradito para que no sepas nada sobre cómo va el negocio y coger ellos de todos lados. Al final aprendes a base de buenas hostias, la verdad”, comenta María apuntando después que ahora mismo están bien con todo lo que rodea al grupo aunque también depende mucho del día. Forman parte de esta ola de grupos femeninos tan diversos y potentes que más que enfrentarse están enriqueciendo el mercado. Son completamente diferentes y sirven de inspiración y ejemplo para las generaciones de ahora. Pero, aún así, todavía hay mucho que cambiar. “Ayer llegué a la conclusión de que a los los grupos de hombres se les respeta muchísimo más. Se les cuida mucho más al llegar a un camerino. A una banda de mujeres se les quiere contentar siempre, porque es un poco la dinámica, y se nos trata de una manera mucho más cercana, cosa que yo agradezco. Pero claro, no existe ese respeto ni esa veneración y además se nos cuestiona absolutamente todo. Que yo no quiero que me trates como si fuese la reina de España, pero al menos respétame al mismo nivel”, analiza Alicia.

"Nos vamos todo el mes a América Latina y cuando volvamos ya estará publicado en España"

Lo que sí que no van a consentir es que las traten como a un juguete roto, tal y como reflejan en la letra de “Tamagotchi”. “La canción sale de la misma relación tóxica de la que hablábamos. Va en la onda de ‘Sad Meal’. Yo es que, con mis canciones, paso siempre por el proceso de ir enamorándome para terminar en algo muy tóxico. Y sí, esta va de cuando te sientes un juguete roto. Para mí es de las más tristes del disco, lo que pasa es que la producción junto a Javiera Mena le dio más potencia y terminó así. Yo la tenía en mente más como una balada, pero me gusta mucho cómo ha quedado. La verdad es que es bastante vieja y ahora han salido un montón de canciones rollo ‘Tamagotchi’”, explica María. Y mucho menos teniendo en cuenta que Paola se compró un Tamagotchi de verdad recientemente y le duró tres días. “Es que soy una niña para siempre, la verdad. Me he quedado con el complejo Peter Pan. Estuve un día sin mirarlo y el otro día se murió. Es que da mucha ansiedad, está todo el rato pitando. Es una relación tóxica de dependencia y mira suficiente tengo con un perro y una gata [risas]”.

Está claro que van a recordar toda su vida este mes de abril de 2022. Por fin van a ver cómo sale a la luz el disco en el que tantos años llevan trabajando. Y, además, harán realidad su sueño de realizar un tour por América con parada en el Coachella incluida. La fiesta solo acaba de empezar. "Estamos ensayando todo el disco para el directo, nos vamos todo el mes a América Latina y cuando volvamos ya estará publicado en España. Va a ser estresante, pero muy emocionante la verdad. Igual nos da algo, pero de felicidad", comenta Alicia. "Tendremos una nueva puesta en escena para las canciones, pero sobre todo bien de rock”, cierra Paola con una gran sonrisa.

Emociones a flor de piel

La capacidad de Cariño para transmitir verdad a través de su música es magnífica. La forma en la que se sinceran sin filtros en sus canciones ha hecho que conecten con las generaciones actuales desde el primer día. Encapsulan emociones sin miedo, es como si te dejaran prestado su diario para que te lo leas en forma de novela. Y, sinceramente, pocos grupos ponen tan pocas barreras a la hora de reflejar quienes son. Lo que las ha hecho únicas dentro de la industria. Su gran fuerte es el amor y lo viven con una intensidad asombrosa. Pero claro, ¿quién no ha atravesado una relación complicada que le ha destrozado por dentro, con la que ha llorado como si no existiera un mañana y de la que aún tiene secuelas? Escuchar un disco de Cariño es como escuchar a tu conciencia en tu peor etapa amorosa y todas esas cosas que jamás te atreviste a decirle a la cara a tu ex. Pero también, es volar sobre una nube porque has encontrado a la persona idónea para compartir tu vida. O eso es lo que crees.

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.