“No me he parado todavía a pensar a lo que suena este disco”
Entrevistas / Trentemøller

“No me he parado todavía a pensar a lo que suena este disco”

Raúl Linares — hace 2 semanas
Fotógrafo — Sofie Nørregaard

Anders Trentemøller llevaba una buena temporada con el típico bloqueo del artista. Tras la publicación de su anterior disco “Fixion” (In My Room, 16) y su consiguiente gira, comenzó a notar que la inspiración había desaparecido. Lejos de ponerse nervioso optó por otro plan: cambiar los hábitos a la hora de entrar en el estudio de grabación. Y que mejor forma que empezar de cero para huir de la rutina.

Con esa idea montó un estudio en medio del bosque y se encerró con todas sus guitarras y sintetizadores, alejado de todo tipo de distracción. Y en esas se enteró de que iba a ser padre, lo que dio el último empujón de motivación para hacer de este “Obverse” (In My Room, 19) un disco muy especial, casi se diría que más íntimo y personal que todo lo que ha sacado durante todos estos años.

Tras unos cuantos discos con un formato más clásico o rockero, ahora sacas un nuevo disco con una textura diferente, con un componente más electrónico y basado en las atmósferas ¿Qué es lo que ha motivado ese cambio de planteamiento a la hora de componer?
En los anteriores trabajos colaboré con muchos músicos sentí la necesidad de volver a hacer un álbum propiamente de estudio…Como me imagino que ya sabes fui padre hace poco y quería hacer algo para celebrar la llegada a la vida de esta nueva vida, y nada mejor que el componer un álbum con un sonido más suave, para celebrar la llegada de la nueva vida a este mundo. He vuelto a disfrutar el poder encerrarme y componer en el estudio, con todos los sintetizadores y guitarras rodeándome, dándome inspiración; y aunque quizás sea un poco más electrónico que mis álbumes anteriores, siguen oyéndose respirar las guitarras en esos ambientes. Aquí he tocado las guitarras de otra forma más tranquila para esas instrumentales comparado con mi álbum “Fixion”.

“La mayoría de la música electrónica que escucho actualmente suena muy bien, pero noto que les falta mucha melodía, sentimientos…”.

¿Qué bandas o proyectos tenías en mente cuando componías este disco? Se pueden escuchar algunos ecos de gente como Boards of Canada
Si te soy sincero no me he parado todavía a pensar a lo que suena este disco. De hecho, tampoco sé si es solamente electrónico, porque no suelo pensar en mi música como música electrónica. Es la música que me apetece hacer y escuchar en ese momento. Amo la música indie, el rock… Amo el jazz y el folk… Todo esto es más sobre hacer la música que te haga sentir bien. Este álbum está un poco más centrado en mis sintetizadores, pero en el siguiente disco puede salir otra cosa totalmente diferente.

¿Cómo fue el poder trabajar con una semi leyenda como es la cantante Rachel Goswell? ¿Salió todo naturalmente?
Si, todas las colaboraciones salieron de forma natural. De hecho, al principio la idea era que el disco fuese totalmente instrumental, pero a lo largo del proceso de creación me fui dando cuenta de que algunas de las canciones se verían beneficiadas con unas voces. Así que empecé a pensar en que cantante se adaptaría al tema que estaba haciendo y uno de los temas tenía esa especie de feeling a lo Slowdive, así que pensé “¿por qué no preguntar a Rachel de Slowdive si le encaja?” y ella dijo que sí, y la verdad es que hizo un trabajo perfecto, porque la canción tiene ese rollo a lento e intenso. Realmente “Cold Comfort” era el primer tema del disco que había terminado, así que se lo envié a Rachel y me dijo que le encantaba, que era muy fan de mi música. Así que todo fue muy fácil…

¿Cómo diste con ella?
La contacté por medio de Instagram, fue en plan “soy muy fan de tu trabajo y he hecho esta canción, y estaría muy honrado si pudieses escucharla, porque creo que tu voz encaja perfectamente”. Y a los diez minutos me respondió y me dijo que sí, que era muy fan de mi trabajo y que estaría encantado de trabajar conmigo. Así que todo ha sido muy fácil, de hecho, con Jennylee de Warpaint fue igual; colaboré con ella hace un par de años así que fue muy natural el pedirle que me colaborara conmigo. Fue un proceso sencillo también porque las canciones estaban casi terminadas cuando comencé a enviárselas a las colaboradoras y así fue más sencillo para ellas.

“Cuando comencé a hacer el disco tan solo quería sumergirme en este mundo de música instrumental e ir viendo lo que sale”.

En este disco todas las colaboraciones vocales son a cargo de mujeres, ¿a qué se debe esto? ¿Para darle un poco más de dulzura a unos temas que han salido un poco más oscuros de lo normal?
En realidad, no buscaba a nadie en especial, pero al final quienes acabaron por encajar mejor fueron las vocalistas femeninas. No buscaba tampoco a nadie famosa, tan solo la vocalista que mejor encajara en el tema. Aunque sí que tenía claro que, si tenía que llamar a alguien era a Lisbet Fritze; ella ha colaborado en mis últimos discos y es una parte importante del proyecto.

Este disco tiene un fuerte componente ambiental que hace que parezca a veces una banda sonora de una película imaginaria, ¿tenías alguna película o imagen en mente a la hora de componerlo?
Cuando comencé a hacer el disco no tenía ninguna regla fijada, tan solo quería componer música; quería sumergirme en este mundo de música instrumental e ir viendo lo que sale. Y siempre he tenido una fuerte inspiración en la naturaleza para hacer música. Cuando empecé a pensar en hacer este disco tenía claro que quería hacer algo nuevo, y la idea de encontrar una cabaña en medio del bosque me pareció fantástica; así podría alejarme de mi vida normal, sin acceso a internet. De hecho, el teléfono tan solo funcionaba en algunos sitios, con lo que así conseguí aislarme del todo para conseguir la inspiración. También daba largos paseos por el bosque y miraba desde la ventana de mi cabaña. Ahí todo estaba oscuro y frio, lo que creo que acabó afectando a mi manera de componer y a mi estado de ánimo. También es verdad que al final acabas haciendo ejercicios de memoria, pensando en sucesos antiguos, pero la mayoría de las veces es solamente la naturaleza la que me inspira.

Por lo que hemos leído las canciones del disco irán acompañadas de su correspondiente vídeo. Hemos visto dos de ellos y están muy bien, con algunos parajes muy bonitos. ¿Están grabados en Dinamarca?
Si, de hecho, están grabados cerca de mi casa, en la playa que tenemos cerca. El video de “Sleeper” lo grabé una mañana muy temprano cuando me levanté muy ansioso y tan solo cogí mi mochila, me fui a la playa y comencé a filmar con mi iPhone, entonces crucé el puente y justo unos pájaros se pusieron a volar, y parecía como si los pájaros siguiesen algo, con lo que lo grabé todo de una sola toma y al volver al estudio las imágenes encajaron a la perfección con la música que estaba haciendo. Es una actitud DIY bastante simple, el hacer mis vídeos y fumar un poco. Es algo que me apetecía hacer desde hace tiempo, el poder hacer mis propios vídeos, porque a veces los vídeos musicales eclipsan un poco la música. Hay veces que los vídeos son muy pesados, se intenta hacer un corto con ellos y quería hacer algo más centrado en la música, que la música llevase el peso del vídeo; lo que quería era montar algunas imágenes que mostrasen el sentimiento, la atmósfera que intentaba crear cuando hacía la música. Ahora el plan es hacer vídeos de todos los temas del disco.

Por lo que he podido ver, estos vídeos tienen un poco el toque del Anton Corbijin en sus vídeos para Joy Division y Depeche Mode…
¡Si, es justo es lo que quería hacer! Me gusta mucho su forma de trabajar con un blanco y negro muy simple. Es muy simple, pero a la vez es muy icónico. Mi forma de trabajar es mucho más simple que la suya, pero ha sido una gran fuente de inspiración a la hora de hacer estos vídeos. Siempre he sido un enamorado de su forma de hacer los vídeos de Depeche Mode.

Aunque te alejaste un poco de la escena electrónica, siempre has estado bastante ligado a ella. ¿Cómo la ves en la actualidad?
Ahora mismo no sigo para nada la escena electrónica, ahora mismo estoy mucho más metido en el rock y el indie, también el jazz…De alguna forma no estoy muy metido porque me aburre bastante. Cuando hago la música electrónica que yo hago en realidad la percibo como un cruce entre electrónica y música rock, por ejemplo. Siempre intento poner la melodía por delante, incluso cuando hago algo más ambiental siempre intento focalizarme en el coro, la melodía…La mayoría de la música electrónica que escucho actualmente suena muy bien, pero noto que les falta mucha melodía, sentimientos…Por lo que no escucho mucha música electrónica últimamente, no es una fuente de inspiración para mí en la actualidad.

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y su experiencia al usarlo. Las cookies utilizadas para el funcionamiento esencial de este sitio ya se han establecido. Para obtener más información sobre las cookies que utilizamos y cómo eliminarlas, ver nuestra Política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies