“A veces funciona dejar trabajar al subconsciente”
Entrevistas / Oihan

“A veces funciona dejar trabajar al subconsciente”

Raúl Julián — 11-08-2020

Guille Aragón (Arizona Baby, Tuxedo) y ahora Oihan, estrena proyecto con un EP en el que pone música a cuatro fotos de Imanol Villota. En “Canciones para Imanol” (Musarañas, 20), el vallisoletano concreta el sonido apropiado para acompañar a cada una de las imágenes al tiempo de remitir a Gravenhurst, Mark Kozelek o Low.

El primer EP publicado por Guille Aragón (batería de Arizona Baby y al frente de Tuxedo) como Oihan viene protagonizado por música ideada para acompañar a cuatro fotos de Imanol Villota. “La idea del proyecto surgió hace un par de años, cuando estuve un tiempo de baja laboral. Tenía mucho contacto con Imanol, pues los dos vivíamos circunstancias extrañas: él trabajaba en industria en el norte de Palencia, en un ambiente un tanto inhóspito, pero a la vez con una cierta belleza. Me llamó mucho la atención ese contraste, y me puse a hilar ideas en ese sentido. Las fotos, de su proyecto “El Valle”, cerraron el círculo”. Queda la duda acerca de si Oihan surgió de manera exclusiva para eso o si al autor ya le rondaba previamente la idea de materializar una nueva aventura al margen de sus otros proyectos. “Lo veo como un paso lógico que aglutina cosas al margen de las bandas donde milito. A pesar de que en Tuxedo llevo el peso de la composición, lo veo como un proyecto coral con su propia evolución, que no siempre debe ser paralela a la mía. En ese sentido me siento cómodo con Oihan, que además es mi segundo nombre. Probablemente tenga una continuidad discográfica, aunque seguramente no estilística”.

“El disco es rabiosamente introspectivo y no tiene ninguna concesión de puertas para fuera”

Las especificidades del proyecto obligaron al pucelano a cambiar la forma en la que suele trabajar. “Partí de ideas instrumentales, especialmente de guitarra acústica, las trabajé como loops y a partir de ahí fui desarrollando la decoración instrumental a voluntad. En realidad ha sido más complicado mezclar los temas que grabarlos. Pero eso se explica porque soy un novato en lo primero, claro”. Una de las principales virtudes de ‘Canciones para Imanol’ es su capacidad descriptiva a la hora de concretar ese sonido que acompaña con acierto a cada una de las fotos. “Supongo que eso que dices es un éxito en sí mismo, así que muchas gracias. Plasmar un concepto abstracto a la hora de producir unos temas es una de las cosas más difíciles, pero dejar al subconsciente trabajar, a veces funciona. Pensé en qué se me pasaría por la cabeza al dejarlo todo para irme a trabajar lejos, en un paseo por la montaña en invierno, en una taberna en la que yo soy el extraño entre su parroquia. Y, por supuesto, en lo que me contaba el propio Imanol”. Del mismo modo las composiciones resultan sugestivas, en un efecto que el firmante se planteó como algo obligatorio. “Despertar sensaciones es un objetivo artístico siempre, no sólo aquí. Aunque no creo que haya mucha gente dispuesta a admitir que su música sea aséptica, así que dudo que sea un buen rasero. Es un tema interesante. No puedes controlar en absoluto la reacción de tu entorno cuando lanzas música nueva, y sin embargo el mundillo está lleno de presuposiciones al respecto, maniobras que supuestamente garantizan un éxito. En ese sentido el compromiso es total: el disco es rabiosamente introspectivo, y no tiene ninguna concesión de puertas para fuera. A partir de ahí, si es música de ascensor o remueve las entrañas, será cosa de cada uno”. La pieza más industrial de todas y, por tanto más desmarcada del resto, es la que corresponde con “El Trabajo”. “Me apetecía hacer algo mecánico para este tema, tipo cadena de montaje. Al final del tema hay un fragmento de un discurso de JFK sobre la grandeza de América (su América, por supuesto) y la carrera espacial. El tufo capitalista siempre sobrevuela la producción en masa. Así que me apeteció tirar por ahí”.

Algunos de los referentes a los que puede remitir la escucha son Gravenhurst, Mark Kozelek, Low, los Air más introspectivos o incluso el Bernard Butler de su primer disco en solitario. “Los tiros van muy bien por ahí. Me encantan los primeros discos de Air, las texturas del último de Low, Sufjan Stevens dándole a las maquinitas, el Damien Jurado de Allocate, Lambchop haciéndose los modernos. La cosa va cambiando, a veces te quedas a vivir en un disco semanas y cuando lo escuchas con distancia, el tiempo se porta mal con él. Otras, escucho temas como ‘Low (Out of Time)’, de REM, y pienso que se podría haber grabado ayer. Perdurar en el tiempo es maravilloso”. La meditada capa electrónica que incluye la referencia resulta imprescindible en el aspecto final del mismo, pero sorprende porque a priori resulta algo alejada del estilismo que Aragón suele manejar en sus otras bandas. “La mayoría de la electrónica que escucho viene de los grupos pop más sintéticos, y menos quizá de bandas especializadas en la experimentación sonora. Para mí la melodía siempre es lo fundamental, aunque en estos temas las dinámicas sean todavía más importantes. Hay cambios respecto al sonido de los últimos discos que he compuesto, el plano más alejado de la voz, como un instrumento más. De ahí usar el inglés también. A veces, lo que da sensación de disco electrónico puede ser la manera de grabarlo, pista sobre pista, y no en formato de banda tocando a la vez”.

En una época en la que el vinilo repunta con fuerza, interesa saber si ‘Canciones para Imanol’ contará con edición física. “Quiero creer que sí. Soy bastante exigente con el formato físico, y espero poder alumbrar algo cuidado, y que ensalce tanto la música como las fotos de Imanol, que son parte fundamental del proyecto. Será algo bastante limitado, en todo caso”. Y, de paso, si habrá algún tipo de presentación en directo para el EP. “Estoy trabajando en ello, pero no va a ser a corto plazo. Es un proyecto ingente para acometerlo uno mismo, y me gustaría ser lo más purista posible, disparando las mínimas secuencias posibles. Lo bueno es que al ser un mundo nuevo para mí estoy bastante motivado”.

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.