Músicas de Nueva York
Libros / Rafael Lamas

Músicas de Nueva York

7 / 10
Raúl Julián — hace 2 meses
Empresa — Ediciones Traspiés

Ubicado dentro de la colección ‘Vagamundos. Cuadernos de Viaje’ (que también investiga otras ciudades como Málaga o Sicilia), el presente volumen presenta al lector melómano un atractivo paseo por un buen número de calles, ubicaciones y locales de Nueva York. Un viaje que encuentra su excusa y nexo común en aquella trascendencia artística que, de uno u otro modo, tienen sus diferentes paradas. Rafael Lamas utiliza así la excusa de la música para plantear un trazado (en espacio y tiempo) a través de la Gran Manzana, aprovechando sus décadas de residencia en la ciudad y un currículum espectacular.

El autor es director de orquesta, pianista y profesor titular de literatura y teoría cultural en la Fordham University del Lincoln Center, y destina su sapiencia a escoger los diferentes argumentos incluidos en el libro. El resultado es un pequeño pero resuelto libro de bolsillo, que conjuga con habilidad diferentes épocas con múltiples localizaciones en las que el firmante sitúa (con amplios conocimientos y en ocasiones incluso en primera persona) la historia musical que ese rincón en cuestión alberga… o albergó en su momento. Una selección que, rubricada con narrativa inteligente y bien desarrollada, abarca desde el año 1892 hasta el 2018, dejando que los capítulos cortos se sucedan ágilmente uno tras otro. El trascurrir deja al descubierto las peculiaridades de los emplazamientos elegidos, con el protagonismo saltando entre diferentes géneros y estilos que, de algún modo, terminan entremezclándose con el ruido de fondo de la propia urbe. Como atractivo adicional, el libro cuenta con bonitas ilustraciones del arquitecto César Pigino, quien presenta una serie de acuarelas tan sencillas como hermosas engalanando acordemente las notas de Lamas.

Músicas de Nueva York‘ (Traspiés, 19) es, en definitiva, una referencia curiosa y dotada con encanto, que propone información interesante, personal, por momentos evocadora y siempre sincera, acerca de aquellos espacios ilustres de Nueva York y que, en realidad, deben de ser infinitos. Un repaso que incluye nombres tan mayúsculos como los del Lincoln Center, Columbus Circle, CBGB, Tonic, Woodlawn Cementery, New Amsterdam Theatre, Chelsea Hotel o el memorial a John Lennon de Strawberry Fields en Central Park, en los que acontecieron hechos que nunca deberían caer en el olvido.

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.