MondoSonoro Libros

carrer parlament pol rodellar

Se engloba este pequeño libro de ciento treinta páginas dentro de la colección Qué bonita es mi ciudad, por lo que se supone –avispado que es uno– que en el futuro nos vamos a encontrar con más volúmenes similares, aunque no nos queda claro si dedicados a calles, barrios u otro tipo de geografía urbana. En cualquier caso, en el tomo que nos ocupa el bajista de Mujeres y redactor de Vice Pol Rodellar nos explica su enamoramiento, algo tardío eso sí, con la calle Parlament. Un lugar donde la gentrificación justifica todas y cada una de las letras de la dichosa palabrita, tan en boca de todos últimamente.

Rodellar aprovecha para rodearse de todo lo que significa entregar una calle al consumo turístico, léase a partir de precios desorbitados por un vasito de vermut (atentos al subtítulo del libro: “¿Quién querría un futuro pudiendo beber vermut?”) o por una tapa de diseño que contrasta con el pasado del barrio. Lo hace además mediante una cierta melancolía y un humor corrosivo que permite al lector jugar a leer entre líneas. Un texto que, además, sirve de memoria para una generación que creció cambiando cromos de fútbol en unas esquinas donde ahora las patatas fritas tienen forma de cohete espacial y las olivas van rellenas de foie. Son los tiempos, dicen.

Comentarios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y su experiencia al usarlo. Las cookies utilizadas para el funcionamiento esencial de este sitio ya se han establecido. Para obtener más información sobre las cookies que utilizamos y cómo eliminarlas, ver nuestra Política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies