El expiador. Vida y obras de Charles Manson
Libros / Iñaki Domínguez

El expiador. Vida y obras de Charles Manson

7 / 10
Pablo Vázquez — hace 4 meses
Empresa — Melusina

Para quienes no tengan el placer, o la suerte, de conocer la obra anterior de Iñaki Domínguez, ensayista, licenciado en Filosofía y Doctor en Antropología Cultural, tal vez este libro suponga una excelente oportunidad para descubrir a un autor de contagioso entusiasmo y aguda capacidad analítica, siempre impelido por una fascinación por el lado más oscuro y perverso del ser humano y su impacto en el zeitgeist sociocultural. Basta con citar algunas de sus anteriores publicaciones: “Sociología del moderneo”, “Signo de los tiempos” o “Cómo ser feliz a martillazos”.

Aquí, Domínguez narra la historia y evolución de Manson, persona y personaje, enraizándolo en la revolución contracultural de su tiempo, sin dejar de prestar atención a la figura de Roman Polanski y a todo un surtido de fascinantes secundarios que participarían directa o indirectamente en los asesinatos de Tate-LaBianca. Pero, al contrario de la mayoría de los libros que han aparecido e irán apareciendo sobre la figura del carismático sociópata, su autor se moja, salpicando el devenir de los acontecimientos de reflexiones personales y referencias nada azarosas al pensamiento de Lévi-Strauss, Christopher Lash o Pierre Bourdieu que constituyen, de hecho, la parte más interesante de su honesta aproximación.

Especialmente destacable resulta el repaso a la figura del criminal como estrella de rock frustrada (que llegó a tener contacto con miembros de The Beach Boys o a despertar el interés de Neil Young), su sistema de desprogramación de los miembros de su “familia” o el acercamiento a las figuras de las Manson Girls, en especial a los hechizantes perfiles de Susan Atkins, Linda Kasabian y Squeaky Fromme. Con todo, lo mejor de este trabajo se encuentra en el epílogo: a partir del pensamiento de René Girard en torno a la figura del chivo expiatorio aplicado a la figura del asesino, el autor, al tiempo que discute su etiqueta como epítome del mal, pone de relieve el uso que hizo el sistema de sus terribles crímenes para frenar o cambiar las promesas de la revolución contracultural de su tiempo; algo en lo que Domínguez coincide con la tesis del reciente filme de Quentin Tarantino. Texto inmersivo, visceral e imprescindible. La sangre como forma de cultura, como bálsamo, veneno y antídoto.

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.