Ética, Estética y Política
Libros / Ernesto Castro

Ética, Estética y Política

7 / 10
Luis M. Maínez — 11-08-2020
Empresa — Arpa

Después de seguir de un tiempo a esta parte con bastante admiración a Ernesto Castro, un intelectual de apenas treinta años que se configura como el encargado de tomar el relevo de la más que consolidada tradición de filósofos-divulgadores-pensadores mediáticos españoles (de Ortega a Savater, por ejemplo), a través de sus conferencias y clases de historia de la filosofía colgadas en YouTube y de sus libros (en concreto ando a medias de su tesis doctoral sobre el Realismo Poscontinental editada maravillosamente por Materia Oscura), me llamó la atención la publicación tan precipitada (o eso creía yo) de este ‘Ética, Estética y Política’.

Dada la extensión de su libro sobre el ‘Trap” y del que aquí nos ocupa, por no mencionar la de su tesis doctoral, el esfuerzo ha tenido que ser ímprobo, pensé. No es esa la impresión que queda al sumergirse con bombona de oxígeno -a fondo- en este -por otro lado, muy interesante- libro de ensayos más o menos breves. Pero vayamos por partes.

‘Ética, Estética y Política’ es un trabajo bien estructurado y coherente que continúa ahondando en la vocación de Ernesto Castro de mantenerse ligado a su tiempo y a su espacio vital. Una vocación que se refleja tanto en su acercamiento al Materialismo Histórico de Gustavo Bueno como en su aproximación al fenómeno trap. En las tres grandes secciones en las que se divide el libro (presentadas desordenadas respecto al título, por cierto) queda patente que el interés de Castro por el ahora es tan basto como su conocimiento del pasado. El antiespecismo, el arte contemporáneo, el (pos)porno, el feminismo, el populismo y las teorías sociopolíticas más heterodoxas y populares encuentran espacio en este nuevo libro de Ernesto Castro. Todas las cuestiones están bien expuestas y -como debe ser- sin dejar ver demasiado de qué pie cojea el autor. Algo que, sin embargo, no debería estar reñido con concluir más firmemente de lo que lo hace Castro en sus ensayos. La exposición y la captatio están ahí pero quiero ver qué tiene Castro que decir después de tantas lecturas acumuladas.

Por otro lado, creo que el público objetivo que puede buscar Castro con sus ensayos es un público que ya le sigue. Su público. Y en mi caso (reconociéndome como tal) creo que queda algo deslucido ver que ha reciclado una parte considerable del material que ha expuesto en sus clases. Sé bien de la angustia de las influencias y que la obra de un teórico no es infinita, pero después de devorar sus lecciones y conferencias en YouTube buscaba una ampliación, no una concreción. Y es que este es -por lo menos, desde donde yo lo veo, desde fuera, sin los conocimientos que sí Castro lleva en la mochila- el leit motiv de este libro: dar el paso de YouTuber millenial a autor serio. El autor busca en la contradicción eterna del pharmakon de Platón y Derrida su lugar en el ágora intelectual de las letras hispánicas y lo consigue con soltura y brillantez. Ernesto Castro acierta en lo que ha leído y en lo que escribe, se encalla a veces con la prosa pero casi siempre sale airoso. Algo complicado en un autor tan joven que entra a desglosar y desclasar temas tan espesos y espinosos.

“Ética, Estética y Política” le sirve a Castro para dejar negro sobre blanco todo lo que ha ido desgranando en teras de información audiovisual y, sobre todo (y aquí es innegable su éxito), para estructurarlo y darle una forma definitiva. (¡Bien por la editorial, también!) Tras desembarazarse definitivamente del buenismo, Castro hace bien en dejarlo claro. Lo que hay dentro de este filósofo es envidiable e innegable: talento, determinación y maneras. También oficio, el que aprendió de su padre tal y como firma la dedicatoria del volumen. A España le vendría genial que terminara de lucirse. Yo estoy deseando verlo.

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.