MondoSonoro Discos

drift

The Men siempre tratan de reinventarse en cada trabajo, manteniéndose fieles entorno a una actitud punk y díscola que casi siempre les trae buenos resultados. En esta ocasión Mark Perro, Nick Chiericozzi y compañía han apostado por rebajar las revoluciones de los temas y mostrar a una faceta, que siendo igual de acechante que siempre, refleja una visión más sugerente y nocturna de sus composiciones. Así es como en “Drift” se acercan por momentos a aquella parte de la discografía de Nick Cave, que reduciendo bastante los elementos de sus temas, consigue sonar de lo más peliagudo y sobrecogedor. “When I Held You In My Arms” puede resultar un buen ejemplo para entender cómo la banda no tiene ningún tipo de prisa por mostrar el desarrollo de la canción, sino que prefiere caminar a través de tierra quemada, arrastrando todo aquel lamento que antes no tenía lugar en sus discos. Una nueva perspectiva interesante de sus canciones, despojándose de decibelios pero ofreciendo una vez más su particular carácter maldito, aquel que conduce hacia un desenlace fatídico, sobre todo en temas como “Final Player”.

El juego mostrado a través de canciones de medios tempos, donde el desánimo parece tomarlo todo, se contrapone a momentos más clásicos de su trayectoria donde el rock setentero toma el turbo para mostrar a una banda altiva y sin contemplaciones. En mitad de todo ello, también hay tiempo para tender nuevos puentes a temas más ambientales y cargados de una fúnebre tensión, como es el caso de “Sleep”, moviendo las coordenadas de su afán experimental hacia terrenos impropios en ellos para dejar definitivamente atrás los muros de sonido. Precisamente esta experimentación se encuentra más relacionada que nunca con el rock de garito de carácter jam session, un poco tirando hacia la eclosión del R&B en ciudades como Nueva Orleans para explorar al máximo las posibilidades de vientos y teclados. Así es como llegan hasta “Secret Light”, una canción más que bien estructurada, donde a partir de lo insistente de la melodía centrar empiezan a divagar de una forma de lo más entretenida con voces que se muestran a modo de impulsos nerviosos. Nunca se sabe por dónde The Men pueden conducir sus trabajos, algo que una vez más ponen de manifiesto con el disco más alejado de todo lo que nos habían mostrado hasta el momento.

MÁS SOBRE THE MEN

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y su experiencia al usarlo. Las cookies utilizadas para el funcionamiento esencial de este sitio ya se han establecido. Para obtener más información sobre las cookies que utilizamos y cómo eliminarlas, ver nuestra Política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies