Kind
Discos / Stereophonics

Kind

7 / 10
Karen Montero — hace 2 semanas
Empresa — Parlophone
Género — Pop

Tras el último tour que Stereophonics realizaron en 2018, Kelly Jones admitió quedarse sin inspiración. No es, como ha contado en varias ocasiones, uno de esos artistas que se inspiran solo en lugares y situaciones extraordinarias. Es capaz de componer canciones y escribir letras, por ejemplo, mientras está de gira en cualquier lugar. Pero en esta ocasión Jones se asustó e incluso pensó en dejar la banda. No obstante, supo detectar el porqué de lo que le ocurría. Para solucionarlo, tuvo que alejarse un tiempo de la banda y pasar más tiempo con su familia, lo que dio pie a “Kind”, su onceavo disco de estudio, coproducido por el mismo cantante y por George Drakoulias. Un disco con mucho más componente personal que los anteriores y que, pese a que estuvo a punto de no ver la luz, es el más catártico de su repertorio.

Los problemas de Jones no son los mismos que hace más de veinte años, cuando fundó la banda. Ya no es el chico de veintisiete años que iniciaba una banda en Gales: ahora, viviendo en su segundo matrimonio y con tres hijos, se toma la vida familiar muy en serio, lo que se convirtió en el tema central del disco. La relación con su hija mayor adolescente es fundamental, como reflejan canciones como “Fly Like An Eagle”, en la que le da ánimos cual padre preocupado. Jones se reconcilia con la vida expresándose sobre temas como las adicciones en “Don’t Let The Devil Take Another Day”, una composición muy personal para él por haberlo sufrido en familiares y amigos.

Temáticas muy reposadas y que repercuten en cómo Stereophonics crean su música: la guitarra acústica se impone en la mayoría de canciones restando el protagonismo a los demás instrumentos. Como muestra, “This Life Ain’t Easy (But It’s The One That We All Got)”, que junto con el piano dan un toque de solemnidad a lo que Jones cuenta.

No es nada nuevo que Stereophonics abracen un pop tranquilo, pero quizás falta un toque fresco en lo musical que no haga sonar sus temas tan parecidos el uno al otro. “Kind” es precioso en la poesía de las letras, pero los instrumentos no tienen esa frescura diferenciadora que se podía escuchar en anteriores discos, como en su anterior “Scream About The Sounds” (17) o su mítico “Language.Sex.Violence.Other?” (V2 Music, 05). Pese a esto, la cara B del álbum contiene versiones acústicas de seis canciones que conectan mejor con las letras respecto sus homónimas de la primera parte y hacen cerrar el álbum de manera más solemne e íntima.

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y su experiencia al usarlo. Las cookies utilizadas para el funcionamiento esencial de este sitio ya se han establecido. Para obtener más información sobre las cookies que utilizamos y cómo eliminarlas, ver nuestra Política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies