Róisín Machine
Discos / Róisín Murphy

Róisín Machine

8 / 10
Álex Jerez — 09-10-2020
Empresa — Loaded Records / BMG Company
Género — disco music

Explosivo y poderoso es el regreso de Róisín Murphy con su quinto álbum de estudio. Una colección de diez temas destinados a la pista de baile que reivindican la figura de una mujer auténtica, independiente y segura. Un viaje sonoro por una lección de autoconocimiento por parte de la estrella irlandesa, sus fantasías y libertad como creadora. Indudablemente, en mitad de un año en el que el género disco ha vuelto a resurgir con una fuerza tan apabullante como efímera. “Róisín Machine” llega para convertirse en una de esas piezas que perdurará en nuestra memoria con el paso del tiempo.

Con su antiguo colaborador DJ Parrot en la producción, Róisín Murphy ha recopilado algunos de los sencillos que ha estado lanzando en los últimos años (seis de los diez desde que “Simulation” viera la luz en 2012) junto a unos cuantos temas nuevos para empaquetarlos y darles la vida que se merecen. Mezcla de angustia y diversión, “Róisín Machine” nos propone un viaje por un mundo de plástico, superficial (“Narcissus”) y cargado de brillo donde salir a bailar es casi tan importante como poder respirar (“Selfish Mademoiselle”). Temas ‘buenrollistas’ y a la vez reflexivos que convierten a Róisín Murphy en la diva absoluta de 2020. “I feel my story’s still untold but I’ll make my own happy ending. I guess I’d rather be alone than making do and mending”, explica en “Murphy’s Law” a través de esa fantástica base funky y unos teclados boogie de fondo como protagonistas. Y es que cada uno de los temas que componen el álbum están cuidados a la perfección priorizando curiosamente el minimalismo a la sobreproducción a pesar del exuberante packaging externo. Se trata de un disco tremendamente rico en sonoridades explorando a fondo cada uno de los géneros en los que la diva se mueve. “Kingdom Of Ends”, por ejemplo, consigue sacar el lado más trance de la estrella, “Something More” te cuela un piano housero con unos coros magníficos y en “We Got Together” apuesta por enfrentar un sonido más industrial a unas voces totalmente pop.

El momento más brillante de “Róisín Machine” llega, sin duda, con ese súper himno que sigue siendo “Incapable” desde que lo lanzó el pasado año como single y que a su vez sirve como eclosión para dar paso a la parte más disfrutable del disco. Un corte funky completamente adictivo, hipnótico, que crece entre unos sintes indomables, una marcada percusión y una potente línea de bajo. Un canto a una tristeza desconocida tras la ruptura de una relación, al vacío en mitad de la pista de baile, a disfrazar que todo está bien mientras la música siga sonando. Un tema que nos engancha a un personaje ajeno al dolor que la propia Róisín definió como un experimento y reto compositivo (“I don’t know what I’m doing. Never had a broken heart. I don’t know if I can love in all honesty. I don’t know if that’s what I’m feeling when I’ve never had my heart broken”). Y es que, Murphy ha querido con este disco huir un poco del caos y el drama actual presentando una reconfortante, y vital, propuesta que nos viene de lujo para apartarnos de este angustioso 2020.

“Róisín Machine” es un regalo por parte de Róisín Murphy. La firma de una estrella ajena completamente a todo tipo de modas, y listas de éxitos (aunque no se cortó en pedir a sus fans en Twitter que compraran el disco para que abriera en una posición digna en su primera semana de lanzamiento), que ha vuelto a reinventarse sin apenas proponérselo. Una colección disco-house de calidad y cuidada que no recibirá el reconocimiento que se merece simplemente por no ser la más popular de la clase. Un reto más que superado.

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.