A tope amb la vida
Discos / Oques Grasses

A tope amb la vida

8 / 10
Don Disturbios — 28-05-2021
Empresa — Halley Records

Tras el descomunal éxito de su anterior trabajo “Fans del sol” tocaba lidiar con la resaca. Y no era tarea fácil. Oques Grasses han pasado de ser el grupo más inclasificable, y ajeno a la etiqueta de lo que se conoce como mestizaje catalán, a convertirse en el buque insignia del género. Parece y es un contrasentido, pero la vida es así: puta y contradictoria. Por eso hay que cogerla por los cuernos. Por eso hay que vivirla soñando. Por eso todo aquello que no entendemos, es lo que nos llena. Por eso cuando uno no puede ir a peor, ya no tiene absolutamente nada que perder. Por eso hay que ‘petarlo’ todos los días del año. Por eso… Por eso Oques Grasses se han sacado un discazo de la manga como continuación del anterior, cargado de máximas existenciales que nos invitan a eso: “A tope amb la vida”. Toda una declaración de intenciones directa y clara. Aquí hemos venido a disfrutar, bailar y gozar dejando los prejuicios lejos, muy lejos. Y es que cuanto menos aprieta el corsé de lo que se puede y no se puede hacer, mejor y más libre salen las cosas. Y en eso ha consistido esta grabación: La liberación definitiva.

“A Tope amb la vida” es la continuación de “Fans del sol”, pero sin tomar prisioneros. Es un disco que muestra a las claras como han crecido Josep Montero y Joan Borrás en su rol de Justin Delasiembra. Es decir, como dúo de productores que han engrandecido el sonido de la banda, logrando que las percusiones te golpeen duro en el pecho; la fanfarria de vientos consiga abrir las puertas del mismísimo infierno y los coros amplifiquen, embelleciendo, la canción. Han ido sin complejos a emular al Quincy Jones más funky y ochentero en “Petar-ho”; dejarse acoger por el ritmo del reguetón más sideral y urbano (“Lakilove”); rendir un homenaje inconsciente a C.Tangana (“Talismà”); lanzarse a un himno expansivo a lo Coldplay (“Elefants”), trasladarse a la Colombia caribeña (“Vida d’oferta”); demostrar que Santa Salut canta tan bien como rapea (“Goodline”) y ya para redondearlo, hacer uno de los vídeos más cachondos de la temporada (“Bye bye”). Pero no solo eso. Oques Grasses demuestran también con este disco que, cuando se ponen tiernos, logran magníficos resultados. Dos de los mejores temas de “A tope amb la vida” son de lo más delicado que han hecho en su carrera. En uno “La gent que estimo” brilla la colaboración de una voz preciosa como la de Rita Payés. Y el otro “De Bonesh” es uno de los temas más dulces e inspirados de su carrera. Una pequeña joya que crece con unos coros de inspiración africana, que hará olvidar a más de uno que Txarango lo dejan. A rey muerto, rey puesto.

“A Tope amb la vida” es un disco que debería dar, aunque parezca imposible, un nuevo impulso a la carrera de los catalanes. El empujón definitivo para saltar con fuerza más allá de las fronteras establecidas por el idioma en el que cantan. No en vano el disco combina en más de una ocasión el catalán con el inglés y el castellano. Además los ritmos que manejan son tan universales como el mensaje que atesora. Por eso “A tope amb la vida” y a las peñas ‘puñalás’.

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.