I’m All Ears
Discos / Let’s Eat Grandma

I’m All Ears

7 / 10
Karen Montero — 19-11-2018
Empresa — Transgressive
Género — Pop

La explosión de Let’s Eat Grandma continúa en expansión. Su debut, “I, Gemini”, no fue un capricho adolescente: su pop etéreo, de ensueño y con bases electrónicas ponía la piel de gallina. El dúo británico formado por Jenny Hollingworth y Rosa Walton da un paso de gigante dos años después de su primer trabajo con “I’m All Ears”.

Como recién bajadas de una nave espacial, “Whitewater” abre las puertas del nuevo mundo de Let’s Eat Grandma. Una intro con base techno que continúa con “Hot Pink”, un canto a la adolescencia en la que las chicas de Norwich todavía presumen de vivir, con diecinueve años. Un viaje supersónico en apenas dos años en el que no han conducido solas: Sophie es quien produce esta canción, en la que también colabora Faris Badwan de The Horrors. De ahí que algunas de las canciones tengan influencias de su música. Quizás la condensación de la música trabajada y con fundamento puede chocar con la letra sobre ponys y mundo rosa, pero juntas se convierten en algo adictivo, ecléctico y vibrante a la vez.

El pop radioactivo que desprendía su trabajo anterior se amplia ahora con once experimentos de synth-pop cada vez más macerado. ¿Qué hay detrás de “I’m All Ears“? La confirmación de una banda que ya ha demostrado una solidez impresionante tanto en su sonido electrónico como en sus letras y en su concepción de la música. Una juventud que no es un handicap, al contrario, demuestra ganas voraces de crear música mediante la psicodelia, synth y voces. Así se hace el synth-pop con personalidad.

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.