Desayuno continental
Discos / Extraperlo

Desayuno continental

9 / 10
Xavi Sánchez Pons — 04-02-2009
Empresa — Mushroom Pillow
Género — Pop
Fotógrafo — Archivo

El pop que importa, el que deja huella y te hace sentir cosas que van más allá de una simple sonrisa en los labios, es difícil de encontrar. Así que, cuando aparece a un grupo que lo consigue, dan ganas de salir a la ventana y gritarlo a los cuatro vientos. Alto y claro, sin miedo a meter la pata. Extraperlo, no lo duden, es uno de esos grupos, y la primera vez que los escuchas te hacen pensar en lo especial que fue descubrir en su momento a Le Mans, Orange Juice o Vampire Weekend.

Tres bandas de ese pop que importa que no aparecen en esta crítica por capricho, sino porque nos sirven para definir a la perfección el disco de debut del joven cuarteto de Barcelona: las letras en castellano, la inocencia y la falta de complejos que presidían el primer disco de los donostiarras, la voz afectada a la Edwyn Collins que gasta Borja, y las guitarras cristalinas, con toques afro, de los de Brooklyn. Ahora bien, “Desayuno continental” (disco que ha contado con un colaborador de lujo, Pablo Díaz Reixa, capo de El Guincho y Coconot) es eso y mucho más. Es el tecno pop juguetón a lo Carlos Berlanga de ese rompepistas que es “Cavalcade”, son los guiños a Claustrofobia y Golpes Bajos de “Noche en la montaña” o “Fantasmas”, es el pop nuevaolero y efervescente de “Bañadores”, es el espíritu saltarín y el encanto de “Noche en la montaña” y “Las palmeras del amor “… El primer disco de Extraperlo es un sonado paseo por el pop que han devorado estos cuatro veinteañeros a lo largo de su vida, un recorrido lleno de clase, gemio y personalidad. Chapeau.

Un comentario
  1. That really catupres the spirit of it. Thanks for posting.

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.