Cuckooland
Discos / Robert Wyatt

Cuckooland

9 / 10
Redacción — 23-12-2003
Género — Canción
Fotógrafo — Archivo

Este disco representa la vuelta a la actividad discográfica de Robert Wyatt después de seis años en silencio. Con una historia nada convencional, Wyatt empezó tocando la batería en los iniciáticos The Soft Machine, después formó Matching Mole y posteriormente vio truncada su vida por un desgraciado accidente que le dejó en silla de ruedas, hace ahora treinta años. Aunque a la postre eso desembocaría en una carrera en solitario que ha dejado perlas como “Rock Bottom”.

En “Cuckooland”, producido por Phil Manzanera y con las colaboraciones de amigos como Brian Eno, Paul Weller, David Gilmour o el anti-sionista israelí Gilad Atzmon, este antiguo estudiante de arte, amante del jazz y con la voz más triste que existe (según Ryuchi Sakamoto), vuelve a emocionarnos con sus dramáticas canciones. La mayoría de ellas escritas por él o co-escritas con su eterna compañera Alfreda Benge, otras tres por Karen Mantler, más dos versiones. Y con textos muy profundos, como la persecución nazi sobre los gitanos, sobre el horror de Hiroshima y Nagasaki o sobre una niña que nació en el mismo momento que cayó la primera bomba en Bagdad. Eso acompañado por su original mezcla de música planeadora y jazz de vanguardia, obtenido a base de angustiados teclados y metales melancólicos. Hasta de la desesperanza puede florecer belleza. Otra obra maestra para minorías.

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.