Young Fresh Fellows, lo que me da la gana
Conciertos / Young Fresh Fellows

Young Fresh Fellows, lo que me da la gana

8 / 10
Liberto Peiró — 11-06-2013
Empresa — Tranquilo Música
Sala — Wah Wah
Fotógrafo — Liberto Peiró

Casi treinta años después de haber montado la banda, Scott McCaughey, sigue disfrutando con ella y salta a la vista. Además tiene a su favor que desde 1988 está rodeado de los mismos elementos, tan hábiles con sus instrumentos, como pintorescos. Sin dejar de lado sus otros proyectos a lo largo de su dilatada carrera como Minus 5, The Baseball Project REM o incluso girar con Robyn Hitchcock, este inquieto hombre no puede dejar de lado su banda más longeva. Por eso cada cierto tiempo nos deleita con sus canciones por estos lares. Nunca se les ha podido encasillar en un estilo concreto, da igual que toquen sus temas más garageros, de power pop o rock and roll, el caso es hacer uso y disfrute de esas canciones para bailar.

Empezaron el primer concierto de esta gira, con el tema “Rock’n’Roll Pest Control” de su primer álbum, para dejar claro cuáles eran sus intenciones en las casi dos horas sin descanso con que hicieron disfutar al poco público congregado. Mitad seguidores de siempre y mitad primerizos, que salieron todos encantados. Siguieron, siempre acompañados con un muy buen sonido, tocando canciones como “Another Ten Reasons”, “Mr Salamander´s”, “Little Bell” o “Go, Blue Angels, Go”. Entre canción y canción Scott no paró de hacer bromas y comentarios en una complicidad con el público que solo se alcanza con una experiencia como la suya y, sobre todo, unas ganas de pasárselo bien en compañía que ya quisieran para si muchos jovencitos que ahora comienzan y se esconden tras los micros. Mientras tanto, el batería Tad Hutchison seguía con su festival de movimientos, que si el molinillo de baquetas, que si el golpe a la especie de paella etrusca que lleva unida a lo que parece una caña de pescar y un platillo a una altura de casi dos metros, mientras se mueve a modo de péndulo desde su cara al trasero del cantante. Todo un espectáculo.

A la solicitud de ¿hay algún trombonista en la sala? apareció una chica despistada, que les pedía la canción “My Friend Ringo” que gustosamente se dispusieron a tocar. Siguieron invitando a hacer peticiones y apareció “Two guitars, bass & drums”, para pasar en el tramo final por “Strichnine” de los Sonics y “Born To Be Wild” de Steppenwolf.

Young Fresh Fellows nos recordaron a todos que son una banda de Seattle, que empezó antes del boom del grunge, que cohabitó con bandas como Mudhoney y Nirvana sin dejarse influenciar por esos nuevos sonidos que tanto triunfarían y que siempre han hecho lo que les ha dado la gana, algo muy de agradecer.

 

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.