Del Perelló a Conakry por un día
Conciertos / Nakany Kanté

Del Perelló a Conakry por un día

8 / 10
Don Disturbios — 15-08-2021
Fecha — 13 agosto, 2021
Sala — L'Ambigú Gastrobar, El Perelló (Tarragona)
Fotógrafo — Éric Baes

Llegó la quinta ola para borrar de un plumazo  las esperanzas de que por fin este fuera el verano del regreso a la antigua normalidad: la que nos gusta. Ese volver al viejo ritual de danzar de pie con una birra en la mano, preocupándonos tan solo de que no se nos derrame. Sin embargo, y por fortuna, aún hay lugares en lo que puedes acercarte mucho a cómo eran antes las cosas. Esas terrazas de verano en las que se ofrece música en directo para un público que cena cómodamente sentado. El mismo que brinda por esas vacaciones, que no se han frustrado del todo, mientras olvida por una hora y media del hartazgo que nos produce escuchar el noticiario que solo se ocupa de la ola de calor, el riego de incendios y la tasa de contagio. Al resto del mundo que le den.

L'Ambigú de El Perelló (Tarragona) es uno de esos restaurantes con terraza que realiza un gran esfuerzo por darle a su programación una calidad que ponga al pueblo en el mapa. Una tarea titánica, si tenemos en cuenta que el sur de Cataluña acostumbra a ser noticia tan solo por la instalación de otro Parque Eólico (¿De verdad no hay más lugares en todo el territorio donde hacerlo?); la construcción de una línea de alta tensión privada (De nuevo en toda la frente); o lo poco que se preocupa el poder político de Barcelona de sus gentes y su territorio. Por eso es todavía más loable lograr que una artista de la categoría de Nakany Kanté acceda a descender hacia esa “nada” instalada más allá de la frontera que marca el modelo turístico cafre y populista de Port Aventura. Un “muro” parecido al que separaba el mundo conocido del páramo de hielo y terror de Juego de Tronos.

Hete aquí, por tanto, a unos cuantos intrépidos norteños dispuestos a disfrutar de una velada mágica en el Ambígú perellonense, gracias al poder vocal de Nakany Kanté. Y es que la cantante guineana afincada en Barcelona no tarda ni dos canciones en lanzar, sin a penas esfuerzo,  su potente chorro de voz, mientras en varios temas de su repertorio  deja la acústica a un lado para demostrar cómo se baila en Guinea Conakry.

Nakany Kanté se ha presentado en formato trío, acompañada por un percusionista más que solvente y un Sergi Blach a la guitarra que olvida por un momento el funk de sus The James White Experience, para embellecer la música mandinga de la "jefa" con sus filigranesco trenzado de notas. Juntos van a regalarnos una velada en la que la cantante irá introduciendo algunos de sus temas, para explicar la historia que esconden: ya sea un bonito cuento que implica a un cocodrilo mágico o la denuncia de esa costumbre que obliga a las niñas a contraer matrimonio con el hombre que su familia escoge.

Temas de su último álbum “De Conakry a Barcelona” se despliegan ante el evidente gozo del público que acompaña y jalea con sus palmas un concierto que Kanté culmina con “Samedi”, el tema más popular de su repertorio, que acaba por engrescarnos a todos. Un ambiente ideal en el que entrechocamos nuestras copas y olvidamos todo lo que a diario se empeñan en hacernos recordar para aguarnos la fiesta. No será esta noche. No lo hemos permitido. Por eso la sonrisa de satisfacción de Kanté al finalizar su bolo, simboliza esas ganas que tenemos todos de vivir instalados en un perpetuo verano en el que los problemas se disipen bajo el ritmo de la buena música. La misma magia desplegada por esas notas africanas que han logrado invertir el viaje de El Perelló a Conakry por un día.

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.