Sanadores
Conciertos / Kings Of Convenience

Sanadores

9 / 10
Raúl Julián — 24-10-2021
Empresa — Primavera Sound
Fecha — 18 octubre, 2021
Sala — Teatro Lope de Vega / Madrid
Fotógrafo — Raúl Julián

Kings Of Covenience han firmado, junto a José González y Villagers, la que bien podría ser trilogía de discos balsámicos de la temporada en curso. Los noruegos regresaban a escena hace unos meses con el magnífico Peace Or Love (EMI / Virgin, 21), doce años después de su anterior álbum y con once nuevas canciones cuya escucha sugería al instante cuánto se les echaba de menos. Una añoranza traducida en euforia ante la noticia de una gira española de tres fechas que, en su parada madrileña, se fijaba en un escenario tan propicio como el majestuoso Teatro Lope de Vega sito en plena Gran Vía de la capital. Una conjunción de elementos traducida en sólido sold out, con el aforo liberado de restricciones y un público decidido a rendirse ante los encantos de Erik Glambek Bøe y Erlend Øye.

La dupla asumió el protagonismo único de la velada, ocupando el centro del escenario y acompañados únicamente de sus armonías vocales, guitarras y toneladas de buen gusto. Haciendo de la alargada sombra de Simon & Garfunkel un ejercicio de respeto bien entendido, los de Bergen compartieron su sedosa y embriagadora mezcla de folk, pop y bossa nova con saludable tranquilidad, en unas empáticas preferencias por calidez y nostalgia. Es así, alejados de cualquier artificio o adorno innecesario, como los nórdicos defendieron un repertorio que contó con generosa representación de su más reciente entrega, destacando piezas como “Fever”, “Killers”, “Love Is A Lonely Thing” (tras aclarar con gracia que, en esta ocasión, Feist no participaría en la pieza), “Rumours”, “Rocky Trail” o “Angels”. Una selección salteada con algún que otro clásico inexcusable del repertorio, como las siempre apropiadas “Homesick”, “Cayman Islands” o la final “Misread”.

Una obra, la del dúo, imaginada desde el minimalismo y extremo cuidado tanto del detalle como de las propias formas, todo envuelto en esa habitual capa de elegancia que se ve potenciada al contacto con las tablas. Tanto que, tras degustar versiones en vivo de sus temas, queda la sensación de que Peace Or Love es una referencia de todavía mayor calado emocional que lo que sugería en el momento de su publicación. Ante un público respetuoso, Kings Of Covenience firmaron una velada inmaculada, de maneras sencillas y casi orgánicas, que apenas necesitó setenta y cinco minutos para certificar el triunfo. Nadie consideró quejarse, con el valioso efecto sanador de su música haciendo efecto mientras se emprendía el camino de vuelta a casa y aún se saboreaba aquel mágico encuentro.

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.