Entre lo urbano y el rock
Conciertos / Festival Sónica

Entre lo urbano y el rock

8 / 10
Dave Blanco — 19-07-2022
Fecha — 15 julio, 2022
Sala — Estadio Riomar, Castro Urdiales
Fotógrafo — Dave Blanco

Tras el estreno el pasado año en circunstancias pandémicas que obligó a rediseñar la programación y distribución del festival en varias fechas a razón de dos artistas por día, en esta segunda edición, el Festival Sónica de Castro Urdiales pudo celebrarse sin restricción alguna a lo largo de dos maratonianas jornadas.

Con una eterna e inusual ola de calor norteña pegando duro, y con la ya típica y tradicional caravana de los viernes de la A8 en dirección Cantabria, la propuesta musical de Malamute, se esfumó antes de poder catarla, sonando los últimos acordes de camino a los accesos al estadio Riomar. Las encargadas de abrir el escenario principal fueron Aiko El Grupo, banda madrileña de pop-punk que empezaron con algún problema con la correa de unas de las guitarras. El escenario, con una pasarela que emanaba hacía el público en su mitad, hacía que los asistentes se tuvieran que dividir en dos grupos para poder estar más cerca de las artistas. En el lado derecho varios fans chillaban y saltaban en temas como “Si Me Conoces Tanto” o “Arroz Con Ketchup” en clara referencia a la menstruación femenina. En “Romatinksi” hubo recuerdo a M-Clan y versionaron “Toro” de El Columpio Asesino con alguna que otra vuelta de tuerca. Siguen los ritmos de grupos como Fresones Rebeldes o las más actuales Cariño, donde las mujeres toman partido y hablan de una forma muy directa de los problemas adolescentes (y no tan adolescentes).

El escenario dos contrastaba en sobriedad escénica con el principal, y estuvo, en mayor parte, copado por los sonidos mas urbanos, como los de Paranoid 1966. Victoria llegó a Castro algo perjudicada de la voz (como ella aclaró más adelante) pero aún así, salió airosa con su propuesta cargada de matices del r&b. Bases lentas con predominio de graves como en “Niñxs Malxs” , “Mis Nike” o “Bebiéndote, Es Mentira” contrastaban con otras más alegres como ”Verano”. Alargó en exceso el repertorio, lo que penalizó en las sensaciones finales.

Con 16 minutos de retraso La La Love You salieron a escena con ya una muy buena asistencia. Los ya éxitos del grupo como son “La Canción Del Verano”, “Laponia” o la infinitamente cantada “El Fin Del Mundo” eran buena excusa para disfrutar de la puesta de sol desde Riomar. Jugaron con las voces, siempre en esos sonidos muy pop (y agudos), y en “Pócima de Amor” varias chicas subieron a escenario con pompones. El público se vino abajo (o arriba) con el “tenía tanto que darte…” de Nena Daconte antes del fin del mundo. Sonaron bien, jugaron con el público y sacaron copas y champanes hinchables para celebrar que Castro era el mejor público del mundo.

De primeras, el pop alegre de la joven Suu supo acoger a la masa social que llegaba desde el escenario principal. Guitarras acústicas y ukeleles sobre la base de la banda que la acompaña. Temas como “Natural” , “No Eres Tan Especial” o la anteriormente versioneada “Eres Un Temazo” junto con la versión que hizo de Radio Futura “ Enamorada De La Moda Juvenil”, contrastaron con algunas partes algo más lentas que hicieron decaer el subidón previo, lo que provocó alguna que otra espantada por parte del público.

Era el turno de Carolina Durante que llegaba a Castro tras las buenas críticas de su paso por el Bilbao BBK Live. Diego y los suyos siguen haciendo de las suyas con los ritmos frenéticos y la actitud del frontman. Además, con la pasarela (pagada según ellos por C Tangana) le dio a Diego lo que necesitaba para poder vacilar con el público que llenaba las filas hasta la mesa de sonido. Cayeron todos los clásicos de la banda: “Cayetano” (que ya parece estar pasada de vueltas), “La Banda Sonora De Nuestras Vidas”, el “Perdona” sin la colaboración de Amaia y acabaron con “Famoso En Tres Calles”. Demasiado ritmo y una voz de Diego a veces imperceptible hicieron de su show algo raro, posiblemente buscado.

Jaime Lorente salió con la actitud de comerse el escenario y ganarse al público, pero todo quedó en una mera intención. Tanto él como su compañero de micro no pararon de moverse de un lado a otro del escenario arengado al personal, pero sus voces no terminaban de empastar entre sí. Navegó en un mar de temas hip hop que a veces mezclaba con música electrónica. Una voz ronca a lo Zatu, pero sin ese deje andaluz trataba de ponerle intensidad. “Guapo y Loco”, “ El Chaval” o “Saturday” fueron de las más coreadas.

Uno de los platos fuertes del festival y por ende en el día era la visita de Rigoberta Bandini, que como los Durante, ya pasó la semana anterior por el Bilbao BBK Live con buenas críticas. Primera vez en directo para un servidor, que en líneas generales me dejó algo frío. Sus dos o tres éxitos fueron coreados y animados, pero con demasiadas cosas disparadas y poco tiempo para la improvisación (cosa de los festivales) al concierto le faltó “alma”. Versionó a Mocedades con “Cuando Tú Nazcas” y Massiel y su eurovisivo “La, La, La” e hicieron una génesis del “Ay, Mamá” con mucha electrónica que descolocó a más de uno. La televisiva y animada “A Ver Qué Pasa” fue de lo mejor antes de sus ya clásicas: “Perra”, “Ay Mamá” ya en condiciones y con pechos al aire y el “Así Bailaba” que canta junto a Amaia. “Too Many Drugs” fue el adiós.

Los navarros Chill Mafia son una de las sensaciones juveniles del momento en el mundo de los sonidos urbanos. Sus conciertos son de todo menos canónicos y tranquilos. Es como ver a través de un agujero de una lonja juvenil de cualquier barrio. Pasados de auto-tune, mezclaron raíces vascas en “Kolakao”con reggae en “Marmitako x Punki Reggae Party” y electrónica en “Ay k Emoción”. Problemas técnicos con los graves cortaron el ritmo del concierto, que solventaron con una mini pinchada de su dj Sara. No faltó su hit “No Se K Me Pasa” con Ben Yart como principal intérprete, ni probablemente su obra cumbre, “Barkhatu", pero con una versión corta sin las partes de Hofe y RemZelak, y la voz pregrabada más alta de lo habitual, tal vez como ayuda por el desgaste sufrido en los días previos en el ya citado BBK Live y en San Fermines.

Encargado de cerrar la jornada era Pole, que de nuevo nos ofrecería un show con demasiados disparos. Sólo se atrevieron a introducir alguna cuerda de guitarra al inicio, que fue mero espejismo porque tras unos pocos acordes, las seis cuerdas reposaron y fueron testigo de los saltos y vaciles de Pole. Éste también hizo de la pasarela su hábitat y entre saltos y alguna petición de que todo el público se agachase se nos pasó la hora de bolo. Nuevas formas de hacer música que por lo visto en la primera jornada atrae al público joven. La inmediatez en la que vivimos parece que no deja lugar para que las bandas creen canciones apoyados en los instrumentos de toda la vida. Ahora, productor, disparos, una voz (ya casi no hace falta que se ni buena) y encontrar la forma de enganchar con el público. Pole esto lo tiene y se ganó a los que no le seguían demasiado. Entre las más coreadas el “Quédate Conmigo” que antes versionaron La La Love You y el tema junto a los catalanes Estopa “Rumbapop”. Buen final de jornada.

El sábado trajo el descubrimiento del fin de semana, Lunatic Catz. La banda de Cantabria supo aprovechar su escaso tiempo en el escenario 2 para desgranar su indie-rock que a ratos caminaba por tierras post-rock (más tarde su cantante se paseaba por el recinto con una tote bag de Viva Belgrado). El cierre instrumental que firmaría los mismos Toundra.

Pero antes, y con una voz que a ratos recordaba a Anni B Sweet, Cantia se mostró segura y sacó buenos rangos vocales. La banda sonó compacta, con los teclados aportaban atmósferas sonoras que dotaba de colchón a las guitarras. Alternaron temas recientes en castellano con otros de sus primer trabajo en inglés. También supieron intercalar bajos tiempos con cortes de mayor intensidad y dinamismo.

Judeline trajo aires del sur al mismo escenario 2. Sobre bases electrónicas, su estilo es una mezcla de Najwa Nimri y Alice Wonder. Interpretó “Trafalgar . Amanecer” una canción sin bases rítmicas mientras que “Otro Lugar. Despertar” y “Señal . Atardecer” se acercaron a sonidos de clubbing a lo Matthew Herbert. Lara estuvo muy comunicativa y no abusó de los efectos de voz, sólo en “En El Cielo” su último sencillo, se dio el gusto de “abusar” de ellos.

Los hermanos Funzo & Baby Loud reventaron el escenario principal a pesar de su temprana hora (seguramente un slot más nocturno les hubiera venido mejor). Sin apearse de la pasarela en ningún momento (salvo para chequear el setlist) el dúo supo como manejar los tiempos y meterse al público en el bolsillo desde el primer minuto. “Malibú con Piña” o “Batmóvil” hicieron saltar y corear a buena parte de Riomar. Con “Inmortales” se pasaron a la electrónica y con “El Poema” se acercaron al rock. “Joven Para Siempre” y esas referencias iniciales a “Wonderwall” de Oasis también sonó y gustó. Su discurso de “ó lo grabas ó disfrutas” cuajó y fue aplaudido. En la despedida, su dj lanzó una versión dubstep del “Bella Ciao” con la que el dúo siguió motivando y haciendo saltar a la multitud. Maestros de ceremonias top que dieron, con diferencia, el mejor bolo del género del festival.

Fresquito y Mango mostraron en su actuación dos caras casi opuestas. Los zaragozanos jugaron al despiste al comienzo con varios cortes donde las bases lanzadas y aceleradas y el auto-tune fueron dominantes, como en “Tormenta de Verano”. Más tarde se armaron con guitarras y batería tradicional y se centraron en un repertorio pop-rock, a lo Pignoise, como en “El Círculo Perfecto” ó “Isla de Japón”. “Mándame un Audio” sonó cual hit, con los coros en el estribillo del público. Para concluir volvieron al comienzo tirando de auto-tune y bases con un tema al mas puro estilo de lo pitufos maquineros.

Botellas de vino en mano, así salieron Viva Suecia al escenario grande de Sónica. Los murcianos eran uno de los platos fuertes de esta segunda jornada. Arrancaron vacilones con “Necesitarnos Tanto” y no fue hasta la dupla “A Dónde Ir” y “Días Amables” que no bajaron algo en intensidad. Los sonidos mas discotequeros llegaron con “Algunos Tenemos Fe”. Las tres guitarras eléctricas en “Qué Querías Ser De Mayor” potenciaron su rock sin sonar saturados. “Lo Que Te Mereces” trajo el momento karaoke en el estribillo y Rafa se daba paseos por la pasarela guitarra en mano. Cerraron con “Amar El Conflicto” con unas líneas de bajo muy en la línea de “Toro” de El Columpio Asesino.

El nombre de Jaguayano lo dice todo, y no miente. El pop alegre y con raíces del mundo de Pablo Gómez hacen valer su nombre artístico. Descalzo (como el resto de la banda) y bandera blanca en mano, sus canciones de letras cotidianas copan el repertorio. En “Ya es Verano” con ukelele en mano,nos habla de un día cualquiera de ese periodo. “Todo Retumba” provocó bailes entre el público y aprovechó para tocar su último sencillo “Ya No Me Drogo“. La inclusión del saxo en varias de sus piezas, aportaban grados de jazz. Sonidos frescos y diferentes a lo visto en todo el festival y que casaban bien con lo climatológico.

La M.O.D.A. debieron ser los únicos que, actuando en el escenario principal, no hicieron uso de la pasarela, manteniéndose en su distribución clásica todo el concierto. Una gran lona que cubría todo el fondo escénico con imágenes históricas del medio rural dejaba claro de dónde venían, y a qué venían. Su “Nuevo Cancionero Burgalés” les puso bien alto en las listas de lo mejor de 2021, y siguen presentándolo en directo. “La Molinera” fue de las primeras en salir y “La Inmensidad” abrió las gargantas de los numerosos seguidores de la banda (se vieron por el recinto bastantes camisetas con su ya mítico título “Héroes del Sábado”). “Miraflores” les alejó del folk que seguido retomaron con “Vasos Vacíos”y “La Vieja Banda”. El saxo de “Catedrales” tomó protagonismo y con “Nómadas” encararon la recta final con sus hits más demandados con “1932”, “Héroes del Sábado” y “Mañana Voy a Burgos”.

El último concierto como tal del escenario secundario corrió a cargo de la cubana Luna Ki, el proyecto musical de Luna Górriz. Con un escenario limpio de todo tipo de artificio e instrumento (por no haber no había ni dj con mesa de mezclas), la artista apareció cual Lady Gaga, tras unas gafas de sol tipo soldador, unas uñas kilométricas y unas plataformas prominentes. Su imagen de diva no la descuida en ningún momento y aporta coreografías en varios de sus temas cuando la pareja de bailarines sale a escena. Es aquí cuando tira de voces grabadas para amortiguar la suya propia durante los pasos de baile. “Patito Feo” nos recuerda a M.I.A. y “Buenos Días” abraza lo urbano, mientras que “Piketaison” es un poco mezcla de ambos mundos. Comunicativa y dicharachera, se muestra abierta y relata alguna historia personal sobre sus letras. “Voy A Morir”, con casi 4 millones de reproducciones en Spotify, puso algo de rock en su repertorio con sus bases guitarreras, también en “Putón”.

Sin duda, el plato estrella de todo el festival era la actuación de C.Tangana. La expectativa era tal que se podía ver gente bien posicionada en los exteriores del recinto para intentar ver algo sin pasar por taquilla. En el interior, se apreciaba con claridad más gente que en la jornada del viernes. La producción para esta gira conlleva mucho trabajo y precisión, y esto fue lo que provocó un retraso de más de 30 minutos debido a la calibración de las pantallas. Pero todo el hartazgo y el cansancio por la espera se evaporó cuando cayó el telón negro que tapaba todo el escenario y sonó la banda de viento al comienzo de “Still Rapping”. La aparición de Pucho en la pasarela desató el júbilo del público que todavía estaba asimilando todos los estímulos visuales que ésta gira aporta. Una realización videográfica de película y numerosos agentes en escena, hace que sean necesarios varios minutos para captar todos los detalles. Músicos de cuerda, de viento, percusionistas, coristas, cantaores y hasta un camarero que se pasea entre las mesas circulares que se distribuyen por el escenario. Todo cuenta y todo suma. “Te Olvidaste”y “Cambia” dieron paso a “Comerte Entera” donde Lucía Fernanda hizo de Nathy Peluso, y ambos bailaron a ritmo de bachata. “Demasiadas Mujeres” arrancó épica con la sección de viento, y los saltos de Tangana contagiaron al público durante el estribillo y su base machacona.

La segunda parte transcurrió en torno a una gran mesa central, donde Tangana y sus amigos tiraron de temas mas flamencos como “Me Maten” y “No Estamos Solos” de Ketama y con el propio Antonio Carmona a las voces y La Húngara en “Mala Malita”. La cover de “Noches De Bohémia” trajo el dueto entre Niño de Elche y La Húngara. Después de “Los Tontos” Pucho se subió a la mesa para volver a un Tangana pre “El Madrileño” e interpretar “Tranquilísimo” y abordar la última parte del show.

Pequeño sketch entre Tangana y el camarero para lanzar la base de “Llorando En La Limo” y continuar con los sonidos más primitivos del cantante. La mezcla de estilos dentro de “Muriendo De Envidia” comenzó con la guitarra española de Yerai Cortés, que inició la secuencia, El Niño De Elche y El Bola aportaron las voces, y la sección de percusión los ritmos caribeños. Siguió con “Tu Me Dejaste De Querer”, de nuevo con La Húngara (muy aplaudida siempre que intervenía) y Niño de Elche concluyendo el corte a solas con la guitarra de Yerai.”Antes de Morirme” sonó más desnuda y más a balada que en la versión de estudio.

Momento para José Blanco Ruiz, quien apareció en las pantallas con el discurso que aparece en “Cuándo Olvidaré”. Seguido, El Bola se arrancó por bulerías como si de un tablao flamenco se tratase para que después Antón comenzara “El Veneno” y se le sumaran el resto de compañeros y amigos. El final llegó con un improvisado cumpleaños feliz cantado a Tangana por todo Sónica.

Después del recital de el madrileño, la mayoría del público tomó el camino de salida del festival, poniendo así punto y final a esta segunda edición del festival de Castro Urdiales. Aún así hubo quienes se pararon en el escenario secundario para el cierre con Chico Blanco Dj, quien puso el cierre oficial. Parece que la localidad cántabra ha dado con su festival. ¿Qué nos deparará la edición de 2023?

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.