Shameless (T11)
Cine - Series / John Wells

Shameless (T11)

8 / 10
Jan Romaní — 04-05-2021
Empresa — Movistar
Fotógrafo — Archivo

El 9 de enero de 2011, Showtime estrenaba la adaptación norteamericana de “Shameless”. Diez años y once temporadas más tarde, decimos adiós a la serie con la sensación de haber crecido junto a ella. E igual que es inevitable querer aquellas personas con quienes compartimos muchos momentos y experiencias, queremos a “Shameless” y a sus personajes. Y por eso se lo perdonamos todo. Incluso no tener un final perfecto, porque el viaje valió muchísimo la pena.

Esta última temporada presentaba múltiples retos para su creador, John Wells, y ha conseguido manejarlos bastante bien. Había que cerrar la serie por todo lo alto integrando la nueva realidad que suponía la pandemia y sin contar con la presencia del personaje de Fiona, cuya ausencia ya se había hecho notar en la calidad de la décima temporada. En este sentido, el caso de “Shameless” recuerda bastante al de “The Office”, consiguiendo sobrevivir dos temporadas tras la marcha de su estrella principal, pero con esa sensación de que la serie ya no es lo que era.

Sin embargo, los miembros de la familia Gallagher han seguido dando guerra en esta undécima con tramas bastante entretenidas. Quitando a una Debbie con un rumbo poco claro y a los conflictos matrimoniales no muy interesantes de Ian y Mickey, Liam ha dado un paso adelante en cuanto a peso emocional, Carl ha sido uno de los mejores desde su nuevo mundo policial, Frank ha mostrado una nueva cara al ver cerca su final y Lip se ha convertido en el sustituto de Fiona haciendo de figura parental.

Y todo esto en el contexto de la pandemia, que la serie ha sabido integrar como ninguna otra. De hecho, esta temporada se ha centrado más que nunca en los problemas sociales que siempre han sido presentes en su retrato tragicómico del South Side de Chicago. Así, los guionistas han querido explorar las consecuencias económicas de la Covid, pero también la gentrificación del barrio o el problema de la ultraderecha.

Una combinación entre retrato social satírico y drama familiar que ha funcionado tan bien durante once temporadas que incluso podría haber durado más. Pero es el momento de despedirnos de “Shameless”. De dar las gracias a Frank, Fiona, Lip, Ian, Debbie, Carl y Liam sin olvidarnos de Kev y Veronica, ni de Mickey, Tami, Brad, Mandy, Steve/Jimmy, Karen, Sheila, Svetlana, Sammy, Kermit, Tommy, el profesor Youens, Franny o Monica. Y de darnos cuenta de la suerte que hemos tenido de compartir todos esos momentos con estos personajes. En palabras de la emblemática intro de la serie a cargo de The High Strung: “Think of all the luck you got”.

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.