Ratched
Cine - Series / Ryan Murphy

Ratched

8 / 10
Luis M. Maínez — 25-09-2020
Empresa — Netflix
Fotógrafo — Archivo

Ryan Murphy que en los primeros compases de ‘Ratched’ parecía excederse con la sordidez que le caracteriza, consigue finalmente darle la vuelta a la tortilla y hacer de sus excesos virtud. Y es que ‘Ratched’ es una serie que cuesta ver por el universo que crea Murphy: angustioso, tenso, rezumando locura. La historia está inspirada en el personaje de la Enfermera Ratched de la novela de Ken Kesey ‘Alguien voló sobre el nido del cuco’. La serie la humaniza para bien y para mal, y la convierte en Mildred Ratched. Mujer enigmática y llena de secretos que consigue hacerse con el control de todas las escenas en las que participa, y termina convirtiéndose en el corazón mismo de una serie que va variando en función de como lo hace su  protagonista. En ambos aspectos, interviene de forma directa y magistral una Sarah Paulson que parece actuar con un mando a distancia emocional. Si quiere que nos asqueemos, lo logra. Si quiere que sintamos compasión, también.

‘Ratched’ cuenta además, con un reparto coral buenísimo, a la altura de unos personajes que, como la serie, son de cocción lenta. A destacar una gran Sharon Stone, pero también una Sophie Okonedo cuya  interpretación podría enseñarle un par de cosas a James Mcavoy.

Aunque el espectador poco habituado a las series de Ryan Murphy (“American Horror Story”, “Pose”) puede verse tentado a abandonar por la crudeza de ciertas imágenes, la recompensa merece la pena. El climax absoluto y memorable que son los capítulos cinco y seis de ‘Ratched’ es uno de los mejores ejercicios de narración y espectáculo audiovisual que he visto recientemente. Un Ryan Murphy pletórico concibe dos horas maravillosas; no solo visualmente -que también- sino narrativamente. Este detalle, lo narrativo, que muchas veces queda en un segundo plano en sus  trabajos, en esta ocasión está -ha de admitirse- perfectamente construido alrededor de Mildred Ratched, tal y cómo se encarga de mostrar en los créditos iniciales.

‘Ratched’ exhibe todos los tics de su creador: los buenos y los malos. Del mismo modo que su pericia para la puesta en escena (aquí, en especial, la dirección de arte y de vestuario) o el tratamiento de las pasiones con perspectiva LGTB, son más que notables, también peca al convertir al hombre blanco heterosexual en un chivo expiatorio: locos, deformados, asesinos, ‘hijosdeputa’… Todo parece poco en ese sentido (y en todos, en realidad) para un Ryan Murphy que nos regala una serie que se encuentra entre lo mejor de lo que va de año.

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.