Mystify. Tras el cantante de INXS
Cine - Series / Richard Lowenstein

Mystify. Tras el cantante de INXS

8 / 10
J. Picatoste Verdejo — 31-05-2021
Empresa — Filmin
Fotógrafo — Archivo

Richard Lowenstein, amigo de Michael Hutchence y director de una veintena de videoclips –entre ellos los de “Never Tear Us Apart”, “Suicide Blonde” o “Mystify”– de la banda que este lideraba, la australiana INXS, ahonda en la personalidad y en la vida privada del cantante dos décadas después de que se suicidara a los treinta y siete años.

Aunque el título original de la cinta –disponible ya en la plataforma Filmin– calca en parte el de uno de sus temas más populares, el objetivo de la misma es todo lo contrario a lo que enuncia. Huye de esa mistificación (de “misty”, brumoso) para intentar aportar luz sobre la personalidad de Hutchence y clarificar los motivos de su muerte. Lo hace a través de una ingente cantidad de material visual cedido por miembros de la familia (alguno filmado por el propio Hutchence) o por parejas del homenajeado, entre ellas Kylie Minogue, con quien salió durante dos años. Sin embargo, todo ese material añejo, esos videos caseros, esas imágenes de archivo están acompañadas por la voz de los protagonistas, no solo en grabaciones del pasado sino también del presente. Lowenstein nos hurta la imagen de los entrevistados (la familia, los agentes, compañeros de la banda, su amigo Bono, Minogue y otras parejas suyas), del mismo modo que evita la utilización de la primera persona ya que él también podría haber formado parte de los testimonios. Sin embargo, decide apartarse y hacer su homenaje a partir de las citas de los demás y del tratamiento de las imágenes. Esta distanciación respecto de quienes hablan incide en cierta frialdad buscada que le impide entrar en sentimentalismos y añade misterio a la figura de un personaje que se nos presenta distinto a otros cantantes de rock, un artista del que no se citan músicos de referencia, pero sí lecturas como “Siddharta” de Herman Hesse o “Les enfants terribles” de Cocteau y al que se le atribuye interés por Sartre, Camus y el existencialismo. Además, Lowenstein utiliza en ocasiones la pantalla partida, lo que subraya la fragmentación personal de un espíritu convulso.

Así, “Mistify. Tras el cantante de INXS” se centra en las intimidades del artista desde su infancia, no tanto en su carrera profesional, lo que, a priori, puede parecer una idea discutible, más tratándose de alguien que afirmaba, como se puede ver en el filme, que la mejor parte del día eran las dos horas diarias de concierto en las que se sentía libre. Sin embargo, el director quiere limpiar una figura cubierta de lodo en los últimos años, salpicados por episodios de agitado periodismo rosa y reveladores traumas personales que permanecieron ocultos para el público, además de responder las incógnitas en torno al suicidio. Sin esconder la relación de Hutchence con las drogas ni sus violentos cambios de humor (todo lo contrario: en el documental se explica el porqué de esos arrebatos), Lowenstein teje un retrato íntimo mediante juegos de montaje y consigue acercarnos, a veces con efectos devastadores, la esencia del personaje y de su via crucis.

Por cierto, sorprende título en español que traduce el original “Mystify Michael Hutchence” por “Mistify. Tras el cantante de INXS”, como si su memoria se hubiera diluido en el tiempo y su nombre no fuera suficiente atractivo para el público, intención que, de ser cierta, se correspondería lamentablemente con la sensación de decadencia que tuvo Hutchence en los últimos años de su carrera, agravado por el conocido e impertinente exabrupto (que el documental reproduce) de Noel Gallagher hacia el líder de INXS cuando este le entregó un Brit Award dos años antes de suicidarse: “Los que pasaron de moda no deberían presentar premios a las promesas del futuro”.

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.