The Show
Cine - Series / Mitch Jenkins

The Show

6 / 10
Manu González — 25-08-2021
Empresa — Lex Films, Emu Films
Fotógrafo — Archivo

La carrera de Alan Moore en el cine no ha podido llegar a ser más decepcionante. Siempre ha renegado de las versiones cinematográficas de sus cómics desde el estreno de “La Liga de los Hombres Extraordinarios” en 2003. De hecho, suele renegar de los derechos de autor en beneficio de los dibujantes y cocreadores de esas obras, con lo que ha tenido sus más y sus menos a lo largo de los últimos años.

Su única relación seria con el mundo del cine fue el guion que le encargó el ex manager de Sex Pistols Malcolm McLaren en 1985, una relectura en clave transexual de “La Bella y la Bestia” titulada “Fashion Beast” que nunca se llegó a dirigir. La obra llegaría al gran público en forma de cómic en una correcta adaptación de Antony Johnston, Facundo Percio y Hernán Cabrera.

El siguiente acercamiento del barbudo escritor de Northampton sucedería veintisiete años después, en 2012, con el cortometraje “Act Of Faith” (2012) dirigido por Mitch Jenkins. Como Moore, el director británico era también inexperto en el mundo del cine. Fotógrafo de la revista Time, Jenkins solo había realizado tres videoclips para la banda de rock gótico Fields Of The Nephilim. “Act Of Faith”, protagonizado únicamente por la actriz Siobhan Hewlett, iba sobre una periodista que jugaba al peligroso juego del ahorcamiento sexual con fatídicos resultados.

La pareja director-guionista repetirían en 2014 con dos cortometrajes más de corte noir-surrealista, “Jimmy’s End” y “His Heavy Heart”, ahora centrados en el personaje de James Mitchum, protagonizado por Darrell D’Silva, un hombre misterioso que llega a un local misterioso con payasos demoniacos y señoritas entradas en carne burlesque, una especie de más allá infernal.

De los dos, el más interesante, sin lugar a dudas, es “Jimmy’s End”, en el que sale el mismísimo Alan Moore como un diablo chistoso. Los tres cortometrajes fueron empaquetados en una película larga titulada “Show Pieces”, (2014) llegando a proyectarse en algunos festivales europeos.

El año pasado llegó al festival de Sitges la siguiente parada de este fantasmal local de Northampton: “The Show”, convertida, ahora sí, en largometraje. El primer largo de Jenkins y Moore se estrena ahora en el Atlántida Film Fest de Filmin y tiene la virtud de dar tantas respuestas como provocar demasiadas preguntas.

El asesino Fletcher Dennis, interpretado por Tom Burke, a quien hemos podido ver recientemente en “Mank” (20) de David Fincher haciendo de Orson Welles, llega a la ciudad de Northampton persiguiendo a James Mitchum (Darrell D’Silva), quien ha mandado al hospital semimuerta a la hija de un millonario robando un medallón de la familia. Allí conocerá a varios personajes siniestros y divertidos, incluido Faith Harrington (Siobhan Hewlett), quien ha sobrevivido a su jueguecito sexual.

El problema es que Mitchum está muerto y nadie sabe qué ha sido del medallón. Entre sueño y sueño, descubriremos una trama mágica urdida por el comediante fallecido Frank Metterton al que da presencia y voz un Alan Moore que, francamente, es de lo mejor de la película junto a dos detectives adolescentes a los que Dennis contrata para buscar la joya y que hablan como si estuvieran en una novela de Dashiel Hammett.

Aunque el guion sea confuso y la dirección sea bastante novel, la gracia de “The Show” es ver cómo puede llegar a convivir en una película el particular universo mágico psicogeográfico de Moore ubicado, como no, en su amada Northampton, el centro de Inglaterra y del mundo, para él. Quizá debería buscar mejores aliados porque la dirección de Jenkins es bastante justita, en el mundo del cómic ha trabajado con los mejores.

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.