Nevenka
Cine - Series / Maribel Sánchez-Maroto

Nevenka

6 / 10
Pablo Tocino — 16-03-2021
Empresa — Netflix
Fotógrafo — Archivo

La concejala Nevenka Fernández pasó de ser conocida en Ponferrada a estar en las televisiones del resto del país cuando denunció públicamente por acoso sexual a su exjefe, el alcalde Ismael Álvarez, contra quien también interpuso una querella criminal. Pero la respuesta no fue muy acogedora: aunque Fernández acabó ganando el juicio al año siguiente (siendo la primera vez que un político español era condenado por acoso sexual), acabó teniéndose que ir ella de Ponferrada. Aunque hubo apoyos, en general la reacción pública no fue positiva: en el Ayuntamiento cerraron filas con el alcalde, como hizo su partido a nivel nacional, y en la prensa se leían cosas como la que escribió Alfonso Ussía, “el mismo hecho de acosar sexualmente a una mujer con la que se ha cumplido holgadamente el sexo se me antoja una contradicción”. Incluso al fiscal hubo de recordarle el juez que se encontraba “ante una testigo, no ante una acusada”, poco antes de ser apartado del caso.

Veinte años después de aquella rueda de prensa en la que hizo pública la denuncia, Nevenka recuerda e intenta purgar así las memorias de esos años, desde el mismo momento en que conoció a Ismael, entró en el Ayuntamiento, comenzó una relación sentimental con él, decidió cortar… y comenzó su pesadilla. Maribel Sánchez-Maroto lleva con buen pulso este documental de Newtral –la productora de Ana Pastor– para Netflix, en el que se acompañan los testimonios de la propia Nevenka con otros también muy interesantes: desde su abogado, su psicólogo o incluso la médica que la atendió de urgencias hasta dos personas clave en toda esta historia, Charo Velasco –rival política de Nevenka que decidió ayudarla– y Juan José Millás –el escritor reavivó el interés social por las injusticias cometidas con ella con su libro “Hay algo que no es como me dicen”.

Cierto es que “Nevenka” no llega a percibirse en ningún momento como serie documental. Por un lado, porque más que un documental es un reportaje. Por otro, porque más que una docu-serie es un reportaje troceado, y no ayudan esos avances de “en el próximo capítulo” cuando son tan solo tres y la historia es la que es. Se le podría haber sacado muchísimo jugo a la historia, a lo que dice de la sociedad, a los tiempos, etcétera, pero “Nevenka” tampoco tira por ahí, y solo al final muestra una tímida reflexión, quedando como sensación que estamos ante una historia que desde luego merecía ser contada al gran público como se está haciendo, y que estamos también ante un buen reportaje… pero ante una docu-serie irregular.

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.