Agentes del caos
Cine - Series / Alex Gibney

Agentes del caos

8 / 10
Juan P. Holguera — 21-12-2020
Empresa — HBO
Fotógrafo — Archivo

Quien os habla desde estas líneas probablemente pertenezca a una de las últimas generaciones de niños criados en un mundo sin Internet. En aquellos tiempos, el aburrimiento podía ser una poderosa forma de creatividad y la incertidumbre cotidiana (salir a la calle sin GPS o sin saber cuál es la temperatura exacta… ese tipo de cosas) era algo normal. Al principio, la red de redes fue una herramienta genial e inabarcable con la que acceder a conocimientos y diversión de todo tipo. Hoy, esa herramienta que prometía la democratización de la cultura y el saber se ha convertido en una tiranía manejada por unos pocos, capaces de manipularnos a su antojo en beneficio de una clase selecta. Esta es precisamente la base ideológica sobre la que se erige “Agentes del caos” (HBO, 20).

En los últimos meses, casi sepultados por la maraña de contenidos disponibles en la cada vez más colapsada parrilla de plataformas de entretenimiento online, se han estrenado otro par de documentales que también conviene revisar junto a este trabajo firmado por Alex Gibney (para muchos uno de los documentalistas más interesantes de la actualidad). Se trata de “El dilema de las redes” (Jeff Orlowski, 20) y “El gran hackeo” (Karim Amer, 19). Cada uno desde su temática específica, los tres constituyen una completa visión de la realidad en la que estamos inmersos en la actualidad.

El mensaje que se destila a lo largo de las cuatro horas de metraje (divididas en dos capítulos que se pasan en un parpadeo) del título que nos ocupa se puede resumir en una sola frase: en la red, no confíes en nadie. Narrado con voz en off y construido en torno a entrevistas con parte de los principales implicados, “Agentes del caos” narra con excelente pulso la investigación –por parte de CIA, FBI, jueces y diferentes agentes independientes– de la supuesta trama de espionaje y manipulación masiva realizada desde Rusia y que habría buscado beneficiar al candidato Donald Trump en las elecciones presidenciales de 2016.

A medio camino entre las novelas de John Le Carré y el esperpento valleinclaniano en versión estadounidense, la trama mezcla geopolítica con periodismo de investigación, altas esferas con delincuencia común, dejando al espectador en una continua sensación de asombro ante cada nueva revelación. En definitiva, un trabajo que da que pensar y que obliga a replantearse hasta qué punto podemos confiar en las informaciones que pululan por la red en plena era de las fake news.

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.